Arte contemporáneo, desde mi óptica

premiaci-xbiasd-640x250

Museo de Arte Moderno, Santo Domingo.

Érase una vez…

Así, como en los cuentos de los hermanos Grimm.

Un niño de ocho años tuvo el antojo de que lo llevaran a la entonces Galería de Arte Moderno a la 17ma Bienal Nacional de Artes Visuales.

Febrero de 1990 era la fecha. A su madre le sorprendió mucho tal idea, pero el niño quería ir, por lo que había visto en los anuncios de televisión (sí, en aquel tiempo había presupuestos para anunciar la Bienal en TV).

Para aquel entonces, las artes consideradas “clásicas” eran la principal tendencia en los tres pisos y sótano del evento: pintura, escultura, grabado, cerámica, dibujo… junto a una llamada “categoría libre”, cada vez más creciente, que incluía algunas disciplinas contemporáneas como la instalación, que el niño en cuestión no conocía.

(Años después, esa “categoría libre” desapareció para llamar a los lenguajes visuales por su nombre: ahí también entró el performance).

Les estoy contando mi primer encuentro con el evento de arte más importante de nuestro país.. o al menos el más antiguo. Fue apenas la segunda de las que se han convertido en incontables veces asistiendo al hoy Museo (MAM), y por esa misma línea mis contactos con “esa vaina” que ha devenido en llamarse “arte contemporáneo” y de la cual me declaro seguidor y ejecutante (mis trabajos en arte acción y performance desde 2008 pueden darles una idea de ello).

Sigue leyendo

Una generación más allá de los “atisbos”

(Publicado en Ventana, del Listín Diario, el pasado sábado 21. Ilustración de Rafael Hutchinson)

Recientemente, la amiga y colega apalabrada Elsa Báez me hizo llegar un artículo en el medio digital “El Libre Pensador” en que, a modo de prólogo de “Iniciación Final”, poemario de José Alejandro Peña, el escritor Aquiles Julián pasea por las distintas etapas generacionales de la poesía criolla.

Haciendo alusión a una “tradición de excelencia”, Julián hace un recuento desde el Vedrinismo hasta nuestros días. Y es a “nuestros días” lo que quiero aludir.

El análisis dedica varios párrafos a citar nombres de creadores reconocidos junto a un breve análisis de qué hizo particular a cada momento.

Sin embargo, al llegar a la “generación 2000”, las únicas referencias existentes son, por decirlo, aéreas. Simples menciones y juicios que no corresponden a la realidad de nuestro conglomerado.

Empieza el citado párrafo señalando que “ya podemos ver los atisbos” de una generación del 2000. ¿Atisbos? Detengámonos en el término. En el diccionario, encontramos que es “indicio o señal débil, que casi no se ve”. Un esbozo, vamos.

Aquiles Julián habla de “atisbos” cuando dentro de esta generación ya existe una bibliografía básica, con libros publicados que no menciona, quedándose sólo en una alusión a “libros digitales” y blogs.

Sigue leyendo

Catarsiando, v.2009. Ya vamos por el quinto

Grabando el episodio. Foto cortesía de Omar, de LaSaeta.com

Grabando el episodio. Foto cortesía de Omar, de LaSaeta.com

Aquí estamos de vuelta con la Catarsis auditiva! Luego de más de 4 meses sin sentarme en los “estudios” de Catarsis Diaria para grabar el podcast, me puse para eso y lo grabamos. En esta edición, episodio 5 pero el primero de un 2009 que ya va por su tercer mes, hablamos sobre los últimos recitales poéticos en los que he tenido el chance de participar, además del XI encuentro “Arte y Revolución” de Justicia Global y un par de informaciones sobre en qué he estado. El rincón poético viene ampliado con textos de Rosa Silverio, Ana María Fuster, Zuleika Pagán y Magdalena Camargo. En lo musical, me fui con los criollos: Poolpo, Diego Mena, Bocatabú, Cerobit y Nelson Poket… con una “ñapita” de Pedro Guerra que yo sé que a Pati Minalla le va a gustar. Disfrútenlo!

Catarsis, catarsis.

