La prevención es la clave

Hoy es primero de diciembre. Aparte de que ahora los días que le quedan al mes son los mismos que le quedan al año para expirar, la fecha tiene mucha significación para todos aquellos que bregamos con los temas de salud sexual y reproductiva y VIH/Sida. Hoy se conmemora el Día Internacional de Lucha Contra el SIDA, la pandemia del siglo 21 y un mal que nos obliga a atacarlo por distintas vías.

Porque el Sida no es simplemente una enfermedad de transmisión sexual. Es algo más allá. Es un resultado de una serie de situaciones sociales que deben atacarse de raíz si de veras queremos enfrentar este mal.


Como nos dijo Alberto Fiallo, ex director del Consejo Presidencial del SIDA (COPRESIDA) en una conferencia-taller para periodistas sober el tema, «No puede haber una respuesta centralizada frente al Sida». Por eso, agrego yo, la propuesta de Respuesta Nacional se enfoca hacia todos los segmentos de nuestra sociedad, porque nadie puede quedar fuera.

Para quienes no lo saben, nuestro país posee unos niveles de seroprevalencia bastante elevados, de un 1%, hacia 2002. En otras palabras, que de 40 mil a 50 mil personas viven con el VIH en el país. De ellos, las poblaciones más afectadas son las trabajadoras sexuales, los hombres que tienen sexo con otros hombres y las mujeres.

Esto nos convierte en el tercer país con el mayor nivel de prevalencia de Sida en el área del Caribe, seguido de Haití y Bahamas. (datos de la ENDESA 2002).

Uno de los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio para el desarrollo soetenible (ODM) es precisamente el de disminuír los casos de Sida hacia el año. Para ser más específicos, se proponen haber detenido y comenzado a reducir para el 2015 la propagación de la pandemia.

Sin embargo, por más campañas anuales que se realizan, por más lacitos rojos colocados en el pecho de todos nosotros, por más educación que tratamos de llevar a las poblaciones de alta vulnerabilidad, los niveles de seropositividad siguen aumentando, en lugar de disminuir.

Hoy, el día mundial del Sida nos obliga a pensar en que la mejor estrategia para evitar la propagación del VIH/SIDA es prevenir. Es protegerse. Hay miles de formas de hacerlo, desde la abstinencia hasta el uso de preservativos, contando la siempre necesaria fidelidad.

No podía dejar pasar el día de hoy sin hacer este comentario. Es necesario que a diario hagamos conciencia de que nuestra generación (los nacidos después del 81) está condenada a ser «La generación del Sida», y hay que tomar acciones para no contagiarse.

Otra cosa, si usted conoce a alguien que viva con el VIH o el SIDA, no lo denigre. Como dijo una campaña por ahí una vez: «Con SIDA o sin SIDA se tiene derecho a la vida».


Catarsis Catarsis

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s