Sudó frío

“Sudó Frío”

A Martha Sepúlveda, en la esperanza de que despertarás para leer esto conmigo y reír recordando este episodio

Él le había prometido darle un regalo, pero con una condición: que tenía que jurar llevarlo puesto durante todo el día, sino se rompía el trato. El ofrecimiento sorprendió a todos los colegas que nos bebíamos la playa a gotas de piña colada y provocó las más diversas suposiciones.Karina tembló. ¿Y qué regalo sería? La idea de que podía ser algún juguete erótico o una pieza de ropa comprometedora le impedía responder afirmativamente. Sin embargo, la insistencia de Johan prendía a otros, incluido yo. Después de todo, lo especial del presente era que lo había adquirido en Haití, “y desde que lo vi me acordé en ti y te lo compré”.

Dudas, incertidumbre e indecisión… con unos cuantos chistes “in between”. Johan rompió el tedio y partió, en compañía de otro compañero, hacia el hotel, raudo y veloz. Frente al mar, continuábamos todos los demás haciendo hipótesis sobre qué podía ser el misterioso objeto.

¿Y Karina? Hecha un manojo de nervios. Sonriendo tímidamente y con dificultad, pero con el temor oculto de ser víctima de una vergüenza pública. ¿Acaso era eso? ¿Sería capaz Johan de regalar a la tímida e inhibida relacionista pública una tanga escandalosa… y encima obligársela a usar (¡El horror!) por el día completo?

Aquellos diez minutos iniciales se prolongaron, y estoy seguro de que para Karina fueron siglos enteros. Sudó frío, sí, y sus ojos tornaron en blanco cuando aquel perfil bajito, de largas trenzas y pantalón corto hizo su aparición de vuelta al gazebo…

No estaba sólo. Una funda negra le acompañaba esta vez. Pidió a Karina que cerrara sus ojos y no mirase hasta que colocara el objeto sobre sus manos. Nadie sabe cómo aceptó. Lo cierto es que cuando tuvo entre los dedos aquel sombrero de vacacionista, el sudor del temor se convirtió en una sonora carcajada que encontró coro en todos nosotros, periodistas que disfrutábamos de un “finde” lejos del mundanal ruido.

(Acontecimiento ocurrido en un famtrip de periodistas hacia Playa Dorada, Puerto Plata. Martha estuvo presente cuando ocurrió y yo prometí escribir la historia parafraseando su estilo de la última página de Pandora, como una muestra de aprecio y admiración por ella y su particular forma de narrar)

Alexéi.
29/03/07

Señores. Yo no soy el más creyente, pero les pido a ustedes que incluyan a Martha en sus oraciones. Mi querida colega, alguien que se acercó a mí una vez para decirme que le gustaba mi estilo de redactar, está hoy en CEDIMAT, víctima de un infarto. No quiero dar muchos datos (sobre todo porque no los tengo), pero el asunto es bastante complicado. Por favor, pidan por ella.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

2 comentarios en “Sudó frío

  1. Chocante esta cosa… ofrezco mis oraciones a ella, que como periodista -y aunque no tenga el privilegio de conocerle personalmente- está en el corazón de muchas lectoras y de muchos más.

    Espero que se recupere y espero que en todo el aspecto de la palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s