¡Santiago poi la pita!

Muchas cosas que comentar.Conocí a una gran parte de los que hacen «vida bloggera» en Santiago, aparte de reencontrarme con Emily.
Volví al Centro León luego de casi dos años sin dejarme caer por allá.
Pude ver el Monumento reparado (aunque sin la estatua de chilote, que ya la retiraron para ser cambiada)
A Manuel lo pelaron frente al hotel donde nos quedamos… que no era el Monterrey (¿Oiste, Darío?)
Me dí «la desconectada» de mi vida… más de 12 horas sin siquiera revisar mi correo
Pasé por «el carrito de marchena», aunque la impresión no fue la mejor
Probé, ¡por fin!, lo que es una Yaroa
Pero, sobre todo, ¡la pasé de maravilla!

Yo no tiré muchas fotos, pero pueden encontrarlas por aquí. Sé que todos los que nos involucramos en este coro (tanto los de allá como los de aquí) irán escribiendo sus valoraciones.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Mariela y Olga… ¡felicidades!

Crédito foto: DIARIO LIBRE 

Un nuevo inicio de semana, y antes de que se inicien las actividades en este blog (un poquito tarde, porque la mañana ha tenido tremendo ajoro) quiero felicitar a dos colegas que han alcanzado una meta interesante: a Olga Agustín, con quien compartí sueños en Periodismo Televisivo con el profesor Agustín Cortés y a Mariela Mejía, una de las integrantes de la primera generación de Periodistas Por Un Año aquí en el periódico, las cuales -junto a Wanda Mejía-, han sido merecedoras de una beca que la Fundación Diario Libre otorgó para que cursen una maestría internacional en Periodismo en la University of Miami. Muchachas, ¡me siento muy orgulloso de su éxito!

Catarsis Catarsis.