Playa Dorada, 5:30 PM. Un espectaculo-performance individual

As la vieron los ojos de mi camarita en Playa Dorada

 

(Homenaje a Martha Sepúlveda, a un año de aquel viaje)

Esta arena no es la misma que fue testigo de tu paso por estas playas. Sin embargo, la imagen paradisíaca que la costa Norte ofrece al deleite visual continúa siendo igual.

Ha pasado un año y, aunque la casita de campo turística está unas cuantas millas más al norte, o al este, o al noreste… ¡Qué se yo!, la cámara digital que es la memoria sigue enviando señales como si este fuera el lugar.

La verdad es que recordarte se vuelve obligatorio al llegar aquí. Máxime cuando uno decide voluntariamente traer a la mente aquellos días cuando nos reíamos juntos de la ocurrencia de Johan con Karina y de lo bultera que se había vuelto Miguelina al decir durante el viaje que “aquí no va a dormir nadie”, para ser la primera que cayo horizontal, rendida de las cuatro horas de dar rueda o simplemente por “cosas de la edad”.

Sigue leyendo