Un día del padre en la redacción

Quiero recordar una de esas tardes de viernes en esta redacción en este año que me ha tocado pasar, primero como pasante y luego como redactor contratado. En esta oportunidad, presento una velada especial por el día de los padres, realizada por las muchachas, encabezadas por doña Matilde Fabián y Marcelle Flores, a todos los hombres machos masculinos, tuviésemos o no tuviésemos el privilegio de ser padres.

La fecha no la recuerdo, pero me imagino que fue a finales de julio, el último viernes del mes, en vísperas del día del padre. Previamente, en mayo, nosotros le hicimos algo similar a las muchachas, trayendo a Pavel Nuñez.

La primera parte de este espectáculo consistía en la llegada a la redación de una “belly dancer”. Un grupo de tigueres, encabezados por quien les habla, había solicitado una Stripper, pero la idea de la bailarina triunfó, por aquello de que “este es un lugar de trabajo, no un cabaret”.

El asunto es que la muchacha llegó y puso a temblar a un par…


Hubo otros que se pusieron a hui­r cuando ella llegó, tal vez por la presencia de las cámaras (natural, en un periódico!) Otros, como nuestro querido jefe de información, le hicieron frente


Luego siguió bailando y llegó solita hasta el fondo de la redacción, donde la estaban esperando, y se puso a bailar, siempre seguida por los gritos, chillidos y demás palabritas teológicas (“Dios mí­o, pero qué es esto!”, “Virgen santa, cuanta carne y yo vegetariano!”) de gran parte del personal masculino presente en la redacción.

Y todo parecí­a marchar bien, hasta que quiso sacar a bailar a los demás. Y, bueno… algunos le hicieron frente a las posibles burlas de nuestros compañeros, ¡como yo!

Menciono también a los colegas Jairon Severino, de El Dinero y José Bautista, de Las Sociales, quienes al igual que nuestro en ese entonces jefe de Redacción, “respondieron al llamado de la patria”.

(En esta última foto el movimiento no deja ver que es Jerez, nuestro ex jefe de redacción)

Pero así­ como digo una cosa, digo la otra. Hubo otros que se mandaron juyendo con un miedo sólo comparable al del diablo a la cruz. El relajo hacia ellos fue peor… ¡saludos para los muchachos de El Deporte!

Pero ella siguió bailando… ¡y lo hizo muy bien!

Luego del belly dance, hubo un primer brindis de bizcocho, refresco y picaderas… para luego recibir la visita de… Nikauly de la Mota!!!!! La amenaza de Marcelle se habí­a cumplido, y ahí­ estaba ella, regalando agendas del 2004 (en pleno 2005) autografiadas. A mi me hicieron la maldad de que me la trajeron a mi escritorio para que me entregara la mi­a personalmente, con la consabida foto y además le dijeron que yo era su más grande admirador. “¡hasta se sabe las canciones!” (¡no te apures, Marcelle, que yo me cobro esa!)… me tiraron una foto con ella, pero jamás he subido a buscar a fotografía.

Esto fue, a grandes rasgos, lo que pasó en este periódico en la celebración del día del padre. Creo que para este año voy a pedir que traigan una stripper y que cierren las puertas de la redacción cuando lo hagan.

Desde la redacción, Phoenix Díaz.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s