Por una ASECOS que te defienda

Compañero y compañera de Comunicación Social:Ha llegado la hora de las decisiones. Nuestra Asociación de Estudiantes de Comunicación Social, que con el apoyo de muchos como tú y yo se ha ido fortaleciendo en estos dos últimos años, debe continuar trazando su camino como auténtico defensor de nuestro derechos.

Hace varios meses manifesté mis aspiraciones a formar parte de esos cambios que amerita nuestra ASECOS como parte de su resurgimiento y las nuevas circunstancias que traen los nuevos tiempos. Hoy, en el tiempo presente, cuando se hace necesaria más que nunca la unidad de los futuros comunicadores sobre intereses particulares y políticos para hacer frente a una problemática común, te ofrezco mi propuesta como una garantía de continuidad institucional en nuestra asociación.

Quiero comprometerme contigo en la consecución de la Escuela de Comunicación Social que queremos, a través de los organismos que legalmente nos facultan a ello. Comprometerme a llevar tu voz, junto a los otros miles de estudiantes de Periodismo y Relaciones Públicas, a las más altas instancias de la Escuela y la Facultad de Humanidades en reclamo de una serie de necesidades que nos son comunes.

Aspiro a una ASECOS poderosa y combativa que, unificada dentro de sus diversidades, sea un orgullo de sus miembros y de la propia universidad. Un gremio sin ataduras ni compromisos que sólo tenga como norte el interés de la clase estudiantil.

Te reitero que mi compromiso es contigo, y sólo contigo. Me acompaña la convicción de que es necesaria la unidad nuclear de todos nosotros para lograr nuestros propósitos. Te invito a cerrar filas en torno a la propuesta de Convergencia Comunicacional. Juntos podemos lograr la ASECOS que queremos.

Cuento contigo. Cuenta conmigo.


ALEXEI TELLERIAS
Presidente
«Por una ASECOS que te defienda»
Vota 3
Plancha «Marcelino Vega»
CONVERGENCIA COMUNICACIONAL – ¡unidad en la diversidad!

(Carta pública que forma parte de mi campaña para la presidencia de la Asociación de Estudiantes de Comunicación Social. Las elecciones son el 8 de noviembre y, como entenderán, la campaña me tiene sin tiempo para aportar material nuevo a la Catarsis. Les estaré dando detalles en este blog y en el que voy a crear de la candidatura. Cuidense y nos seguimos viendo)

Catarsis Catarsis

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Desde Santiago II

SANTIAGO.- Lo de ayer fue huerfano, no tuvo madre. Las coincidencias son una vaina rarisima y por un azar de esos terminé junto a Gris, Patty, Susana Veras y otro grupo de comunicadores y periodistas de la ciudad corazon en casa de Franklin Romero, presidente de Premium Latin Music, para una proyeccion «especial» de como esta quedando «Sanky Panky», la pelicula que este ultimo produjo y que escribio y dirigio Jose E. Pintor, conocido por todos como Pinky.

El primer chiste es que, cuando al entrar al area trasera de la casa, donde ibamos a ver la pelicula, Pinky y Milbert, productor general del largo, me ven y se sorprenden… ¡yo estoy seguro que a la ultima persona que ellos esperaban encontrarse ahi era a mi! (para los que llevan anotaciones, recuerden que mis afanes cinematograficos en CineDominicano.net son ampliamente conocidos por la comunidad filmica local).

Pero en fin… vimos lo que hasta el momento hay y puedo decir que las opiniones del publico asistente fueron MUY favorables. Yo, que siempre he tenido fe en el cine dominicano, solo puedo decir, sin querer opinar mucho para no matar el gallo dentro de la funda, que hay que llenar las salas a partir del primero de febrero del 2007 para ver «Sanky Panky».

En lo que respecta a la «cronica social» del evento, pues puedo decir que conoci a muchisima gente de los medios aca en Santiago, ademas de a muchos de los artistas que participaron en Sanky Panky que son de aqui, como los Big Family y los INGCO Crew. Tambien estuvo Pachy Carrasco, quien tiene a su cargo la musicalizacion de la pelicula, y Wason Brazoban, de Negros, cuya participacion en el film es… bueno, creo que en Youtube anda el video de «Un solo dia», pero el link se los pongo cuando regrese a la capital, porque esta PC esta un chin lenta y no quiero que se me explote.

