Para que quede bien claro

Estoy, como diría la sabiduría popular «que me pinchan y no boto sangre», y quiero encargarme de dejar claro por la única vía que tengo realmente libre de cierta situación de la que pretenden hacerme víctima un grupo de personajes de mi universidad, buscando armar un ciclón dentro de un vaso de agua.

Ante todo, les explico. Desde hace unos meses he estado recibiendo una serie de emails de un «grupo profesoral» clandestino llamado «TRANSPARENCIA UASD». Los mismos son ácidas críticas a la gestión de Roberto Reyna con informaciones claras y directas, principalmente en lo relativo a los más de 40 viajes que el rector ha realizado en estos dos años y medio de gestión.

Sigue leyendo