La UASD aún está a tiempo

Reproduzco íntegramente el contenido de la “Trinchera Profesoral” número 245, editada por el profesor Facundo Acosta, que me llegó a mi correo hoy. Me imagino que se estará distribuyendo en el recinto universitario durante el día, tratando de influenciar a los indecisos.

Lo pongo aquí como testimonio de lo que le va a esperar a la UASD si, como me estoy temiendo, se impone la irracionalidad. Aquí ya no es cuestión de “clanes”, ni de “grupos”. Es cuestión del modus operandi de un segmento de nuestra universidad al que han dado por llamar “El Comején”, que busca eternizarse.

Es la mediocridad uasdiana que quiere inclinar la balanza completamente para terminar la labor de retroceso. Por el otro lado, los hechos de una candidata cuyo único pecado fue el de no estar autopromocionándose para “que la vieran”, situación que la convirtió en una “líder sin alcance”. ¿Cuándo vamos a seguir eligiendo autoridades por “carita”, como si esto fuera un concurso de belleza?

Ojalá que estas palabras lleguen donde tengan que llegar. Porque aún estamos a tiempo. Si no, pues en tres meses ya estarán arrepentidos unos cuantos, y al cabo del año lo estarán todos. Yo no, pues me arrepiento desde ahora mismo… o, mejor dicho, no puedo arrepentirme de lo que no apoyé.

Les dejo con Facundo. Les advierto, es extenso, pero no tiene desperdicios.

 Tú puedes cambiarlo todo con tu voto en la segunda vuelta

Hace ya muchos años, estamos escogiendo rectores, por emoción grupal, por la embriaguez de los números de la 1era. Vuelta o por la embriaguez partidaria.

Ya hace mucho tiempo que los programas son colecciones de habladurías insulsas, repetitivos, fotocopias, reciclajes de ofertas absurdas e inorgánicas.

En cada proceso electoral, terminamos con un carnaval de volantes, afiches, y cherchas, procurando levantar el edificio del clientelismo.  A propósito de clientelismo, el presente proceso electoral culminó convertido en el más asqueante mercado de  compras y ventas. ¡Oh paradoja!, compra y venta de educadores, de académicos, de profesionales, de intelectuales.

Al grito de “¡Que hay pa’ mi!, si te apoyo”, hubo una grotesca romería de todos los segmentos que de algún modo vieron mermadas las posibilidades de que la voluntad popular se aposentara en sus predios.

Después de la 1era vuelta, las cosas fueron más grotescas, como grotescos fueron diferentes pactos y sus resultados.

Pero después de todo lo que hemos visto, oído y comprobado en las últimas semanas, en los últimos días y en las últimas horas, todavía queda un poquito de vergüenza y todavía quedan personas para dejar oír su voz antes de la segunda vuelta.  No una voz para jugar con los artificios de los números, no será la voz para encender la llama del fanatismo político, sino una voz para decir dos o tres verdades que si llegaran a los oídos de los votantes consientes, las cosas podrían cambiar notoriamente y la UASD comenzaría otra época.

Conocemos al dedillo a cada candidato de cualquier puesto; conocemos su colección de papeles promocionales, pero conocemos mejor su práctica, su trayectoria, su comportamiento y su actitud frente a la academia y frente a los uasdianos.

Decía Emma Polanco con mucha propiedad ante la prensa, que había dos caminos claramente delimitados: el continuismo exactamente igual, con los mismos actores, y el cambio (Change, como pregona Barak Obama en su consigna).

¿Para que tú votas, para dejar las cosas iguales o para cambiarlas?

¿Para que te postulas, para corregir errores, suprimir vicios o mantenerlos?

¿Para que tú aspiras,  para hacer lo mismo que hacías o para autocriticar tus errores y enmendar tus pasos?

¿Qué tu hiciste en estos tres años o más? ¿Lo hiciste bien o no hiciste nada?

