Porque yo no soy invisible

no soy invisibleSoy dominicano. Soy periodista. Soy un ciudadano. Soy blogger. Al menos desde los últimos dos años para acá.

He impartido conferencias sobre el tema en lugares como la novena y décima Feria Internacional del Libro Santo Domingo, y también he sido docente sobre el tema de creación de blogs a periodistas en San Juan de la Maguana y Nueva York, aparte de ayudar y asesorar en la creación de esta herramienta digital a muchos amigos y relacionados.

Sigue leyendo

¡Felicidades!

«La maternidad es un acto de amor, la paternidad un acto de fe».

Felicidades a todos los padres bloggeros en su día y felicidades a un hombre cuyo apellido me honro en llevar y que representa un reto para mí cada día: mi papá Jesús Tellerías.

Ayer viajé al pasado

la V y yo 

Ayer, por unos instantes, fue 2001-03 de nuevo, «all over again». De repente, las emociones de aquellos días cobraron vida y me llegaron profundo, bien dentro. Las personas, la música, aquellos días cuando todos los fines de semana había algo que hacer y cuando vocear «vamoasécooooroooo!» era el grito de guerra que atravesaba nuestras gargantas.

Ayer, las míticas ocho puertas de la José Reyes volvieron a ser las de siempre. Parecía como si no hubiese cerrado, y abierto nueva vez para volver a cerrar y abrir para convertirse en un restaurante para volver a cerrar… y abrir una cuarta vez, en un esfuerzo de no morir. Nada de eso. La esencia se mantenía intacta.

Sigue leyendo

¡Felicidades Heidi!

 Ustedes no saben lo feliz que me hace saber que Heidi Rodríguez retuvo el oro en Karate femenino de Río 2007… ¡no se lo imaginan! Yo la conocí en los afanes previo a los PANAM 2003, en un Centroamericano de Karate, y siempre me mantuve dándole seguimiento.

Recuerdo que en el acto de clausura nos encontramos y yo la ví tan orgullosa con su medalla de oro y nos dimos un abrazo de felicidad mutua. Ella, porque había logrado coronarse con la gloria olímpica panamericana en un año que requeríamos buenas noticias, y yo feliz de conocer a una de las 10 medallistas de oro dominicanas de aquel maravilloso año.

Sigue leyendo

Crónica de un viaje no planificado

(Con este post inicio -luego de unas cuantas sugerencias en el día de ayer- una nueva categoría en Catarsis: «Memorias de viajes». Esto no piensa hacerle competencia a las de Carmenchu Brusiloff en el Listín, ni nada por el estilo, sino es más bien una reseña de las cosas que me han pasado durante los trayectos por aire, tierra y hasta mar de mis par de lustros de vida)

Las Terrenas

Mi último trabajo antes del actual era en una empresa que ofrecía servicios de análisis de medios. Allí, me desempeñaba como «analista asistente», que más bien significaba tomar todas las noticias (nacionales y económicas) de dos periódicos y hacer un pequeño resumen que se enviaba vía email a los analistas de verdad para elaborar la «señal política o económica del día y la semana». Por el tipo de trabajo que hacíamos, teníamos que trabajar media tanda los sábados.
Sigue leyendo

Seguimos con Richardson y Margaret

El compañero de trabajo (y de bebederas) Pachico Tejada, publica hoy una nota muy interesante que deja ver (a los que no la conocen) el inmenso corazón y el sentido del arte que tiene nuestra amiga Margaret Sosa, quien se encuentra «retenida» (no utilicemos el término presa por favor) en Tarija, Bolivia, acusada injustamente de provocar disturbios (sí, este es un término muy subjetivo y apasionado, me estoy tomando esa libertad).

Pachico cita unas declaraciones de Alfredo Caraballo, de la Bienal de Teatro Grupal, quien se ha estado comunicando con los muchachos. Quiero incluír estas aquí.

«los jóvenes actores reciben comida de los moradores de la comunidad, quienes se han solidarizado con la causa de los artistas dominicanos«.

Me siento orgulloso de considerarme amigo de Margaret. Me agrada saber que, aún en la oscuridad de los problemas por los que están atravesando allá, ella ha sabido mantener intacto su espíritu de solidaridad y decidió hacer arte, incluso en las peores circunstancias.

Hacia ella y hacia Richardson vayan mis deseos de que todo se solucione hoy.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

26 de julio

 

Esta no es una fecha patria. Pero sí histórica. Quiérase reconocer o no, un día como hoy, pero del 1953, América Latina dejó de ser la misma para siempre. Hoy, como siempre, los grupos de izquierda dominicanos dejarán por unas horas las diferencias y se reunirán, junto a la misión diplomática cubana acreditada en el país, a partir de las 7:00 de la noche en la Sala Manuel Rueda.

«Puede que algún machete
se enrede en la maleza
puede que algunas noches,
las estrellas no quieran salir
puede que con los brazos
haya que abrir la senda
pero a pesar de los pesares,
como sea, Cuba va»
P. Milanés, S. Rodríguez y N. Nicola. – «Cuba va»

¿Que no sabes qué pasó un día como hoy? «the allmighty wikipedia» te lo pone fácil aquí.

Increíble

 

Ayer, mientras veíamos las noticias en casa, nos llegó una noticia que simplemente mi papá y yo no pudimos creer. Y sabía que la tendría que comentar al día siguiente, aprovechando que alguno de los medios escritos o digitales lo iba a reseñar.

Era en referencia a un convenio que la secretaría de las Fuerzas Armadas firmó con una concesionaria de servicios de telecomunicaciones llamada «Wind Telecom«, con el propósito, según la nota de prensa que he tomado prestada acá en el periódico para comentar la noticia, de «apoyarse mutuamente en el uso de los sistemas e instalaciones de comunicación en ambas instituciones». (si visitan el link de la compañía, se darán cuenta de que todavía está «en construcción»… mala señal)

Pero si es increíble lo que este convenio se trae entre manos, mucho más increíble es que esta información no haya salido publicada hoy en ninguno de los periódicos (ni siquiera en el que yo trabajo) y que ninguno de los programas que adoran la polémica (v. «Gobierno de la mañana») se haya hecho eco de un asunto que involucra la tan cacareada «seguridad nacional» de la que se ampara Diandino para no decir nada respecto al caso del Metro de Santo Domingo.

Sigue leyendo