Hace dos años

La fecha fue como a propósito, un 17 de marzo del 2005, cuando se cumplía un aniversario más del horrendo asesinato del colega Orlando Martínez frente a la UASD a manos de un grupo de intolerantes que «no querían matarlo, sino darle una lección».

Sin embargo, la intención de «meterme en esto de los blogs» no fue influenciada por la fecha. Más bien fue un estímulo repentino y momentáneo, luego de ver «la fiebre» de muchos de mis relacionados (sí, yo también sucumbí, en palabras de gammita)

En aquel entonces, escribí: El carácter de esta «Catarsis Diaria» es meramente informativo. No menos puede esperarse de alguien que ve sus dias pasar en una fría redacción de paredes color rosado con luces fosforescentes apuntándolo.

Con el paso de los años, este pequeño boletín informativo sobre mis actividades diarias, casi equivalentes a crónica social personal, ha ido evolucionando. Uno de esos pequeños detalles es el de mi propia identidad, puesto que antes firmaba «Phoenix Díaz» (claro, aunque todo el mundo sabía que Phoenix era Alexéi y viceversa) y desde hace unos meses decidí darle un descansito a mi alias y dar completamente la cara ante todos ustedes.

Está claro, el ser humano es un animal en constante cambio y por igual todo cuanto le rodea. En estos dos años he pasado a formar parte de una comunidad y a asumir el blog como un elemento más de la comunicación masiva, generada por usuarios normales y para usuarios normales… ¡hell, si hasta una conferencia y un taller sobre el tema me ha tocado impartir!

Sé que ahora es que me falta por aprender, y a tales fines estoy preparando algunos «golpes», de los cuales les estaré hablando conforme pasen los días, porque no he confirmado nada aún.

Quería celebrar este segundo aniversario con una serie de cambios. Sin embargo, me agarró marzo y las miles de ocupaciones de mi profesión, más la propia universidad (y mi vida personal que succiona tiempo a manos llenas) no me dejaron siquiera dar el primer paso.

Prometo, pues, en esta fecha pseudo-histórica, que los mismos vendrán con el paso de los meses. Tal vez para mi cumpleaños estrenemos nueva casa y nuevo diseño.

Mientras tanto, seguimos aquí, al pié del cañón, escribiendo sobre lo que vemos y lo que no nos quieren enseñar, defendiendo, como dije una vez «nuestro derecho a la alteridad».

Gracias sinceras a todos los que han leído estos dos años de Catarsis Diaria. Para todos ustedes mi compromiso de que siempre defenderé mis verdades con la propia vida si fuese necesario.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».