37 años después

Amn Abel

Se le llamó «El crímen de Las Mercedes», por coincidir la fecha con la de la patrona de los dominicanos. Un día perdido en los 12 años de sangre y fuego post trujillista a la que Balaguer reacostumbró al pueblo.

La víctima era una de las jóvenes promesas de nuestro país, quien sacrificó su vida como ingeniero y «muchacho de clase media» para dedicarse al activismo comunitario y organizar a las clases más marginadas de nuestro país. Su único delito fue ser joven y enfrentarse al status quo.

Tuvo que esconderse para guardar la vida, pero las fauces de la Policía de Nivar Seijas encontraron a Amín Abel Hasbún un 24 de septiembre de 1970, junto con su mujer, embarazada de 6 meses, y su hijo.

No hubo forma de escapar de esa casa de dos pisos en Villa Juana, porque estaba rodeado. Amín se entregó, pero quedar preso no fue suficiente. La bestia quería sangre y, mientras lo bajaban por la escalera, un tiro le segó la vida.

De eso hace hoy 37 años. Hoy, que los políticos de las tres grandes fuerzas reivindican con sus acciones el accionar del «Padre de la Democracia» y que la mayoría de los jóvenes universitarios desconocen a toda esa generación de personas cuyo único delito era pensar diferente, recuerdo a Amín con su eterna sonrisa, esa que lo mantiene siempre vivo entre quienes lo tenemos presente.

Esa misma sonrisa que, a través de los afiches del FELABEL y el MPD me recuerda que los revolucionarios nunca desaparecen, que si «aún cuando estemos muertos, nos quedarán los huesos para que sirvan como asta de bandera».

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

8 comentarios en “37 años después

  1. estos son los verdaderos heroes de nuestra patria. personas que han sido grande en la historia y nombres que siempre tendremos presentes por su ejemplo de lucha, de valor, por el riesgo que tomaron al elegir luchar en pro de la juventud y la democracia nuestra.

  2. Casualmente, hoy yo también hice referencia ese período triste y oscuro de nuestra historia. Cuando pienso en los dictadores, especialmente en Balaguer, Trujillo, Pinochet y Videla, me lamento que el infierno sólo sea un mito, porque ésa sería la última esperanza de vencer la impunidad; y sin embargo, también en el más allá se hicieron impunes. ¡Qué lástima que ese infierno cruel que nos predican no exista!

  3. esto me acuerda que ¨no soy quien quiero ser¨, que la mayoria de veces callo para no chocar y que cuando choco por no callar me dejo convencer de que debí haber callado,
    cos invito a retomar sus controles los que al igual que yo estamos callando montados en el mismo tren al ritmo del gobierno y de lo que le da la gana a la gente adultocentrica,
    os invito a la autenticidad,

  4. Hace poco en un cyberCafe, le pregunte a una muchacha de algunos 19 años si sabia que quien era ese que estaba en el poster (Amin tal como lo tienes en la imagen ariba) y me dijo

    – Que se yo, algun cantate de de boleros viejos.

    en serio, me dijo eso.

  5. Por eso tenemos tanto profesionales mediocres y sin consiencia social, por eso estamos como estamos, segun vi en el periodico no recuerdo el numero esacto pero muchos estudiates de la UASD en la capital no saben quien es Amin Abel.

  6. Recordar a Amín es una manera de no olvidar la historia que comúnmente nos quieren borrar. Pienso que el ejemplo de él y otros más debe darse a conocer y seguirse, dentro de la realidad que nos ha tocado vivir.

    Y si, Helen, si existen jóvenes comprometidos. Lo que pasa es que nos quieren hacer creer que no. A mirar a nuestro alrededor nos damos cuenta que hay mucho que hacer…hagamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s