37 años después

Amn Abel

Se le llamó «El crímen de Las Mercedes», por coincidir la fecha con la de la patrona de los dominicanos. Un día perdido en los 12 años de sangre y fuego post trujillista a la que Balaguer reacostumbró al pueblo.

La víctima era una de las jóvenes promesas de nuestro país, quien sacrificó su vida como ingeniero y «muchacho de clase media» para dedicarse al activismo comunitario y organizar a las clases más marginadas de nuestro país. Su único delito fue ser joven y enfrentarse al status quo.

Sigue leyendo