Resumen de Actividades

La semana ha estado bastante agitada hasta ahora… y eso me ha obligado a abandonar momentáneamente el carácter diario de esta Catarsis…

sin embargo, procedamos a relatar:

Jueves 21: Un dia bastante apurado. Servicio en la PUCMM (Foro Socioeducativo), en Plaza Central (recorrido y fotografias), en la Secretaría de Educación (entrevista) y para colmo en el Calasanz, una feria científica… lo del Calasanz fue como un «retorno a mi infancia». Muchos de mis profesores siguen ahí… mi directora de primaria me comentó que vió un artículo mio en días pasados. De ahí sólo me quedó ir a clases. La feria del libro se inauguró, pero Elvira y yo no fuimos al acto inaugural (a pesar de que podíamos).

Viernes 22: Fuimos por primera vez a la feria del libro, aprovechando las circunstancias. Este fue nuestro primer recorrido para conocer las áreas que más nos interesaban a los dos (la tribuna libre, el pabellón de la diáspora y la revolución de abril, la cinemateca, el café bohemio y el espacio de revistas). Allá me encontré con Carlos Castro, quien me invitó a un montaje chileno que se iba a presentar el sábado y domingo en la sala Eduardo Brito.

Sábado 23: Elvira y yo fuimos a la feria por 2do día consecutivo. Allá nos encontramos con Casmar, quien por fin conoció a Elvira, y con más personas que ahora mismo la memoria no me funciona. Quería ver la puesta en circulación del CD de «Temblor de la Espera», pero cuando llegamos nos enteramos que se había movido de fecha.

Seguimos haciendo hora y buscamos nuestras boletas para «Primer mal: un artista del trapecio». Luego me encontré con los muchachos de La Vaina y la revista «matatain», una ocurrencia genial que sólo a La Vaina se le podía ocurrir: es un mata matatiempo… un mata tiempo con esa visión tan propia de la cultura urbana nacional y con un sentido de crítica a los males de nuestros gobiernos de turno… se la comieron!

En la noche entramos a la sala Eduardo Brito, gracias a los siempre buenos servicios de Virginia. Elvira tenía miedo de que no nos dejaran entrar (estabamos en jeans, tenis y camiseta) y yo le dije que «no creo que en una feria estén de remolones con estos códigos». Y así mismo fue: no ví a nadie «vestido de gala» por allá. Me encontré con la familia Rivera González (Camila y Dimitri incluidos), y con mucha gente de la escena teatral dominicana (si hay algo que adoro de estos canes es que las tijeras están a flor de piel).

Cuando entramos, nos preparamos para ver cualquier cosa… si el espectáculo era de circo, me imagino que las acrobacias aéreas iban a estar a la orden del día… y así fue! El espectáculo parte de un cuento de Franz Kafka sobre un artista del trapecio que no quiere bajarse de ahí jamás (estoy trabajando una reseña) y cómo eso influye en un circo. Tenía música en vivo y eso fue un punto extra adicional. A la salida, comenzaron a vender los CD´s del espectáculo y yo localicé a Macarena, la productora general, para gestionar una entrevista.

Domingo 24 de Abril: Desde la mañana en el Listín Diario resolviendo asuntos sobre la entrevista. A las 12 bajé a la feria, pero sin Elvira. Allá estuve como hasta las 4, cuando entré al teatro a hacer la entrevista a los Circo en Picada… los muchachos son bastantes simpáticos y la impresión que me llevé fue buena. Hasta el CD me regalaron! A la salida me encontré con Ignaura, quien había escuchado hablar de la función (Viena la llamó en la mañana para decirle que «tienes que ir a ver eso»).

Yo no estaba en volver a verla porque queria ir al estreno de «La trinchera del honor: 40 años después», pero el hecho de que los vieramos salir al patio trasero del Teatro a hacer una función de circo callejero (algo en lo que ellos son expertos) me hizo cambiar de parecer. Volví a la función, y logré que me autografiaran el afiche…

Y no hay más por ahora, no vaya a ser que se jarten de leer.

Reportando para Catarsis Diaria, desde la universidad, Phoenix Diaz.