Pero en general, la estoy pasando bien. Patty es una excelente persona y Grisbel… bueno, yo creo que hablar de lo que para mi representa mi colega geminiana en el periodismo es redundar… ¡ella es como mi hermana! Lastima que la gripe la tiene medio noqueada, pero esos son los gajes del oficio.

Santiago tiene su propio ritmo, una vibración muy suya. La avenida de Las Carreras es hermana gemela de la México capitaleña, y el ambiente es muy urbano, sólo que con la Cordillera Septentrional bordeando toda la ciudad. A grandes rasgos, eso fue lo que pude percibir en estos días.

Ah, y sin dudas que la atracción más sorprendente fue el «semáforo con reloj» que me encontré en una esquina. Lástima que no andaba con la cámara para tirarle una foto… pero me imagino que Patty o Grissy me harán el favor y me la enviarán.

Nada, son las 9 de la mañana y estoy acá escribiendo mientras mis 2 anfitrionas duermen… lo «mejor» de uno dormir fuera de su propio lecho es que cuando mas tarde te quieres despertar, mas temprano lo haces. En mi caso estoy con los ojos como 2 medio-peso desde las 8 y media, go figure.

Catarsis Catarsis

y recuerden:

en ASECOS, por la unidad, ¡vota 3!

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Desde Santiago

¡Feliz cumpleaños, UASD! Lastima que tu rector actual sea tan barbaro y haya decidido celebrartelo con una misa junto a la policia! Feliz cumple, primada de America! Que mal que el programa de actividades haya sido tan… ¿como decirlo sin que suene ofensivo? tan «tantas-cosas-pero-nada» y qué pena que tus hijos e hijas somos tan conformistas que no hicimos nada para cambiarlo… en fin, hoy la Universidad Autonoma de Santo Domingo cumple 468 años, y los cumple en un momento cuando Roberto Reyna se mantiene de terco queriendo mantener a sangre y fuego un seguro medico cuya eleccion fue completamente unilateral, dando pie a toda clase de conjeturas… ¡aaaaay, la UASD!

En otro orden de ideas, la Convergencia Comunicacional salio ayer oficialmente a la campaña por la presidencia de la Asociacion de Estudiantes de Comunicacion Social (ASECOS). Somos la plancha «Marcelino Vega», con el numero 3 y el color amarillo, como el sol, que sale para todos. Por eso planteamos la «Unidad en la diversidad» y apelamos a la convergencia de los y las estudiantes de comunicacion como la unica garantia de triunfo en todas nuestras luchas y propuestas. Ya saben, este 8 de noviembre, si la huelga no lo impide, son las elecciones. Y si quieren verme en accion, no dejen de ir a la asamblea-debate de los 3 candidatos este primero de noviembre a las 4 de la tarde en el paraninfo de la Facultad de Humanidades.

Saludos desde Santiago. Estoy aca en un tour bastante particular, compartiendo con Gris y con Patricia, una colaboradora de La Generacion. Perdonen la falta de acentos, pero es que estoy en una PC prestada y no me acostumbro al teclado. Mas detalles luego de la pausa.

Mientras tanto, Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Otra cosa…

Para los que se quejan de que estoy escribiendo poco ultimamente, aquí les va una ñapa:

(Marco situacional: el pasado martes, en portada, salió un reportaje mío sobre una comunidad educativa internacional… básicamente, se hizo a petición de un relacionista público que trajo el tema al periódico)

– Oye, dímele a las muchachas que me encantó el reportaje, estuvo muy bueno
– Ta bien… fui yo que lo escribí, pero ta bien, yo se lo digo a «las muchachas»
– ¡Ah, pero yo no sabía que eras tú!
– Bueno, ya lo sabes

Nota a los relacionistas públicos y vinculados a los medios de comunicación que leen esta Catarsis: La próxima vez que vayas a hablar pluma de burro, asegurate de leer bien quién firma una información o reportaje… o mejor dicho, asegúrate de conocer bien a quienes trabajan en un medio en particular y cómo se llaman. Te puedes ahorrar muchas metidas de pata.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Un paréntesis

Cuando estamos a mitad de semana
y la jornada laboral te quiere explotar
y las luchas estudiantiles aprietan cada vez más
cuando los planes del fin de semana se van a pique
y parece que nada sale como te lo propones
cuando el calor provoca que sudes como pollito mojao
siempre aparece un oasis.

Y en mi caso, el oasis fue esta juntadera entre bloggers para celebrar el cumpleaños de Mich, Will y Marine. La comunidad blog dominicana invadió Stratus para hacerse sentir a mitad de semana… ¡y de qué forma!

