Un grafiti virtual en el día mundial de la poesía

diamundialdelapoesia2

Grafiti virtual

Este poema no es tuyo
Este poema no es mío
Este poema sale por las noches a volar por los andamios
Este poema se lee a ojos cerrados
Este poema existe junto a la vibración de una voz calmada
que invita a perderse en ella
Este poema es una isla
Este poema se vuelve sal porque miró hacia atrás
al comprender la timidez del tiempo
Este poema… se improvisa
Este poema quiere besar la silueta inmediata que rechaza tu luz
Este poema se viste de azucenas que flotan sobre lo cursi de sí mismo
Este poema sueña con la autora de otro poema
Este poema muere tras el beso del mar al cielo
Este poema no quiere dejar de existir
porque mientras exista Este poema
también existirá su tierna razón de ser.

 

 


 

La hora de las piedras – #D9

img_3829

foto: Maricha Martínez Sosa

En el medio del camino hay una piedra,
remanente atómico del pasado cenizas.
Una piedra que desde los podios presidenciales llaman a convertir en ladrillos.
Nos invitan a callar esta sedición indignada
a no golpear con nuestras piedras la fauna política de esta jungla de payasos en el poder.
Entre tanto,
vuelan palabras ácidas de embajadores que no justifican su salario,
el agorero reclamo de silenciar un despertar que debió ser hace milenios.
Quieren que llueva muerte sobre el amanecer a la ofensiva
pero ese silencio que nos piden es más tóxico que el rockash.
En el medio del camino, a lo largo de esta senda
nos han llovido piedras para mochar nuestro reclamo de justicia.
Granizo de balas y gas pimienta,
escollos morales entre comillados para descalificar reclamos.
Pero en el camino hay otras piedras,
las que vuelan en la UASD contra los gendarmes
que el poder miedoso envía a defender sus intereses,
las que al chocar hacen chispa y prenden candela
contra el olvido cruel, hipócrita y perverso
palabras que disparamos como peñones para impactar en las cabezas
de quienes hacen oídos sordos ante el clamor del pueblo.
No, señor presidente,
la borra se me ha gastado de tanto borrón y cuenta nueva
no hay más dinero para pagarles otra
Ya no cogemos esa. No más promesas incumplidas
¡Hagamos barricada contra los fantasmas de la corrupción, la impunidad y el clientelismo!
Frente a la mudez que nos quieren vender, respondemos con piedras
Frente al olvido piedras
Frente al silencio piedras
Frente al pasado que nos convida la amnesia aún más piedras.
Fuego rocoso graneado reventando los cristales de su impunidad forzada
¡Manos a la piedra!, ¡Fuá! ¡Fuá! ¡Fuá!
Manos a la lucha, manos a una resistencia desde los barrios a los residenciales
la máquina del tiempo lleva años esperando por nosotros
y esta es,
¡esta es!
la hora de las piedras.

(texto leído durante la manifestación del #D9 contra la corrupción y la impunidad, como parte de la participación de los activos culturales que estamos integrados a esta lucha)

Trampas de la memoria 1 – a cuatro manos con Ana María

No es un cadáver exquisito. Es un diálogo poético. Un ejercicio creativo que suelo hacer con Ana María y cuyos resultados han visto ustedes en algunos versos anteriores publicados en esta Catarsis. Aquí comparto el más reciente. A la izquierda Ana, a la derecha yo.

Trampas de la memoria 1

Remorirse de manos, labios y sed

cuando las trampas de la memoria desvanecen

y las miradas son certezas de la piel

 –Remorirse de cenizas, asfalto conjugado.

 La memoria es un garabato grafiteado

 certeza de lo incierto,

 dedos hincados en presentes horizontales.–

 Desangrarse hasta el vértigo

dos lenguas a ritmo del garabato

hasta renacer de recuerdos sumergidos.

– Dos pieles se regalan el placer recíproco

 un desgaste acumulado

 desangrado en la blancura de un océano queen size.–

 Las sábanas arden de mitos

afuera, ensordecen las calles y sus ventanas,

en el ritmo zigzagueante de las caderas

 –Adentro el mito es un ruido hueco,

 se exorcizan las canciones vehiculares del mar asfáltico

 una épica se (re)escribe una y otra vez entre penumbras.–

 Amanece el arcoíris desde el salitre

los fluidos sonríen en su huida a los amantes

las bocas cabalgan otra bien/venida para la memoria.

Ana María Fuster /–Alexéi Tellerías

Responso por Luis Terror Días

Foto por Pedro Genaro Rodríguez.

