Esta va por ti, Peter…

Imagen (Quería escribir estas líneas antes del inicio del festival, pero no se pudo. Pero no quiero dejar pasar la oportunidad de compartirlas con ustedes y con quienes tuvieron la oportunidad de conocer a Peter).

Febrero ya se añejaba en el calendario y el conteo regresivo para el inicio de Independence DOM 2013 estaba casi llegando a cero. Ese martes 19 llegabas, un par de horas después de Irene Loughlin, desde la Nueva York que radicaba tus esfuerzos de artista polaco.

Eliú me había pedido que esperara por ti en el aeropuerto porque no sabías español y “ya que vas a buscar a Irene, pues aprovecha y lo recoges a él”. Si no hubiese sido porque llevé el afiche del festival, no hubiese sido posible encontrarnos.  Sigue leyendo

A la venta la casa donde Cándido Bidó tenía su galería

DSCN8036

Ayer, caminando por la calle Doctor Báez, en Gascue (algunos lo llaman Gazcue, yo prefiero usar la s) me sorprendí al ver un letrero de “SE VENDE” en la residencia donde anteriormente se encontraba la Galería en Santo Domingo del artista plástico Cándido Bidó (para mí uno de los pilares de la “santísima trinidad” del arte dominicano, completada por Guillo Pérez y Silvano Lora). Sigue leyendo

Mis vivencias de este #PRBloggerCon

quientiende1Por segunda vez he participado en calidad de expositor en el Puerto Rico Blogger Con, esta idea surgida de José Hernández Falcón que celebraba su quinta edición, con el tema de “los nuevos emprendedores”. Fue mi primera efectuada en la Universidad del Turabo, Caguas, pero no así para el evento (creo que ya se ha hecho al menos dos veces ahí).

Lo primero que tengo que resaltar es el crecimiento del evento, en todos los sentidos. La lista de patrocinadores era bien grande: para muestra un botón. El principal auspiciador fue Delta, quien hizo al mismo tiempo un Social Media Boot Camp en otra sala de la Universidad -al que lamenté no poder asistir por chocar con las otras actividades, por cierto- y regaló DOS PASAJES a New York, y Sony regaló una flatscreen y unos minicomponentes (además de la Mini ipad que regaló Monitor SN de mi siempre bien querida Julizette).  Sigue leyendo

Este sábado en #PRBloggerCon

A José Hernández lo conocí en Las Vegas en 2007. Habíamos ido al Consumer Electronic Show (CES) invitados por Microsoft para escribir sobre el lanzamiento de Windows 9 que se haría en ese evento.  Él para Primera Hora y yo para Listín Diario. A los dos caribeños nos tocó quedarnos en el Luxor, pero de eso nos dimos cuenta el día que nos íbamos (cosas de la vida).

Un año después, en 2008, José tuvo la idea de organizar un encuentro de blogueros puertorriqueños en Caguas –“centro y corazón de Puerto Rico”-. Hizo de tripas corazón para organizar una actividad donde pudiese hacerse networking, compartir conocimiento y (dicho en buen dominicano) cherchar. Logró conseguir el apoyo hasta de la alcaldía.

Para la segunda edición nos inventamos una participación mía sobre una mirada a la blogósfera caribeña (que yo, haciendo un poco de trampa, convertí en una mirada a la blogósfera dominicana para comparar ambos “ambientes”: el nuestro empezando a ceder ante la presencia cada vez más fuerte de redes sociales y el de Puerto Rico tomando fuerza pero preguntándose qué hacer ante la vigencia que se iba cobrando).

No tuve chance de ir ni a la tercera ni a la cuarta, ediciones que fortalecieron y permitieron un mayor crecimiento de la actividad.  Ahora ya estoy en Puerto Rico para participar como expositor en la quinta, una en la que se ha tirado la casa por la ventana y que tiene como lema “los nuevos emprendedores”. ¿Qué haré aquí? Me corresponde dar un estado de la blogósfera criolla y hablar de los casos de éxito y -sobre todo- qué ha pasado desde mi última visita al PRBC.

