Caribeñidad3s, en Puerto Rico

catarsiscaribe

 

Tuve el honor de conocer a Amarilis Tavarez Vales en mayo del 2010 en una presentación de varios libros en la Librería Mágica, un rincón precioso en Río Piedras donde la literatura se respira y se siente desde que atraviesas la puerta. Mágica es… bueno, le hace honor a su nombre. En aquel entonces ella estuvo como parte de los poetas que leyeron textos de “Miss Carrussel”, de Mirna Estrella Pérez, “Sencilla-Mente” de Carlos Vazquez Cruz y “El mal de los azares”, autoría de Karen Sevilla a quien también conocí (igual honor) en dicho evento.  Sigue leyendo

April 28th, 1965 #YoSoyMemoria

april28thcatarsis

 

Son las tres de la tarde in old Santo Domingo,
Una sombra camouflage descansa en lo alto de Molinos Dominicanos.
Poco importa que se llame Douglas Lucas
o que haya nacido en Indiana, Nashville o Wisconsin.
Son incontables las tumbas en su espalda
su mira telescópica está hambrienta de comunistas.
Otros cielos le han visto accionar su AR-15,
las montañas de Tel Aviv, los fangos de Korea,
las torres de Guantánamo, los techos de Langley.
El reloj no avanza.
En estos días no se fabrica harina
sino muerte,
y las panaderías son almacenes de hambre
para el ejército de Caamaño.

Fragmento de “Nineteen sixty five”.

 

No quería dejar pasar la fecha de hoy sin recordar que un 28 de abril los Estados Unidos se “metieron” en una contienda civil casi resuelta para apoyar el lado opresor.

¡Que jamás se nos olvide!

 

Catarsis, catarsis.


“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Ostracismo (a propósito del 100 aniversario de Julia de Burgos)

Imagen

Wake up Jane Doe. Te quedaste dormida en la 5ta avenida con 106. Aletargada, no te fijaste que tu aura se sumió en lo anónomio, tan distante de tu trópico y tu Río Grande de Loíza. Desnuda tu halo que llegaron tus quince minutos de spotlight. Llegan a desempolvar tu esplendor por tiempo limitado (tal vez por el módico precio de 99.99) tomarte prestada del olvido. Derramarán antes unas tempranas lágrimas de cocodrilo, condenando a las Antillas de conciliar desamparos y constituirse en diálogos de espaldas. Pierde cuidado, no van a extenderse. El tiempo no alcanza para melancolías. Ahora sí, empezemos. No eres Jane, te llamas Julia. Julia de Burgos. Tu voz era el retumbe de la candela caribeña. Supiste ser tu propio sendero en tiempos de salitre, sal e himnos sangrientos a la opresión. Hoy amanecen tus cien años y te retornarán a Santa Cruz cargada sobre hombros de fuego fatuo. Nubes lloverán ron sobre tu historia, perfumando tu existencia. Habrá quien sueñe con bautizarte nueva madre de la Patria en el parnaso borincano, a la siniestra de Lolita Lebrón. Poco importan las telarañas que te adornaban. ¿Quién va a reflexionar entre tanta alegría sintética? Ahora tu mirada triste eternizada preside todos los altares. No se olvide la monoestrellada a la diestra con el triangulito azul celeste… la Alcaldesa amará este detalle. Levántate Julia, mírate las manos de agua, antes que los hipsters resientan lo mainstream que te has vuelto y reclamen conocerte antes que fueras cool. Ven, te será simpático el ruido de tu nombre –el mismo que te fue negado en la muerte- en tantas bocas. Levántate a observar cómo te hacen guardia en tu esquina de Harlem, cómo te desnudan para vestirte de finos versos hilados por los más selectos poetas de tu Borinquen natal. No faltará quien llame a Dios para que venga a verlo todo desde tu espalda. Antes que anochezca el año, te esconderán en el ático. Resplandecerás por última vez gracias al paño con pasta. Darán una última mirada, apagarán la luz y cerrarán la puerta. Podría ser peor. Ya estarás acostumbrada a la soledad. Volverán entonces a celebrarte las ratas y los gusanos. Al menos sabes que sus honras son sinceras.

(Sobre)Vivir, o la performance como búsqueda de sanidad

sobrevivirweb

(Escrito originalmente para la primera presentación de esta pieza performática en marzo 2013 dentro del maratón 24 horas de teatro en Teatro Guloya. Este lunes 9 de septiembre la misma se repetirá, como “work-in-progress” en la Plaza Antonia de la Universidad de Puerto Rico, recinto Río Piedras, mejor conocida como “la IUPI”).

La acción es efímera. El trayecto suele tomarse más tiempo. Por eso me incluyo dentro de la línea de quienes prefieren y disfrutan más el proceso que el resultado, entendiendo proceso el momento de conceptualización y reflexión sobre la pieza a realizar.

El oficio de la palabra brinda una oportunidad infinita de provocar el imaginario personal respecto al discurso principal detrás de cada performance. En este caso, la conceptualización siempre vendrá primero que las acciones para manifestar mi discurso artístico. Sigue leyendo

Contestando a Mairobi Herrera #PensandoEnPerformance

Alexéi Tellerías con la colaboración de Irene Loughlin. "Carta de Ruta". Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Alexéi Tellerías con la colaboración de Irene Loughlin. “Carta de Ruta”. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Mairobi Herrera me pregunta: “¿para qué sirve una performance?” y se disculpa de antemano por si la pregunta puede sonar ofensiva para alguien que trabaja la disciplina como parte de su visión del arte. Luego me pregunta qué sucede con la pieza una vez realizada.

Las preguntas (hechas en privado) me parecieron lo suficientemente mortificadoras para una respuesta que, al hacer pública, me permita continuar mis propias reflexiones sobre la performance (algo así como cuando usé el hashtag #pensandoenperformance ) en Twitter para comentarios más o moenos similares.

Sin quererlo, la cuestionante se emparenta con una muy similar en el plano literario: ¿para qué sirve la poesía? La verdad es que si le buscamos una utilidad dentro del concepto mercantilista-materialista pues no la tiene, y en eso radica su mayor valor: en la ausencia de valor. Sigue leyendo

En la “celebración” de la “restauración” de la “república”

capotillo

Hoy se cumplen 150 años de la gesta restauradora… y yo no estoy en ánimos de celebrar nada. Me duele el destino de la tierra que el Destino escogió para mi nacimiento (aunque patria es humanidad) y me duelen muchísimas otras vainas. Así que les dejo con un fragmento de “Hay un país en el mundo” de Pedro Mir, con el que me desperté esta mañana:

Este es un país que no merece el nombre de país.
Sino de tumba, féretro, hueco o sepultura.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Arañando los sueños

recital-2013

Los sueños… ¿qué sería de nuestra naturaleza humana sin ellos? No podríamos haber avanzado como comunidad. Estoy seguro de que sí. Y como los sueños, igual que las estrellas, sirven para caminar, hace poco más de un año un grupo de escritores dominicanos nos pusimos en esa onda, la de soñar. Pero soñar en grande. Así nació, extraoficialmente en agosto y oficialmente en noviembre, El Arañazo Colectivo Literario. Sigue leyendo