20 años de la desaparición de Narcisazo #YoSoyMemoria

catarsisnarcisazo Hoy apago 33 velitas. Dentro de la celebración y los agradecimientos, tengo que recordar que, justo el día que cumplía 13 años, en la misma ciudad donde vivo un grupo de policías “arrestaba” a un hombre que días antes había llamado a la desobediencia civil contra el fraude electoral realizado apenas diez días previos en República Dominicana. Ese hombre no era cualquier hombre. Era Narciso González, profesor universitario, decimero, articulista y hasta libretista, que era mejor conocido como “Narcisazo”. Era el autor de “el pueblo se queja en verso”, pasado dirigente estudiantil y luchador revolucionario. Mis recuerdos de aquellos primeros días cuando reclamábamos “que aparezca viva y sano” siguen encendidos. Hoy, que Narciso sigue desaparecido y no hay nadie tras las rejas por su desaparición; hoy que desde el Estado se quiso empujar la tesis del suicidio para excusar la responsabilidad que tuvo en el crimen, hoy solo nos queda recordarlo y seguir luchando por justicia.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”. 

April 28th, 1965 #YoSoyMemoria

april28thcatarsis

 

Son las tres de la tarde in old Santo Domingo,
Una sombra camouflage descansa en lo alto de Molinos Dominicanos.
Poco importa que se llame Douglas Lucas
o que haya nacido en Indiana, Nashville o Wisconsin.
Son incontables las tumbas en su espalda
su mira telescópica está hambrienta de comunistas.
Otros cielos le han visto accionar su AR-15,
las montañas de Tel Aviv, los fangos de Korea,
las torres de Guantánamo, los techos de Langley.
El reloj no avanza.
En estos días no se fabrica harina
sino muerte,
y las panaderías son almacenes de hambre
para el ejército de Caamaño.

Fragmento de “Nineteen sixty five”.

 

No quería dejar pasar la fecha de hoy sin recordar que un 28 de abril los Estados Unidos se “metieron” en una contienda civil casi resuelta para apoyar el lado opresor.

¡Que jamás se nos olvide!

 

Catarsis, catarsis.


“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

A 49 años de Abril 1965 #YoSoyMemoria

catarsis24abril

Hoy se conmemoran 49 años del alzamiento armado cívico-militar que desencadenó en la oprobiosa 2da intervención norteamericana de 1965. Eran tiempos convulsos en el panorama mundial: Los Estados Unidos luchando por evitar que “La amenaza comunista” se propagase por el planeta y los dominicanos peleando por el retorno a la democracia que le fue arrebatada en septiembre de 1963. No tenemos que entrar en detalles ahora mismo porque para eso hay libros y documentales y muchos testimonios. Hoy, a 49 años, quiero reivindicar la labor del Frente Cultural, aquella pléyade de artistas que acudió al llamado de la patria y la soberanía mancillada. Es famoso el libro “Pueblo, Sangre y Canto”, publicado en medio de la “Guerra de Abril”, y de ese libro (que puede ser leido en PDF aquí) les comparto este poema de René del Risco Bermúdez que me ha impactado tanto.

Catarsis catarsis. Tras el salto, el poema. Sigue leyendo

5 recomendaciones en el #DiaDelLibro

catarsisrecomendaciones

Pues bien. Hoy es día de Sant Jordi, fecha que también es conmemorada como Día Internacional del Libro. Y como periodista/escritor/pana que se guilla de lector, no quiero dejar pasar la fecha sin compartirles algo vinculado al libro y la lectura.

Así las cosas, en algún momento del año pasado, el autor peruano Martín Zúñiga me pidió cinco recomendaciones para publicarlas en el periódico Letra Cierta. Aprovecho la fecha de hoy para compartírselas.  Aquí van. Sigue leyendo

¡Hasta siempre, Sonia Silvestre!

soniacatarsis

No recuerdo exactamente cuando fue la primera vez que la escuché. Está en mis principales recuerdos de infancia. Con su cabellera rebelde y su potente voz en el Show del Mediodía o en Sábado de Corporán.

Eran los tiempos de “Corazón de Vellonera” y “Mi guachimán”, composiciones con las que Luis Días inventó el “tecnoamargue”. Y Sonia fue la voz que le dio voz (valga la cacofonía) a todo aquello.

Mi memoria registra como la primera vez que la vi en vivo el concierto “Un mañana para todos”, en 1993, cuando Sebastian del Caribe lanzó el Club UNITE. Entre todas las canciones que cantó el pool de artistas (Maridalia, María Cordero, Jazmín Objío, Frank Ceara, José Antonio Rodríguez, Víctor Víctor y Manuel Jiménez) yo recuerdo a Sonia con una excelente versión de “Sueño de una noche de verano” de Silvio.

Todavía hoy cuando escucho “Si capturo al culpable de tanto desastre/lo va a lamentar/lo va a lamentar”, lo hago con su voz.

Meses después, en ese mismo año, Sonia participó en la producción de “El Libro de la Selva” que hicieron Patricia Ascuasiati y Gracielina Olivero en el Teatro Nacional. No recuerdo bien cual personaje hizo pero sí recuerdo claramente la canción principal, que era la de advertir a todos los animales de la selva que Shere Khan, el tigre, venía en busca de Mougly, el cachorro humano.

Para ese entonces mi madre estaba casada con el papá de Patricia y, por cosas de la vida, la fiesta final luego de la última función se hizo en mi casa. Y allá fue Sonia, junto con todo el elenco (entre los cuales estaba Tony Almont y Domingo Villalona junto con Roy Tabaré, entre otros).

Recuerdo que me sentí super mega honradísimo de saberla en mi casa.

Crecí y seguí viendo a Sonia en varios lugares, en varios espacios y conciertos. En algún momento pensé en acercarme para bromear con el hecho de que el colectivo literario “El Arañazo” pudo haber sido influenciado inconscientemente por su interpretación de “Si pienso en nuestras canciones” (que todo el mundo llama “El arañazo”) pero la oportunidad no se dio.

No estábamos preparados para su partida física. Nunca lo estamos, pero en el caso de Sonia, cuando figuras de su tamaño deciden ausentarse de nuestro plano, el asunto duele con mayor fuerza e intensidad.

En algunos minutos su cuerpo estará reposando en el Cementerio Nacional de la Máximo Gómez. Yo, desde este cielo tan irónicamente soleado, celebro su vida y su legado. Así la mantendré viva en mi corazón, al igual que quienes siempre la valoramos y reconocimos.

Que descanse en paz.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Un grafiti virtual en el día mundial de la poesía

diamundialdelapoesia2

Grafiti virtual

Este poema no es tuyo
Este poema no es mío
Este poema sale por las noches a volar por los andamios
Este poema se lee a ojos cerrados
Este poema existe junto a la vibración de una voz calmada
que invita a perderse en ella
Este poema es una isla
Este poema se vuelve sal porque miró hacia atrás
al comprender la timidez del tiempo
Este poema… se improvisa
Este poema quiere besar la silueta inmediata que rechaza tu luz
Este poema se viste de azucenas que flotan sobre lo cursi de sí mismo
Este poema sueña con la autora de otro poema
Este poema muere tras el beso del mar al cielo
Este poema no quiere dejar de existir
porque mientras exista Este poema
también existirá su tierna razón de ser.

 

 


 

Treinta y nueve años, Orlando…

orlandosangre

 

Habías ido al aeropuerto a esperar a Silvano Lora, artista del pincel y del compromiso, quien volvía a su tierra del exilio. Te tocó observar cómo lo devolvían porque tenía “impedimento de entrada” (te imagino la rabia que debiste sentir al ver cómo a un dominicano le impedían estar en su propia tierra en aquellos doce años). Tu pluma no quiso quedarse callada.  Sigue leyendo

Apagando nueve velitas

catarsisnueve

 

El destino quiso que las fechas coincidieran: No fue intencional. Justo en el día que conmemoramos los periodistas dominicanos el vil asesinato de Orlando Martínez por las fauces balagueristas, nació Catarsis Diaria. El propagador de mi verdad y de las verdades que están cerca de las que yo defiendo. No quiero dejar pasar estos nueve años sin darles las gracias a todos los que de una forma han sido parte de esta historia. Mal que bien, esta catarsis continua.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo”. 

Esta va por ti, Peter…

Imagen (Quería escribir estas líneas antes del inicio del festival, pero no se pudo. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de compartirlas con ustedes y con quienes tuvieron la oportunidad de conocer a Peter).

Febrero ya se añejaba en el calendario y el conteo regresivo para el inicio de Independence DOM 2013 estaba casi llegando a cero. Ese martes 19 llegabas, un par de horas después de Irene Loughlin, desde la Nueva York que radicaba tus esfuerzos de artista polaco.

Eliú me había pedido que esperara por ti en el aeropuerto porque no sabías español y “ya que vas a buscar a Irene, pues aprovecha y lo recoges a él”. Si no hubiese sido porque llevé el afiche del festival, no hubiese sido posible encontrarnos.  Sigue leyendo

Ostracismo (a propósito del 100 aniversario de Julia de Burgos)

Imagen

Wake up Jane Doe. Te quedaste dormida en la 5ta avenida con 106. Aletargada, no te fijaste que tu aura se sumió en lo anónomio, tan distante de tu trópico y tu Río Grande de Loíza. Desnuda tu halo que llegaron tus quince minutos de spotlight. Llegan a desempolvar tu esplendor por tiempo limitado (tal vez por el módico precio de 99.99) tomarte prestada del olvido. Derramarán antes unas tempranas lágrimas de cocodrilo, condenando a las Antillas de conciliar desamparos y constituirse en diálogos de espaldas. Pierde cuidado, no van a extenderse. El tiempo no alcanza para melancolías. Ahora sí, empezemos. No eres Jane, te llamas Julia. Julia de Burgos. Tu voz era el retumbe de la candela caribeña. Supiste ser tu propio sendero en tiempos de salitre, sal e himnos sangrientos a la opresión. Hoy amanecen tus cien años y te retornarán a Santa Cruz cargada sobre hombros de fuego fatuo. Nubes lloverán ron sobre tu historia, perfumando tu existencia. Habrá quien sueñe con bautizarte nueva madre de la Patria en el parnaso borincano, a la siniestra de Lolita Lebrón. Poco importan las telarañas que te adornaban. ¿Quién va a reflexionar entre tanta alegría sintética? Ahora tu mirada triste eternizada preside todos los altares. No se olvide la monoestrellada a la diestra con el triangulito azul celeste… la Alcaldesa amará este detalle. Levántate Julia, mírate las manos de agua, antes que los hipsters resientan lo mainstream que te has vuelto y reclamen conocerte antes que fueras cool. Ven, te será simpático el ruido de tu nombre –el mismo que te fue negado en la muerte- en tantas bocas. Levántate a observar cómo te hacen guardia en tu esquina de Harlem, cómo te desnudan para vestirte de finos versos hilados por los más selectos poetas de tu Borinquen natal. No faltará quien llame a Dios para que venga a verlo todo desde tu espalda. Antes que anochezca el año, te esconderán en el ático. Resplandecerás por última vez gracias al paño con pasta. Darán una última mirada, apagarán la luz y cerrarán la puerta. Podría ser peor. Ya estarás acostumbrada a la soledad. Volverán entonces a celebrarte las ratas y los gusanos. Al menos sabes que sus honras son sinceras.