Prometo compartirles la presentación por aquí y escribir un artículo con mis experiencias. Sé que me lo voy a disfrutar. Pueden seguir mis actualizaciones en twitter con el hashtag #Tumbalacasa2013 o #PRBloggerCon (este último es el oficial del evento, el otro es el que yo usaré para mis tweets desde Puerto Rico).

En la “celebración” de la “restauración” de la “república”

capotillo

Hoy se cumplen 150 años de la gesta restauradora… y yo no estoy en ánimos de celebrar nada. Me duele el destino de la tierra que el Destino escogió para mi nacimiento (aunque patria es humanidad) y me duelen muchísimas otras vainas. Así que les dejo con un fragmento de “Hay un país en el mundo” de Pedro Mir, con el que me desperté esta mañana:

Este es un país que no merece el nombre de país.
Sino de tumba, féretro, hueco o sepultura.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

“¿Mercado editorial en RD? ¿Es en serio?”

negocioaltoriesgo

Pues este sábado 29, salieron unas declaraciones mías junto con otros “jovenes escritores dominicanos” (Rey Andújar, Luis Reynaldo Pérez, Argénida Romero y Michelle Ricardo) a propósito de una saga que la periodista Indhira Suero está haciendo sobre “reinventar las editoriales”.

Supongo que habremos hablado cantidad los cinco, y le habremos dado batalla a la pobre Indhira para editar. Considerando esto, quiero aportar desde esta Catarsis todo el contenido de mis respuestas. ¿Por qué? Bueno… primero, porque quiero. Segundo porque pienso que ellas pueden aportar también al debate sobre las editoriales y su labor en erre dé. El título del artículo es, pues, mi primera reacción a la primera pregunta del cuestionario. Sigue leyendo

Cine hecho en erre dé: la cantidad va primero

cinedominicano00

(Escrito como colaboración para el portal DagoSanchez.com)

¿Qué cómo yo veo el cine hecho en dominicana? Bueno… ¿Tienen tres semanas para hablar?

Okey, trataré de reducir mis pensamientos.

Lo primero es que yo veo con buenos ojos que ya empiece a pensarse en esto como una industria: que hayan técnicos cada vez más capacitados, que se haya pensado en una ley que promueva la actividad fílmica (aunque yo pienso más que eso es para buscar inversionistas de fuera, pero esa es otra cosa) en el país y sobre todo que la filmografía dominicana esté creciendo a ritmo de unas tres o cuatro producciones por año.

Cantidad. Siempre hablamos de cantidad primero. La calidad necesariamente tendrá que venir después. De hecho, yo creo que la cantidad es necesaria porque nuestros técnicos tienen que llevar comida a la mesa de sus casas. Por eso cualquier producción criolla (incluyendo –sobre todo- las de Roberto Angel) tiene su mérito y es aplaudible.

Dicho esto, procedo: En el Cine Dominicano las cosas siempre han sido cuestión de momentos y “booms”. Desde “La Silla” no se había hecho nada hasta que en 1985 un grupo de soñadores encabezados por Agliberto Meléndez decidió filmar “Pasaje de ida”, el que para mí sigue siendo el mejor film de factura local.

Sin embargo, una pieza como esa no se vuelve a filmar en este país.

¿Por qué? En ese momento nadie estaba pensando en ganar dinero, sino simplemente en hacer una película. No es que esté mal ganar dinero, pero ese tipo de idealismo ya no existe mucho. Los tiempos han cambiado.

En el intermedio es muy poco lo que se puede hallar. Yo tengo recuerdos vagos de un afiche (hecho a mano) de “Tráfico de Niños” (la primera película de Alfonso Rodríguez) en Cinema Centro del Malecón, en los mismos días que proyectaban “Ruskies”, una película que ya habían presentado hasta la saciedad en Disney Channel.

Por cierto, ¿alguien tendrá ese largometraje? A mí me interesa verlo.

Saltamos entonces al segundo soñador: Ángel Muñiz, quien aceita la maquinaria y le da inicio con “Nueba Yol: por fin llegó Balbuena” en 1997. Quienes éramos muy pequeños para ver “Un pasaje de ida” (yo no pude verla hasta hace dos años, con todo y que se reeditó para el cine en 2003) descubrimos el encanto de vernos reflejados en la pantalla grande. ¡Por fin poder ir a Palacio del Cine y ver el Kilómetro 9 de la Autopista Duarte proyectado, aunque fuera para mostrar ese gran letrero de Café Mamá Inés en la secuencia-para-salir-de-los-patrocinadores!