Ahora, lo que no tuvo precio de anoche fue la forma como nos sacaron: «Los niños… ya se fueron a dormir…» in-freakin-credibol!

Siguen pendientes los 2 posts… la campaña me tiene que apenas tengo tiempo para escribirles. Deséenme suerte.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

¡Miren quién vino por acá!

santicló

La Navidad llegó a esta redacción… oficialmente.

El pasado viernes, Santa Claus llegó. Con las manos vacías. Pero llegó.

No crean que me he olvidado de la catarsis. Lo que pasa es que el fin de semana han pasado tantas cosas que sentarme a redactarlas me ha tomado más tiempo del acostumbrado. ¡Pero eso viene!

Mientras tanto, Catarsis Catarsis.

«Esa es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

¡Saludando!

Saludando!

No quería irme de fin de semana sin dejar de pasar por acá… en un par de minutos me dirijo a casa de Pinky a juntarme con los usuarios del blog de Cine Dominicano… les mantendré al tanto de las últimas novedades, incluyendo el viaje a Baní… nos vemos!

Catarsis Catarsis.

Un regalito


En un par de minutos salgo hacia Bahía de Las Calderas, a visitar las instalaciones del Astillero Naval, pero antes de irme quiero dejarles con este regalito, que encontré en el baño de un centro de sonografía al que tuve que visitar como parte de mis andanzas con esto de la tiroides. El mensaje no puede ser más contundente. ¡Disfrútenlo!

Hasta mañana. Mientras tanto, Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Crónica de una solicitud muy extraña

El domingo fue un día bastante complicado. Tanto my boss como yo queríamos irnos temprano a resolver diligencias, pero «las cosas se extreman cuando van a pasar», como dice la canción de Al Jadaqui. Salimos de acá a las 3, casi 4 de la tarde… el hambre me estaba matando. Por suerte doña Phoenixza tenía un pastelón de yuca y muslo de pavo con mi nombre en su casa (susantísimo, muslo que taba grande ese!).

Había quedado con Joan en que los ussual nos ibamos a juntar en casa de Belle para darle la bienvenida a Carlos, que está acá resolviendo una serie de diligencias, y también para celebrar la graduación de Alesi. En esta oportunidad, se agregaban a nosotros Yde e Ivan. Como a eso de las 5 y media me llama Joan para confirmarme que ya estaba en camino, así que yo hice lo mismo. Los nosecuantos kilómetros que separan a Arroyo Hondo del ensanche El Cacique se fueron en 25 minutos… ¡hubiesen sido menos, si yo no insistiese en bajar por la Churchill!

Cuando llegué, Belle estaba en Papa Roach, Yde hacía su «daily blogging» y no había más «naiden»… como a los 20 minutos llegaron Joan, Carlos y un amigo de Jarabacoa, estos dos últimos con un hambre de cuadritos. Minutos de indecisión (hey, si no somos indecisos no somos nosotros!) para ver para donde íbamos a comer o qué hacíamos. Al final terminamos yendo a un restaurancito ahí cerca de casa de Belle, porque el hambre de Carlos no lo dejaba ni pensar.

Y como «hambre que espera jartura no es hambre», los cheesburguers, baconburguers y demás quimeras se tardaron una eternidad -el tiempo en el que se beben 2 o 3 bohemias pequeñas-. ¿Por qué será que, cuando uno tiene hambre, una cerveza es el mejor «aguantate ahi»? Cuando la comida llegó, no duró más de 5 minutos en cada plato. En eso llegaron Alesi e Ivan.

Carlos pregunta que quién tiene la disponibilidad de un DVD player. Belle no lo tenía. Ivan había dejado su laptop en su casa. Yo podía armar una convocatoria para mi casa, pero tenía que consultarlo con el viejo primero, así que me separo del grupo para hacer la llamada. Suena una, dos, tres… nada. Lo que significa una sola cosa: mi papá tá fuera. Aún si estuviese allá, yo sé que él no tiene problemas con que yo lleve gente, así que vamos pa llá.

Minutos de indecisiones sobre qué vamos a hacer. Par de minutos más en casa de Belle. PM que quiere hacerme una vaina con el motor de arranque, pero logro salir a camino. Llegamos a casa y no dejo de reparar en que hay un grupo de vigilantes en la esquina… ustedes saben, después de mes y pico, ya es común ver los militares en las esquinas, pero en la mía no es algo diario (más bien en la de la 27 esquina 30 de marzo). Carlos se sorprende, pero ya para nosotros ese es el pan nuestro de cada día… ¿verdad que sí, Joan?