Estas preguntas debieron estar en la mente de los votantes en la 1era vuelta y deben de estar presentes por igual ahora en la segunda vuelta, salvo el caso que querramos pecar de autómatas o de minusvalidos intelectuales.  Estas preguntas son pertinentes en estos momentos de turbulencias conductuales, embriagueces y cegueras de una colectividad académica  que puede estar nadando en las aguas de la confusión o del partidarismo.

  Si evaluamos someramente el desempeño, comportamiento y conducta de Emma Polanco y Franklin García Fermín, para de ahí inclinar la voluntad y dirección del voto en la segunda vuelta encontraríamos inmensas disparidades, dos vidas y dos caminos diferentes en la academia.

Emma fue perseguida y hostigada por la gestión; perseguida por su conducta en el Consejo,  por su rebeldía ante mil diabluras que vio, oyó y censuro durante los tres años de esta gestión.  En cambio García Fermín fue el ungido, el protegido, el niño mimado de Roberto Reyna.  Emma censuró todas las aberraciones emanadas del Consejo; Franklin apaño todo cuanto proviniera de la voluntad faraónica. 

A Franklin lo premiaron con la fastuosidad de un despacho; a Emma la enviaron al degradante exilio debajo de unas matas de mango junto a todo su equipo, producto de la saña rectoral. Emma se levantó rebelde a compartir la lucha por el aumento salarial de los profesores y empleados, en aquel abril cercano mientras Franklin, junto a sus tres colegas, se convertía en verdugo de los sindicalistas y servidores académicos que justicieramente exigían aumento de salario.

Emma como gerente autentica, combatió el clientelismo desbordado expresados en nombramientos irresponsables de cientos de botellas, decenas de funcionarios entre ellos; Franklin en cambio santifico junto al Rector ese desorden en las nóminas. 

Emma dio gritos al cielo junto a otros decanos cuando el Rector tomaba inconsultamente los fondos de los decanatos para pagar las dietas onerosas en dólares y euros para complacer la gira interminable por América, Europa, Asía,  África y Oceanía.

Franklin, cuyo puesto no genera un chele apoyaba con su silencio a veces y con su voz otra, semejante indelicadeza del escaso presupuesto de la academia.

En cada semestre, al iniciar se escenifico un desorden descomunal durante el proceso de selección y matriculación.  Emma como decana al fin, sufrió como otros lo indecible ante el caos, mientras el sonriente Vice de Extensión se mantenía más fresco que una lechuga, imperturbable. 

Con la oposición de Emma, los estudiantes fueron golpeados en sus derechos y hasta en sus bolsillos cuando se les pedía compulsivamente dinero por un carnet que nunca apareció y de un famoso estatuto absolutamente innecesario; hasta dinero para unas tales enfermedades catastróficas, les quitaron a los infelices estudiantes.  Sobre esto nunca se oyó la voz del sonriente aspirante.

Todos recordamos la prolongada y difícil lucha de los profesores y empleados por su ARS; allí estuvo Emma militante, en cambio Franklin García y Roberto Reyna, maquinaron hasta lo indecible para sabotear esta conquista del seguro médico y propiciar en cambio un jugoso negocio para ARS-Humano.

Este paralelismo sería interminable.

En esta segunda vuelta hay dos caminos: dejar toda la maquinaria de Roberto Reyna intacta como intacta quedaría su conducta y su estilo.  Sería una grosera fotocopia de una gestión de muchas oscuridades y ninguna luz, y del otro lado Emma Polanco, sobreviviente de una persecución sin límites por levantar posiciones contestatarias, por defender ciegamente al profesorado, por hacer causa común con las conquistas de los medios y por abanderarse de un proyecto para cambiar radicalmente la UASD.

Sabemos que los funcionarios, alabarderos y tamborileros de la gestión no se inmutarán con estas reflexiones.  La presente Trinchera no va dirigida a ellos sino a cientos y cientos de profesores, intelectuales y profesionales conscientes a fin de que miren un poquito hacia atrás, y si miran el mercantilismo anti-ético y ciego de las últimas negociaciones, y si retratan retrospectivamente lo que ha sido la actual gestión que hoy pretende clonarse, expresarían un voto de castigo y se opondrían con su voto a que haya tres  años más de  lo mismo. 