Entonces vino el primer boom serio: de esa época recuerdo producciones como “Cuatro hombres y un ataúd”, “Víctimas del poder” y la película que tuvo tres versiones y un viaje de pleitos (“Para vivir o morir” que después fue relanzada como “jugada final” y al final una tercera versión con “Basta ya”).

Vino entonces el blof. No todas fueron éxitos comerciales (ni siquiera “Nueba Yol 3: Bajo la nueva ley”, que –al tener la oportunidad de verla hace unos meses- comprendí que nunca debió de torcerse el guion para una secuela solo porque la película funcionó la primera vez).

Explotó la burbuja. Y solo el cine documental de René Fortunato (que desde “Abril: la trinchera del honor” demostró que a los dominicanos nos interesa el género tanto como para llenar las salas si el tema nos llama la atención) nos da de qué hablar.

Aquí entonces hay que hablar del segundo momento: “Perico Ripiao” en el 2003. Ángel Muñiz retorna y nos ofrece nuestro primer “road movie” y la oportunidad de creer de nuevo. Ese es el momento del segundo “boom” que tuvo años de vacas flacas pero marca el arranque definitivo hacia lo que muchos queremos soñar como “la industria”.

ACROARTE incluye la categoría de “Producción cinematográfica del año” un par de años después, luego vendrán las de actor, actriz y director cinematográfico. Empiezan a aparecer producciones independientes de jóvenes realizadores tanto en corto como medio y largometraje (la Cinemateca Nacional sirvió de casa para proyectar muchas de ellas, algunas olvidables como “Masacre en el río Yuna”).

De pronto pensar en cine se volvió moda…

y aparecieron dos o tres que quisieron pescar en río revuelto.

En ese momento es que nos encontramos ahora. Con realizadores haciendo una película por año. Con una ley de cine que parece haber dado resultados para muchos de ellos (¿al final la derogaron o no?) Con gente que está pensando en buscar ese híbrido entre lo bueno y lo comercial. Con una Universidad Autónoma de Santo Domingo que es responsable de la formación de gran parte del talento cinematográfico de este país pese a que Ellis Pérez se niegue a aceptarlo.

Hay mucho movimiento. Eso, precisamente, lo de la cantidad, es lo que –tarde o temprano- obligará a la calidad. Mientras tanto, que siga haciéndose cine. Bueno, malo o de Roberto Ángel. Cronos siempre se queda con lo bueno y conservable.

Fin de la conversación.

 Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo”. 

Del patrullaje militar o cuando la desesperación hace trinchera

patrullaje-militar

La foto es de NoticiasSIN.com

Muchos de ustedes saben que vivo en San Carlos, en una de las avenidas que hace frontera con Villa Consuelo (la 27 de Febrero). La zona no es el paraiso de la seguridad (de hecho, he tenido encuentros directos con la delincuencia en forma de robos y atracos un par de veces) así que ya he ido aprendiendo a tener los ojos bien abiertos (incluyendo los ojos de la intuición) cada vez que salgo o llego (sobre todo principalmente si es de noche). Sigue leyendo

De PROFAMILIA y la demanda…

profamilia2

No es mi intención patear al muerto ni hacer leña del árbol caído, ahora que la Justicia dominicana se ha manifestado a favor de la campaña de Profamilia frente al recurso de amparo interpuesto contra su campaña “Conoce, actúa exige” por parte del Arzobispado de Santo Domingo a través de su pastoral de vida y familia.

No.

Solo quiero hacer un par de puntualizaciones que tenía pendiente hacer pero el quehacer diario (más ahora que estoy viviendo como hombre casado) no me han dejado desarrollar. Sigue leyendo

¡Bienvenido (In)Somnio!

karensevilla

Escribí unas palabras para la presentación del libro (In)Somnio, el noveno libro de mi querida manita mayor Ana María Fuster Lavín. Las leyó Karen Sevilla, a quien agradezco infinitamente tal honor. Aquí las transcribo:

Sigue leyendo