¡Tituá!

Qué fuerte!

Ayer, mientras Joan y yo regresábamos de una serie de diligencias de aquel lado del puente, nos encontramos con esta estampa en la 27 de Febrero, cerca de la Duarte. No nos quedamos mucho tiempo como para averiguar qué fue lo que pasó, pero las fotos hablan por sí solas. Me imagino que el estruendo habrá asustado a las «habitantes nocturnas» del área… porque andaban a 2 por chele por ahí. Vean más fotos aquí.

El «anticristo»

El Apocalipsis dice algo así como que la bestia tendrá una marca en la frente y que su número es el 666. Aquí en esta foto no se puede ver bien el número escrito por alguien (no Aylan, sino alguien más) que no tenía muchas ocupaciones y le entró como la conga al pobre «Miki el que resuelve». Cosas veredes de nuestra política ficción.