Versos frente a la puerta del Conde

foto por Angela Guichardo.

(sin título por el momento)

Llueve azufre sobre Quisqueya la saqueada.
Ensayamos el llanto hasta dejar el galillo
frente al Congreso y al Palacio Nacional.
Mientras,
el olvido gubernamental se pone la corbata
una vez más
para dispararnos a coro desde lo alto
de sus torres del progreso:
el cancerbero de tres cabezas,
ejecutivo, legislativo y judicial.
¡Damas, caballeros y niños,
fantasías animadas de ayer y hoy
presentan
el circo de 48 mil kilómetros cuadrados!
¡el circo!
¡voten! ¡BANG! ¡voten honorables! ¡BANG! ¡BANG!
¡voten honorables voten! ¡BANG! ¡BANG! ¡BANG! voten
¡BANG! ¡voooooooooooooteeeeen!
¿y el pueblo, qué?
El pueblo siempre les paga sus banquetes.
Mientras gritamos,
ellos se amparan en una tregua
por demás invisible
para sumirnos en la dictadura del silencio
marchita muerte en vida que pretenden perpetuar
sinfonía de balas.
Tregua que es paz de los cementerios
Pero no se va a poder,
desde el llanto de las gargantas
gritamos a una que no,
que no,
que no nos moveran
“no, no, no nos moverán
no, no no nos moverán
como un árbol firme junto al río
no nos moverán”.
Hay un pueblo que trasciende
de la resistencia a la ofensiva.
Almas a coro bajo el sol
con el “no me representas”.
Hoy
el pueblo dice “basta”
y echa a andar
la razón de estar aquí hoy
es testimonio
¡vamo arriba,
tendrá que amanecer!

Leído en la manifestación del 11 de noviembre contra el paquetazo fiscal y en contra de la corrupción gubernamental y el hoyo aquel. Dedicado a Tania Hernández, una nueva víctima de la intolerancia gubernamental, cancelada en sus funciones en la Oficina Nacional de Estadísticas por participar en esas jornadas.

Catarsis, catarsis.

“esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”. 

Versos contra el paquetazo

Martes seis de noviembre, 2012. La Cámara de Diputados conocía la propuesta de “Reforma Fiscal” de este gobierno, mejor conocido como “el paquetazo”. Una vigilia ciudadana frente al Congreso tuvo lugar. Yo fui. Tenía unos cuantos textos en la mochila… y a este le cambié la letra para que quedara más acorde a lo vigente.

Vamo´ arriba, bring it on baby.

Mis versos son garras para el arpa,

zarpazos hiriendo aire y espaldas ajenas.

Afilo cuerdas desafinadas

en prevención de réplicas no acontecidas

bajo ladrillos de asfalto.

Vamos nena congreso, bring it on,

tengo el machete en guardia,

yo también sé mochar cabezas.

Conozco el filo de una palabra

sembrada a tiempo.

No soy nuevo en este juego nena.

Vamo arriba, bring it on.

Mete mano, bring it on.

Piedras planetarias de perdición.

Soy, soy, soy. Somos, somos, somos. 

Bachata Reforma apocalíptica,

gomorra express.

Existo, pienso, formo, transformo.

Maldigo a la mujer de Lot que votó el nuevo código penal

y a Lot por no haber seguido seguir su ejemplo.

No me apendejo, metamorfoseo.

No soy yo, soy todos.

No soy todos, soy yo.

Buscando Buscamos la perfecta imperfección de mis nuestros actos,

concatenando cada fobia, cada átomo y acto de fuerza

para bregar y subir mi el entorno.

Soy Somos hambre vegetariana de carne.

Me guillo, no me quillo. Nos quillamos, no nos guillamos

Suelto, ruedo y agacho Soltamos, rodamos y agachamos para caer en letanías.

Siento Sintiendo el boom de este perreo intenso.

Letanía retorno. Proceso, furia.

Soy Somos palabra.

Gravedad,

gravitaciones.

Mete mano, vamo´ arriba.

Existencias elevadas.

Cristales son bala de cañón.

Danza lunera de viernes martes bajo el tetero del sol

gritando “que no, que no, que no,

que el paquetazo no, tu maldita madre”.

Sinfonía de caderas en colmado,

culipandeando, culipandeando.

Milagros en Rosarios trastornados.

Aprender desaprendido de velloneras peinadoras

frente al parque Independencia, rendido y prendido.

Guaguas rodando a mil

hacia el doceavo círculo del infierno.

Tu paquetazo.

Sangran ojos cerrados en oraciones sin dioses.

Soy verso.

Bring it on.

Halo oculta sus faltas, lame sus heridas.

Distancia de pétalos de cristal verde,

sueños de salitre.

El tró de malas maleducados desacatadaos en celo

bailando electro boogie perdiendo el galillo junto al coro.

Miradas epilépticas.

Furia.

Es la hora de los cuchillos.

Energías agitan en redoblante.

Ansias de rapidez.

La morena le baila al alemán.

Metáfora amarrada que respira.

¡Kabash!

Crepúsculo, destrucción.

Soy sed que previene, reviene y se viene.

El alemán pide una viagra al delivery.

¡Vamo´ arriba, manga ahí!

Augurios de tierra salpicados de sangre

por tres malletazos.

Mete mano,

bring it on.

Voten-Honorables-Voten.