En el día del poeta…

Nada mejor que unos versos que acompañen la jornada:

Silvia salió a recorrer caminos,
a beberse el mundo de un sorbo,
a soñar y hacer el amor
hasta que desaparecieran las estrellas.
Silvia salió dormida,
con los ojos abiertos pero dormida,
con las pestañas tiesas de tanto rimel pero dormida,
con el vestido de fiesta pero dormida.
Dormida y quieta
como un cisne en la mañana.
Y sin saber que dormía anduvo los cinco continentes,
escaló montañas, destruyó poblaciones,
se bebió todo el licor del planeta
y se acostó con príncipes y ratas.
Ella siguió rodando como una pelota por el mundo,
saltando charcos, matando peces,
inventando nuevos explosivos.
Así descubrió el hambre y la locura,
el juego en los casinos,
la tristeza de la lluvia
y la asombrosa primavera.
Silvia vio, tocó, degusto, olió y sintió de todo,
y aunque quiso escuchar poco
mucho tuvo que escuchar.
Y los días se hicieron semanas,
y las semanas meses,
y los meses años,
y los años canas, arrugas, heridas, cicatrices,
achaques de más, dientes de menos,
pero nada impidió que Silvia siguiera
ajada y dormida,
cansada de hacer el amor y dormida,
experta en bombas atómicas y dormida,
con lentejuelas y dormida.
Como un copo de nieve aún sin derretirse.
Como una rosa joven
sin manchas ni fisuras.
A veces triste.
En ocasiones sola.
Nunca inalcanzable.
Pero siempre dormida.

La Mujer Dormida“, Rosa Silverio.

Feliz día a todos mis hermanos. Que sigamos siempre andando los caminos de la inspiración y que las musas jamás nos abandonen.

Catarsis, catarsis.

Al aire, Catarsiando

Pues bien. Este año lo inicié con muchos proyectos en mente. Aquí va uno de ellos. Siempre me atrajo la idea de producir auditivamente. La radio tiene ese “que se yo” que me llama tanto la atención y me fascina. Aprovechando mi participación en otros proyectos similares, empecé a concebir esta idea, que hoy sale a la luz de manera oficial y que -espero- continue por un buen tiempo.

Les presento a Catarsiando. En esta edición Cero, “Prueba”, comparto con ustedes algunas canciones que son queridas a mi corazón, mezclándolas con poesía de Rosa Silverio y mis comentarios sobre las “Cuatro palabras” (que ustedes ya conocen) en camino hacia el VI Festival. De antemano me disculpo por lo crudo del audio, estamos trabajando en mejorarlo. Si el applet de flash les está dando problemas, pueden escucharlo haciendo click aquí.


Subscribe Free
Add to my Page

Del baúl de los recuerdos

Cuando estuve probando la Nokia N73 para “Experiencia con independencia”, de Orange, tuve la oportunidad de grabar al fellow bloggero (y quien después se atrevería a cantar conmigo en “el Caribe en una canción“) Emmanuel Bretón, cantando una canción durante una actividad de Justicia Global. Más tarde me enteré que era su versión del poema “Desnuda” de mi 3 veces colega y hermana Rosa Silverio.

Como dato jocoso, cuando yo le puse este video a Ro, la emoción y la sorpresa la invadieron. Sí, realmente ella no se esperaba esa. Disfrútenlo ustedes como yo tuve la oportunidad de hacerlo.

(P.S.: ¡Bretón, no te puedes quejar, con todos los videos que tengo de ustedes!)

Reconocidos por la Feria

El esfuerzo ha valido la pena. Estos dos meses de brega, trabajo y esfuerzo han tenido un (inesperado) final, más que feliz. Y yo no puedo esconderlo, estoy feliz. Feliz de que los lazos del destino me hayan permitido trabajar con alguien tan disciplinada, responsable y con-los-pies-sobre-la-tierra como Iamdra Fermín, mi compañera de coordinación en el Pabellón Juvenil.

Ayer, durante el acto de clausura formal (recordemos que se extendió hasta el 9) de la XI Feria Internacional del Libro, se otorgaron varios reconocimientos y premios. Uno de ellos fue a ambos por la programación del Pabellón.

De igual manera, reconocieron a mi hermana (¡qué rápido he aprendido a quererte!) Rosa Silverio, además de Eugenia Rojo, Carlos Alfredo Fatule y a varias embajadas, además del periódico donde laboro -por el diseño y la programación de su stand-.

¿Qué más puedo decirles? Lo mismo que me dijo el secretario de Cultura, José Rafael Lantigua, al momento de entregarnos los reconocimientos: “Misión cumplida”. Aunque aún nos faltan cinco días más.

(por cierto… segunda vez en menos de dos semanas que tengo que ponerme traje… ¡qué fuerte!)

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.