Hamaca Lounge, en Boca Chica

Hamaca Lounge, un paraiso dentro del paraiso

PHOENIX DIAZ

BOCA CHICA.- A 30 minutos de Santo Domingo y 10 del Aeropuerto Internacional de Las Américas, el resort Hamaca Coral By Hilton se posiciona como el único hotel de playa con todas las facilidades para la celebración de eventos corporativos en un ambiente distinto fuera de la ciudad, conjugando la incomparable oferta de un “todo incluído” con el estilo de la cadena Hilton, sumado a las mejores condiciones para la realización de conferencias, seminarios y reuniones de negocios.

Las empresas nacionales y extranjeras pueden ahora encontrar en el Hamaca, situado frente a las cálidas aguas de la playa de Boca Chica, nuevas facilidades para la realización de sus actividades, gracias al moderno piso ejecutivo “Hamaca Lounge”, en el sexto nivel del hotel, con 31 lujosas habitaciones con vista total o parcial al mar, además de un lounge exclusivo para los huéspedes del piso y servicio altamente personalizado.

Los servicios ofrecidos, que son adicionales al paquete de “todo incluído” abarcan desde el registro personalizado tanto a la llegada como a la salida del hotel hasta servicios de desayuno y cena en buffet dentro del lounge, situación que les quita a los huéspedes la preocupación de tener que bajar antes de que llegue la hora de cerrar.

También se ofrece acceso gratuito a Internet, tanto en la habitación (si se dispone de Laptop) como en el Lounge (2 computadoras), salón de conferencias, periódicos locales, bar y bocadillos gourmet.

Como valores agregados, se incluyen descuentos en el exclusivo restaurante El Pelícano y acceso a su playa privada, caja de seguridad gratis, menú de almohadas y esencias aromáticas, preferencia en la reservación de los restaudantes y descuentos en el Logo Shop y los servicios del Spa.

—————————

A esta actividad estuvo invitada mi jefa, pero como tuvo compromisos de último minuto, me la “encasquetaron” a mí… ¡y yo guapo! La única novedad era la falta de transporte, así que hubo que tirarse para allá en el PhoenixMobile…

Para empezar, el viernes por la noche, Elvira me dice que no podía ir… temprano, porque tenía que caerle a Copresida a terminar unas cosas, así que ya pueden imaginarse mi cara. Pero nada, por lo menos ella iba a acompañarme esta vez, aunque llegase a las 5 de la tarde (como, al efecto, fue la hora cuando llegó).

El sábado me desperté tardísimo (a las 8 de la mañana, y esto es TARDE considerando que la hora del check-in era a las 10, según me había comentado Normery, del BHD). Tenía que pasar a buscar a Elvira para dejarla en una copiadora y luego levarla al Consejo para después arrancar para Boca Chica…

Creo que no hay que decir que cuando eché gasolina para coger el elevado de la 27 eran las 9:50 de la mañana…

Sin embargo, hice buen tiempo. Vine llegando a Boca Chica a las 10 y media. Cuando logro parquearme, después de tremenda lucha que cogí por la falta de parqueos (Habían como 4 actividades en el Hamaca, una de ellas del Comité Olímpico Dominicano), llamo a Normery y ella me dice que están en el 6to piso, que me dirija a recepción y que diga que “soy de la prensa y estoy invitado al sexto”…

(un poco raro, verdad? Luego entendí que el Check-in del piso ejecutivo se hace allá arriba)

Llegué y, luego de un par de minutos, me suben, mientras me van comentando las características del piso y los horarios de desayuno, almuerzo y cena. Me hacen el check in y me dan mi brazalete negro.

¡La habitación era majestuosa! Creo que una de las pocas con vista al mar que he tenido (la segunda, para ser exactos… la primera fue en Sunscape, y no era tanta la vista al mar). Walk-in closet, un baño grandísimo y una cama tremenda… sobre la cual habían par de regalitos del hotel. Aquí les va una foto para que se hagan una idea.

Cuando salgo a comer al lounge, Normery me encuentra… “oh, pero si eres tú!”. Resulta que Normery y yo estuvimos juntos en una materia de la universidad hace un par de años. Fue una sorpresa muy agradable e interesante saber que ambos estamos bregando en lo que estudiamos y nos gusta hacer. La historia de ella es parecida a la mía: entró como pasante y la dejaron, luego de par de “sustos”.

Cuando estuvimos todos los invitados Raisa, la gerente del piso, nos dió un recorrido por el Hotel. ¡Las apariencias engañan! Porque cualquiera piensa que Hamaca es un hotel chiquito, sin embargo éste tiene un área norte (donde está la piscina grande y el área de mini golf, y la cancha de tenis y par de habitaciones más y el auditorio y un restaurant buffet) BIEN GRANDE… luego, cuando llegamos al área de Playa al lado del restaurant El Pelícano, nos soltaron en banda hasta las 6 de la tarde… Un grupo se decidió a cambiarse y almorzar, entre ellos yo.

(y mientras tanto, Elvira no llegaba)

Almorzamos y ahí me entero que Elvira iba a llegar como a las 6 de la tarde. En eso me voy para mi habitación y bajo a la playa… hasta que empezó el juego Dominicana – Cuba. A las 5 llegó Elvira y subimos para hacerle el check-in, mientras yo me cambiaba para el Cóctel (hay fotos muy lindas que nos tomaron a los 2, pero que estoy esperando que Normery me las mande). Luego nos fuimos a recostar y yo volví sólo para ver cómo Dominicana perdía…

Ahí fui a buscar a Elvira porque teníamos una cena en El Pelícano especial para nosotros. Me voy a abstener de comentar qué comimos porque no tengo el menú, pero estuvo buenísimo! Luego Elvira se retiró a dormir y yo bajé a la discoteca… las fotos no pueden ser publicadas porque después me matan por aquí.

El día siguiente fue para cogerlo chilling… playa, comedera, piscina, conectadera (acuérdense que había Internet gratis y este es mi vicio confeso) y seguimos en esas luego de hacer el check out (a las 12 del medio día) hasta las 7…

Y AHI VINO EL GRANDISIMO PROBLEMA!
El carro no quiso prender.

Parece que dejé las luces de adentro encendidas desde el día anterior (yo no recuerdo cuándo las encendí, pero de que estaban encendidas, lo estaban). Yo pensé que era la batería, pero lo jumpeamos y nada (el bellboy que nos ayudó en las primeras andaba con mucha prisa y salió juyendo).

Luego, por obras del destino, apareció Tony, alguien a quien conozco desde cuando yo estaba en activismo universitario (con 13 años) y me ayudó… el problema parece ser que el motor de arranque se está pegando, así que lo jumpearon y el vehículo encendió… con el suficiente tiempo como para llevarlos a ellos, pasar por casa de la mamá de Elvira, dejar a Elvira en su casa y llegar a la mía.

Obviamente, cuando lo apagué para ver si encendía de nuevo, el carro dijo “no!!!” Así que ando a pié, en lo que aparecen los $$$ para, al menos, hacerle el diagnóstico.

La semana ha traido otras novedades, pero eso se irá contando más adelante.

Desde la redacción, Phoenix Díaz.

About these ads

3 comentarios en “Hamaca Lounge, en Boca Chica

  1. jejeje…viejo tu escribes como hablas de chulo! eyy felicidades por el b-day de tu blog, el mio pepeaños el dia 29… soporta hacer corito y ay mismo se toma el tema de tu guion? mi casa esta disponible, solo avisame.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s