A la Tertulia de Casa de Teatro, en su primer aniversario

Una instantánea de aquel primer día. Ivonne pide que yo lea “A prima noche” de mi libro “Cuaderno de Catarsis”, mientras Alejandro observa y Luis Rey busca su trago.

Un mensaje en Facebook puede representar el inicio de muchos acontecimientos. En este caso, de un vínculo particularmente interesante. No entraré en especificidades históricas, pero iba más o menos de esta forma: “Hola Alexéi. Mi nombre es Alejandro Aguilar y estoy organizando una tertulia en Casa de Teatro. Me refirió Luis Reynaldo Pérez. ¿Te interesaría participar?”.

De eso hace casi un año. O más bien un año y días. Sé que el proyecto era apenas unos cuantos lunes durante el mes de junio. Pero el inventico fue ganando seguidores. Aquel primer día de la semana laboral del mes citado conocí a Alejandro y -para mí- empezó un proceso aún no finalizado y que ha significado una oportunidad de crecimiento y retroalimentación.

Para ese entonces, un grupo de escritores estábamos desarrollando el concepto del Colectivo Literario “El Arañazo”, y la tertulia fue a la vez espacio de experimentación y reflexión sobre qué queríamos lograr y cómo hacerlo. En esto no puedo dejar de mencionar el grandísimo apoyo de Alejandro y Marianela con sus recomendaciones y comentarios muy acertados.

No en vano, cuando estábamos decidiendo los tejemanejes de “Esto no es una antología: palabras que sangran”, primer libro colectivo del grupo, escogimos a Alejandro para escribir la invitación a la lectura de la contraportada. Dos razones pesaron: era una figura literaria que respetábamos y que nos conocía (muy pocos llenan ambos requisitos).

Precísamente, Luis Reynaldo y yo, quienes estábamos empezando a esbozar el proyecto, fuimos los invitados a esa segunda o tercera jornada  -junto con Elsa Báez, que llegó con cierto retraso-. Un par de semanas más tarde participarían Ricardo y Lusmerlin. A partir de ahí, todos los lunes eran especialmente dedicados a la tertulia, que se fue más allá de la literatura (hemos hablado de todo: filosofía, cine, música…).

Yo no sé si es que el gran poder del Karma termina anudando senderos similares, pero en este caso la estrategia funcionó. Gente de la cual uno tenía apenas una referencia se convirtió posteriormente en casi hermanos de sangre (menciono, a modo de botón, a Camilo Venegas y a nuestra querida Ivonne Gómez).

La tertulia empezó a ser algo más que un evento donde vernos los lunes y trocó en espacio de reflexión y motivación para la acción (mucho me ha servido el haber tenido momentos de comentar nuestros proyectos e ideas con gente como Marianela Boán, a quien admiro desde que la ví hablando en el TEDxSantoDomingo 2011 y con el propio Alejandro con sus muy atinados consejos).

Muchas cosas han pasado desde aquel junio del 2011 cuando se inició la tertulia. Hoy, aunque los lunes se intercalan (razón por la cual hemos iniciado el proyecto de la tertulia arañada porque nos acostumbramos a “romper los lunes”, en palabras de Ricardo, juntándonos para hablar de arte, cultura y literatura) la emoción sigue siendo la misma cada vez que dan las siete y nos sentamos en el mezanine de Casa de Teatro a hablar, “como si estuviéramos en la sala de la casa de un amigo” (lo cual no dista mucho de la realidad) en un ambiente de comunicación horizontal, sin pautas y sin más intenciones que compartir conocimientos y opiniones con respeto y sin tener que hacerlo de modo aburrido.

La Tertulia de Casa de Teatro ha venido a ser ese oasis de debate cultural, no por ello culturoso, necesario dentro de la escena capitaleña. Un lugar donde podamos cuestionarlo todo sin que por ello terminemos queriendo entrarnos a trompadas al final. Nos hacía falta el espacio. Y tal vez precisamente por ello es que a mí se me hace tan fácil bajar para la zona un lunes por la noche, porque el compartir ahí es parte de mi oxígeno.

(Texto escrito especialmente para el aniversario de “La Tertulia…” que se celebra hoy a las 7 en su lugar habitual).

Catarsis, catarsis.

About these ads

Un comentario en “A la Tertulia de Casa de Teatro, en su primer aniversario

  1. Gracias, Alexeievich! Tu comentario muestra que la tertulia es lo que quiere ser, tiene sentido y provecho. Solo depende de nosotros hacer con ella lo que queremos sea. Abierta, sin jerarquias, ni limites ni prejuicios; buscando contribuir todos al pensamiento de hoy y de lo que venga en este punto del Caribe, para nada aislado de la contemporaneidad! Otra vez, gracias, bro!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s