5 pisos más pa rriba, descubro que el teléfono no sonaba y el viejo mío andaba en rapilladera del techo de la habitación… ¡Oh, The drama! Sudé como un potro moviendo la TV de mi habitación a la sala y luego el DVD… un Dewars y un 7up contribuyeron con el abanico para bajar la temperatura, ¡que a pesar de estar en un quinto piso estaba infernal!

Pues bueno, vimos como va quedando el DVD de «La Cortina del Palacio» y unos cuantos extras adicionales, (una maldad mía: les puse uno de Panky y Los Manolos) y luego la consabida pluma de burro. Que si Cine Dominicano, que si esto, que si aquello, que los anónimos y que bla bla bla… en eso nos da la 1 de la mañana y los muchachos se van… yo los acompaño hasta el parqueo porque… bueh, esa esquina y el 2do piso de mi edificio son bien jodones.

La CR-V de Carlos estaba en su sitio todavía… demos gracias a los militares por ello. Ya hacía rato que PM estaba guardado en el parqueo del frente (porque si me dan las 10 y no lo he entrado, literalmente me quedo fuera). Los muchachos entran, con dificultad, en el vehículo y se van. Cuando yo enrumbo camino hacia la escalera, pasó el suceso que titula esta catarsis: uno de los militares apura el paso y se acerca a mí:

– «pana, pana, excúseme, yo sé que usted tiene prisa y sueño pero… ¿usted nos puede conseguir un poco de agua?»

Por las insignias me dí cuenta de que era un sargento mayor. Me extendió un vasito de foam y una botella de kola real de las chiquitas. Usualmente yo suelo ser muy picky, pero algo dentro mío me dijo que esto podía ser un buen karma. Subí mis 5 pisos, lavé el vaso y la botella, le eché el poquito de agua que nos quedaba y volví a bajar.

El hombre me estaba esperando en la escalinata. Desde que me vió llegar, subió a la segunda, como para ahorrarme el resto del trayecto. Me preguntó que si yo trabajaba y otras vainas… el asunto es que subí pensando en que… bueno, pensando que «qué bien se verá esto en Catarsis, un guardia bajando la guardia porque los 150 pesos de viático diario no le alcanzan».

Por suerte ayer, cuando doblaba hacia la Barahona desde la 27 para el parqueo (los guardias se ponen a franquear justo frente al parqueo), se oyó una voz que -cuando me detuvieron y mientras yo le hacía señas de que iba a entrar a parquearme- dijo: «ese e periodista, abranle paso!».

No, no era el mismo sargento… y claro, tuvo mucho que ver el hecho del enorme letrero de «PRENSA» que le puse hace como 3 meses a PM, precisamente para evitarme los franqueos. Por lo visto, sí funciona.

Nada, estas son las noticias por ahora. Ayer, Leonel estuvo hablando en mi universidad, y mientras eso ocurría yo estaba de lo más quitado de bulla en la rueda de prensa de la VIII Muestra Internacional de Cine de Santo Domingo. Y como la ocasión amerita su respectiva crónica social, por allá me encontré con Desirée (¡saluuuuudooo!), Pinky Pintor, Fausto Rojas, Teo Terrero (me dijo que tiene un blog, voy a ver si lo ubico) y ¡hasta con Joel Benedicto! ¡santísimo, desde la Feria del Libro sin haberlo visto!

En otras informaciones, CR llegó ayer desde NY con su hermana… Todavía me estoy riendo de las ocurrencias mientras hacíamos el ritual de «unpacking».

Saludos a todos desde la fría redacción. Mañana me espera un «viajecito» a Bahía de Las Calderas y en el fin de semana otro para Bávaro. ¿Se acuerdan de CILA 2005? Pues… ¿adivinen a quién le tocó la pela este año? Adivinaron… a mí. La única ventaja es que me iría de viernes para domingo… y que en esta oportunidad Dorys está en Punta Cana, así que no me voy a aburrir tanto.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

"La vida, la hermosa y breve vida…"

No estoy muy de ánimos para escribir en estos días…. y por lo general, tampoco hay muchas novedades, salvo el stress laboral… Ah si! Y que doña Phoenixza regresó. Así que dejaré que la música y las visuales tomen por asalto mi Catarsis.

Sean felices. Mientras tanto, Catarsis Catarsis

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo»