Aeróbicos a las tres de la mañana en medio de la Autopista Duarte

Hay una mujer en medio de la calle, absorbiendo lentamente el frío de esta madrugada. Su blusa de tiritos rojos no brilla con la luz del carro. Tal vez sea la curtiembre.

Son las tres de la mañana en Villa Altagracia y todo el territorio nacional. La mujer nos hace señas, casi como si ejecutara marineros en el patio del liceo nocturno, para que nos paremos.

De la experiencia sólo nos queda el susto de encontrar a alguien en semejante lugar a esa hora… No quisimos pararnos a averiguar cual era la razón de su tristeza o preocupación.

Preferimos continuar vivos y sanos.

(Gracias a Harry y a Frank por la idea del título para este thread, y a Nguyen por reirse de mis chistes malos)