Porque nos encanta un bulto…

La verdad es que los dominicanos hacemos un «bulto» de unas dimensiones desconocidas con cualquier «quítame esta paja». La mejor muestra la he visto en estos últimos días con el bulto que han hecho con la estatua de Winston -Chilote- Llenas en los jardines del Monumento de Santiago.

Según he podido leer en Cristal y Colores y ha sido comentado por La Revista Digital, los santiagueros le han estado «dando duro a la sin dientes» al observar que la estatua, ubicada en una de las áreas del jardín dedicada al mil veces glorioso equipo de las Águilas Cibaeñas, habían colocado a Llenas en una pose, por así decirlo, «amanerada».

(Y no voy a decirlo en un lenguaje más llano, aunque aquí aplicaría lo de «Suchimbo«).

Sigue leyendo