Introito

Esto no pretende ser un «blog clá¡sico», donde se ventilen todas las emociones, los sentimientos y cualquier estupidez que le salga a uno de la cabeza.

No, para eso tengo a preurbano, que me funciona tambión como elemento adoctrinador de la filosofí­a phoenixiana. Este blog, como su tí­tulo indica, será un relato diario (o cuando me nazca de los cojones) de algunas cosas que me están sucediendo y que valga la pena compartir (es que es duro enviarle el mismo email a 10 personas!). El carácter de esta «Catarsis Diaria» es meramente informativo. No menos puede esperarse de alguien que ve sus dias pasar en una frí­a redacción de paredes color rosado con luces fosforescentes apuntándolo. No esperen ver aquí­ rabietas ni chismes (aunque, then again, eso es parte de nuestras vidas).

Es lo menos que puedo hacer, ahora que he roto mi promesa de no tener un blog: no seguir la corriente de todos los blogs que conozco y leo (salvo algunas excepciones). Sé que estoy entrando en el molde, pero mi concepto de la sociedad mo(l)derna es que todos encajamos dentro de moldes, aún los que no queremos ser encajados.

Buenas noches y que comiencen las noticias.