En Cofresí, Puerto Plata

Nuevo spa Metamorphosis en Puerto Plata

AGENCIAS


PUERTO PLATA.- Lifestyle Hacienda Resorts, ubicado en Cofresí, Puerto Plata, dio formal apertura a su nuevo spa Metamorphosis, un espacio que viene a complementar los servicios que brinda a sus visitantes. El acto inaugural estuvo encabezado por el secretario de Turismo, Félix Jiménez, el vicepresidente del hotel, Herbert Schoderboeck y el presidente de Metamorphosis Spa, Bienvenido Correa.

Schoderboeck, al pronunciar el discurso principal, además de agradecer la presencia del público, expresó su satisfacción de incorporar el spa para fortalecer la propuesta que representa Lifestyle Hacienda Resorts y satisfacer todas las necesidades de los visitantes, ya sean familias, grupos o parejas.

La bendición de las nuevas instalaciones fue realizada por monseñor Julio César Cornielle, arzobispo de la arquidiócesis de San Felipe, Puerto Plata, mientras que el corte simbólico de la cinta estuvo a cargo de Jiménez.

El spa, que está ubicado en Lifestyle Tropical Beach Resort and Spa, posee una suave decoración que combina elegantemente elementos caribeños con objetos decorativos de lujo.

Metamorphosis Spa, una marca mundialmente conocida por la calidad de sus servicios, incorporó en el hotel todos los elementos que ofrece internacionalmente. Cuenta con cabinas profesionales, áreas interiores y exteriores para el esparcimiento, así como saunas, jacuzzis, entre otros.

Consta de dos niveles, en el primero se encuentran la recepción del spa, dos cabinas VIP dobles, una especializada para cosmetología, y otra para masajes y tratamientos corporales, una área de relajación exterior, además de sauna, jacuzzi y un baño de vapor con capacidad para ocho personas.

————————————

Gracias al equipo de Target Comunicaciones Integradas (entre las cuales encontré a 2 ex-alumnas de mi papá) nos invitaron a la inauguración de este nuevo spa en las instalaciones de Lifestyle Hacienda. Contrario a todo lo que habíamos pensado, Puerto Plata nos recibió con todo el sol que «la Novia del Atlántico» puede ofrecer, a pesar de que Chris con sus manos de agua (y quien azotaba a la capital en esos mismos momentos) pasaba muy cerca de la costa norte. Pero esas son las ironías de nuestro clima caribeño.

Asistimos varios medios, principalmente de televisión. Acá señalo a Victoria Hernández, de sociales CDN, Suanny Alcántara de «Al ritmo del mercado», Camilo Then, de «Fashion TV», Juan Tomás y Coradín de «Por las 4 esquinas» y otros colegas de El Día, Clave, Sabrina en Fin de Semana, la revista Turismo de Santiago, Buen Vivir, canal 25 y otros.

Por lo general, la pasamos bien. Salimos BIEN tarde debido a los problemas de lluvia (Santo Domingo se volvió un sólo aguacero ese viernes y yo preguntando que si habían llamado a Puerto Plata y Karina -gracias mana!- calmándome, que no te apures, que llamamos y nos dijeron que está soleado) pero el camino, a pesar de que la guagua estaba llena de «goteras» fue, en general, tranquilo.

Hicimos una parada técnica en Santiago para «cambiar el aceite» y recoger a los colegas de la «Ciudad Corazón» que se montaban con nosotros (saludos a Nilda y Paola!). De ahí, el camino a Puerto Plata fue (por qué no decirlo) rápido… aunque no fue a Puerto Plata la ciudad, sino más bien a Cofresí, bien cerca de Ocean World. Una vez llegamos y nos establecimos en nuestras habitaciones, salimos corriendo a buscar comida (yo casi me quedo sin comer, porque el único restaurante que quedaba abierto lo estaban por cerrar y yo me quedé más tiempo del normal en mi habitación descansando la espalda y viendo Cubavisión Internacional -que desde que averigué que lo tenían en la programación me entró el vicio, más para como están las cosas ahora mismo- ).

Por cierto, mi habitación no era la gran cosota, pero yo no soy de los que se viven quejando. Nada más tengo 2 quejas: 1, el aire acondicionado y 2, que los controles remotos los llevan cuando ya estás en la habitación, y se desprograman cuando se va la luz (y la luz se fue SEVERAL TIMES, incluso durante la noche, pero esos son los gajes del hotel que todavía está en mantenimiento).

El asunto es que me citan para las 6 en el spa para la inauguración y… pues bueno, no contábamos con la asistencia -TARDIA- del secretario de Turismo, así que empezamos tarde.

Acá conocí a Tania, directora de ventas de Ocean World (muy cool ella! y pa que no digas, tus fotos van en camino!) y a Lourdes, amiga de Suanny, que es también una de sus productoras. Coincidencias de la vida, tanto Lourdes como Victoria son amigas de Belle, quien ha estado juchándome y reprochándome que no la invité… so sorry!

El acto protocolar me encontró sentado en uno de los «chaise-longe» (¿es así que se escribe, Elvira?) porque mi espalda no daba más, y yo estaba en una onda «i´m not taking shit from no´one«. El secretario habló menos de lo que yo me esperaba, considerando que dijo la frase con la que toda persona que va a hablar mucho inicia un discurso: «no me voy a prolongar» (o sus derivados).

Después del corte de cinta, pasamos al interior del spa para darle una vueltecita y envidiar a los turistas que van a recibir el servicio y luego salir a cenar. Luego de la cena, me fui a mi habitación a descansar un poquito la espalda e intentar encontrar el anfiteatro (mi madre, qué grande!) llegué justo a tiempo para agarrar el show por los pies y ver el final. Algo que siempre me ha dado risa es que estos eventos nocturnos siempre terminan con los asistentes bailando la canción del hotel, y siempre aparece gente dispuesta a «hacer el ridículo».

En otras palabras, siempre aparecen 2 viejas que no le paran a nada y lo que están es buscando lo suyo (ver fotos en galería). Como toda noche de Beach Resort, nos invitaron a la discoteca que, para más suertes, estaba JUSTO AL LADO del anfiteatro… ¿el problema? Las bebidas se cobraban. Logramos que a nosotros, por ser prensa, nos dieran tratamiento VIP y no nos la cobraran y nos pusimos a bailar.

Pero les soy sincero, a mí la espalda me estaba matando a tales niveles que yo ni quise bailar tanto. Aún así, nos fuimos a las 2 y media… hubo que sacarnos! Por cierto, mi Tingola de «Got romo?» llamó mucho la atención y hubo gente que me preguntó donde conseguirlas, entre ellas un pana dominicano que tenía 15 años sin visitar su motherland.

El día siguiente no tuvo mucho de particular. Me desperté a las 10, salí corriendo a tragarme el desayuno porque a las 10 y media era el recorrido. Luego del mismo, muy divertido, regresamos al hotel para darnos un bañito… no muy largo, porque había que recoger. Después que tuve todo listo salí, mochila en mano, directo a almorzar para entregar la llave.

La guagua del regreso estuvo un tanto mejor… vinimos llegando a la capital como a eso de las 6 de la tarde -sí, entre lluvia-. Y con eso, finaliza mi primera parte del fin de semana.

Al día siguiente, tocaba Domingo Pariguayo 3… pero eso es en otro thread!

Vean las fotos del weekend aquí.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo».