Frase que ha dado vueltas, esa…

En uno de esos taleres que se realizó aquí en el periódico durante mi primer año, recuerdo uno que me hizo cambiar mi incipiente carrera de manera definitiva, y me hizo empezar a ver los movimientos en nuestros medios con visión crítica. Me estoy refiriendo a una conferencia de Noris Céspedes sobre los errores de estilo más comunes al momento de escribir.

Hubo, en particular, una «muletilla» (término empleado para referirnos a frases de apoyo que se utilizan con exageración) que me hizo temblar al reconocerme como «usador» de la misma en una cantidad exagerada de veces. Me refiero a la frase «lo que».

Ejemplo práctico: Ayer, en un programa de televisión, la conductora (me ahorro detalles, porque aquí importa el pecado, no quien lo comete) se destapó de la siguiente manera: «bueno, aquí estamos en lo que es su programa XXXX, gracias por su sintonía y después de los comerciales vamos a ver lo que es el reportaje de noticias, además de XXXX, que viene con lo que es su sección de cultura, a la que nos tiene acostumbrados».

Estoy seguro de que muchos de ustedes la han usado también de modo casi exagerado y sin darnos cuenta. En mi trabajo, he llegado a la conclusión de que la misma aparece con exageración si se está en una entrevista, conferencia de prensa o una actividad, digamos, «seria», ahí uno ve cómo lo «masacran» utilizándola más de 4 veces por segundo.

Segundo ejemplo: Encuesta de Diario Libre AM sobre el mundial de Fútbol Alemania 2006: ¿Cuál equipo cree que ganará la copa? Uno de los encuestados respondió: «Bueno, yo creo que ganará Brasil, ya que ese país es una potencia en lo que es el fútbol».

¿No creen ustedes que sin el «Lo que» la idea de esta persona se hubiese mantenido exactamente igual? 

Ahora bien, ¿por qué usamos tanto esa muletilla? Analizando el asunto durante todo este tiempo, he llegado a la conclusión de que a nosotros nos gusta «decorar» las palabras que decimos.

Por eso, al agregar «lo que» frente a cualquiera que sea el concepto a mencionar, busca brindarle «ditingancia» (palabrita que escuché una vez) a la idea expresada de modo oral o escrito… cuando la verdad es que las muletillas suelen denunciar todo lo contrario.

En fin. A ustedes que ya han leído esto, les recomiendo lo mismo que yo hice: léanse y escúchense hablando… y traten de suprimir esta incómoda muletilla, que se une al «ya que» y otras más entre las cacofonías más usadas por nosotros en nuestro idioma.

(vaya tema con el que me dió para empezar la semana, ¿eh?)

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

6 comentarios en “Frase que ha dado vueltas, esa…

    • En lugar de adornar, los que dicen «lo que es», «lo que fue», «lo que viene siendo», etc… Denotan su falta de cultura. Hay personas que usan esta expresión 10 veces por minuto… Yo no soporto escuchar a alguien así.

  1. Alexei: pasa que en tv y/o en radio aparecen muchas personas con poco léxico (creo que los comunicadores deben hacer el propósito de leer un poco más); entonces consiguen imitadores con menor cultura y por ahí se va la cosa. Porque el mal ejemplo es brutalmente contagioso (yo vivo viendo novelas y nunca se me ha contagiado la buenamozura de las protagonistas, pero sí su estupidez).
    Encomio tu decisión de revisar tu vocabulario y de incentivarnos a lo mismo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s