El incidente «Yo no sé» (I)

 Hace un par de añitos (casi 20 el próximo año), a mis padres se les metió en la cabeza el buscarme formación musical algo que, si bien no resultó como ellos esperaban, les agradezco infinitamente porque influyó en el personaje que soy hoy en dia.

Pues bien, la cuestión es que yo vine entrando a un proyecto de enseñanza de violín de la Escuela Elemental de Música «Elila Mena», que cuando eso estaba en Gazcue, al lado del antiguo conservatorio (hoy día, ahí se encuentra la Escuela Nacional de la Judicatura).

Este proyecto, que se llamó «Taller Orquesta de Cuerdas» consistía en un grupo de jóvenes que aprendíamos a ejecutar violín, viola y cello al mismo tiempo que preparábamos diferentes composiciones. Recuerdo que la primera fue un tango llamado «Beso del Fuego».

A mí me asignaron a los segundos violines (muy ápero, en esa canción nada más había que repetir como 8 veces Re y luego ocho veces La para entonces pasar a Sol sostenido otras ocho veces y luego finalizar con Re La Re y ya)

Luego, nos tocó «Twinkle Twinke Little Star» (que yo nunca llegué a aprendermela bien hasta un par de meses más tarde), el Himno Nacional y otra pieza que ahora mismo no me acuerdo…  ya me acordé, era el Fur Elise.

A mí me divertía mucho ir a mis ensayos de lunez y miércoles a la «Elila«… si mi memoria no me falla, yo tenía 8 años (sin cumplir todavía) y me encontraba realizando el tercer curso de primaria en la Escuela Realidad Infantil (ERI… mis peores recuerdos escolares fueron durante ese fatídico año escolar 1988-89).

Pero sigamos con los hechos. Quien nos dirigía era un violista yugoslavo de la Sinfónica llamado Miomir Macksinsev, que estaba casado con una pianista norteamericana, quien también nos ayudaba durante los ensayos.

No sé ahora, pero en aquel entonces era normal que los miembros de la OSN impartiesen docencia (casos como el actual concertino Pavle Vujic y Zsedana Radzyosovic –creo que era así que se escribía– cuyos letreros veía en unas aulas especialmente reservadas para ellos)

Teníamos un pianista, estudiante de la escuela, que nos ayudaba a llevar el ritmo y la melodía (eventualmente, él también se convirtió en integrante formal de este taller orquesta)

La cuestión es que el tiempo fue pasando y a la directora de la Escuela, Bernarda Jorge (quien ahora es la directora general de Bellas Artes) se le ocurrió la idea de proyectar este intento de enseñanza hacia afuera. Y la mejor forma era presentándonos en «El Gordo de la Semana».

Como en la segunda o tercera semana de abril nos dieron la carta para nuestros padres. La misma informaba sobre la presentación y nos establecía unas cuantas pautas del vestuario: pantalones de tela color negro, camisa blanca mangas largas y un corbatín negro (incluían una muestra de la tela para que el color fuese el mismo). Fecha: 14 de mayo del presente 1989.

Los ensayos continuaron con fuerza, y a todos nos hacía ilusión el hecho de que ibamos a aparecer en televisión. Era, al menos para mí, la primera vez que nos iba a tocar ver la pantalla desde donde se hace.

(No es que esta sea la nueva tendencia en la blogósfera dominicana, pero esta historia continuará…)

7 comentarios en “El incidente «Yo no sé» (I)

  1. Pingback: Te extrañaremos | Catarsis Diaria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s