Tráiganle candela al Terror, traigan candela. Espantemos el frío de su ausencia, inconsolable travesura de la muerte, tan grave que hasta ella también la llora. Démosle fuego graneado en las cuatro esquinas, hoy un poco más que siempre. Lloviznemos candela etílica en su nombre frente a las yolas del Ozama. Cantemos en coro a Liborio que hay que dar más luz a su eternidad pa´ que no se la trague el olvido. Vengan tó, traigan fuego. Las jevitas de la Capital escupirán enseñas balagueristas desde yipetas grises, bombas en reverso que destiñen. Los jevos rocapiedra exorcizarán la historia mil veces maldita de los doce años con fuego, fuego, fuego. Vengan pronto, juigan, echémosle al terror su chin de ron al piso aunque el trago e lo muerto ya nadie lo echa porque el que tá arriba apretó la tuerca. ¡Vamo´ a dale fuego! Bajen desde La Victoria hasta Transporte Urbano, desde Washington Heights con flores y salves a Balenyó. Ron, whisky y cerveza del parquecito hasta la Beller con Estrelleta. Bailemos desde la parte alta hacia donde mora su eternidad que nos congrega a diario dique abajo el nicho. Quédense los bulteros y allantosos que nunca le hicieron coro en vida y hoy se abren el pecho esgrimiendo su nombre, ustedes nunca han hecho falta. Traigan candela carajo, dale candela echale gá, avivemos la noche de guitarras, palos y asfalto. Que no haya silencio y la noche se siga tirando de la pared con su pata raquiñosa con el meneo de la gunguna. Romo, bachata y cintura, placeres de andar despierto lo más que se pueda estarlo. No cierren el colmado y suban la música, los tímpanos aguantan. traigan candela en cuaba y velones de colores. El Terror necesita más luz… y yo quiero el mundo en traje de norsa.

Alexéi Tellerías Díaz.
8 de diciembre 2011.

(Leido anoche en el Parque Duarte, durante el homenaje que se le hizo al Terror, en el segundo año de su eternidad)

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Versos a cuatro manos y a distancia

Gemirse de soledades.
Jadeos individuales en cadencia,
zigzag de ecos entre las comisuras
construyendo una sinfonía muda
sobre el silencio de los labios que esperan
con la incertidumbre de las razones del hambre.
La sed duele en la sangre que se desangra en el dolor,
lágrimas rojas de la piel, exquisita angustia.
Nos alimentamos en el orgasmo de la noche
lenguas, labios, mordidas y piel,
en el ritual de los caracoles y las sirenas,
danza macabra de salitre.
Hasta renacerse de trapecios y horizontes
anegados de fuego en los contenes.
Transgredimos los “se supone” y sus cadenas
eslabones ridículos que purgan el vivir
mientras los cuerpos se retoman inmensos de vida
y las manos (re)descubren otredades y misterios
Los secretos del corazón son los grafitis del poema
versos manchados que gimen entre rastros de aerosol
psicodélicos poemas de sombras y fluidos  dan la bien/venida
y ven cómo todo viene, reviene y se viene
ante los fragmentos de un coro a dos voces.

anamariafuster / alexéi tellerías
julio 1, 2011.

Versos para iniciar la semana

Fragmento de “Monólogos frente al epitafio”, de mi poemario inédito “Cuaderno de Catarsis”.  Escrito por mí en un muro que colocaron los muchachos de The One Movement en una actividad en Segafredo.

Sí, a veces hay que dejar testimonio de existencia, para que uno mismo no se olvide. Feliz inicio de semana.

Catarsis, catarsis.

 

Versos en feedback a mi hermanita mayor

Una vez más, a Ana María Fuster,
en la hermandad de las palabras y las pasiones.

“Me voy,
recojo mis sustantivos orgánicos
manos, pechos, fluidos, fantasías,
soy la bien/venida entre tinieblas
y como luciérnaga azul
me despido vestida de orgasmos”
Ana María Fuster Lavín, Despedida 4

La gruta del silencio
sangra tempestades.
Luciernagas oscuras
teñidas de tristezas.
La mezcla de cuerpos y fuegos
provocan una hoguera
de orgasmos en cadena.
Hasta el sol envidia
tal fulgor.
Duele despedirse,
entre tanto zombie hueco.
Duele correr desnudo,
invisible,
ante manos ciegas.
Duele este hundimiento de ansiedades,
este no saber volar a conveniencia,
duelen los mares de paginas en blanco,
las miradas y los diarios
que agonizan una utopia sintetica.
Duele este salir y entrar truncado
por la falta de fe
Llueven los enigmas,
atomizando esta emocion secundaria
labio a labio.
Duele la transfusión de eter
invadiendo arterias ocultas
como el azar,
las hendiduras en vez de ojos
desflojándose y fluyendo
en ahogo de gemidos en fuga.
Mientras,
las yemas ensangrentadas
inician un recorrido
sobre lienzo virgen
redactando
una despedida.

Viernes en verso libre

vie
vie
vie
viernes.
pero yo estoy aqui en el trabajo
lo que significa que mañana hay trabajo
lo que significa
que para mì
este viernes
es como cualquier viernes
de la jornada laboral
pero no cualquier jornada
sino una
que se extiende
hasta el domingo
y se hermana
con la próxima semana
en una cadena interminable
infinita
que se rompe
el próximo
viernes.