Esto no ocurriría si se le da a una mujer uasdiana una oportunidad para el cambio.

En la segunda vuelta, independientemente de la algarabía irreflexiva del otro litoral, tu puedes cambiarlo todo, con tu voto…. O puedes dejarlo exactamente igual… el caos.

About these ads

3 pensamientos en “La UASD aún está a tiempo

  1. …Me siento como si estuviera viviendo “cronica de una muerte anunciada”; como si me fuera (o nos fueramos) a estrallar con una pared sin nada por hacer para evitarlo!!

    Bien lo dijiste cuando hablamos par de días al respecto!!

    Saludos =)

  2. Continúas con los desaciertos. Te pregunto amigo mio, ¿hasta cuando te harás eco de textos atroces y sanguinarios producidos por una mente inescrupulosa y perversa que tan solo LOS MINUSVALIDOS DE MENTES PUEDEN ESCRIBIR?.

    Reflexionemos sobre los resultados y los escritos de Trinchera. Ahora después de haberlo leído es que entiendo porque Roberto Reyna logra su triunfo con amplio margen frente al MUDI hace tres años y nueva vez vuelva a derrotarlos ahora con Franklin García al frente de un equipo plural y académico.

    TRINCHERA: “Emma fue perseguida y hostigada por la gestión; perseguida por su conducta en el Consejo, por su rebeldía ante mil diabluras que vio, oyó y censuro durante los tres años de esta gestión”.

    INTERPRETO: Grandes críticas se le hicieron a Roberto Reyna por haber gobernado y privilegiado a casi todas las personas del Equipo del MUDI y Emma Polanco y haber gobernado con ellos.

    TRINCHERA: A Franklin lo premiaron con la fastuosidad de un despacho; a Emma la enviaron al degradante exilio debajo de unas matas de mango junto a todo su equipo, producto de la saña rectoral.

    INTERPRETO: A Emma nadie la mando a no planificar correctamente el proceso de modernización de la Facultad de Ciencias Economicas y Sociales que NO ES UN LOGRO DE SU GESTION, SINO DEL PRESIDENTE FERNANDEZ!.

    FINALMENTE, si me pongo a hacer comparaciones frente a los perversos textos escritos en esa trincherita, no me quedaria mas que perder el tiempo escribiendo una para contrarestarla.

    SOLO QUEDA PREGUNTAR….

    Si fuimos el mercantilismo, si perseguimos a la gente, si lo negociamos todo, si somos los abanderados de todo lo que significa el termino anti-etico, si fuimos el retrazo, la descomposición de la familia universitaria, el desorden, el caos, la inestabilidad y el robo.

    ¿Por qué HEMOS GANADO? ¿Por qué la Familia Universitaria da un SI a la gestión y a la continuidad del desarrollo y el fortalecimiento de la misma? Acaso ¿SERA UN SI A ROBERTO REYNA Y LA GRAN ALIANZA?

    ANALIZA LAS RESPUESTAS!!!! CON MUCHA ATENCION.

    A REYNA EL MUDI Y EL GRUPO DE EDY CHUKY PADRE SI LO PERSIGUIERON, A EL Y TODA SU GENTE DURANTE MUCHOS AÑOS, REYNA LLEGO EN MOMENTOS HASTA A COBRAR UN PESO DE SUELDO, HASTA SUS HIJOS FUIMOS VICTMAS DE LAS MAQUINACIONES PERVERSAS DE QUIENES POR FIN DESCANSAN EN PAZ! ENTERRADOS POR EL VOTO MAYORITARIO DE LOS QUE SI CREEMOS EN EL PROGRESO DE LA UASD.

  3. Por qué han ganado? Sencillo (y, como digo siempre, me la juego): porque la mediocridad se ayuda a subsistir y a sobrevivir. O tú crees que es “progreso” y “modernización” el que estos últimos años siempre haya empezado el año con el semestre en Febrero? Tu crees que es “avance” el haber cambiado de golpe el sistema de inscripción sin haberlo anunciado previamente y sin tampoco dar un tutorial con tiempo sobre cómo se iba a utilizar?
    La universidad hace mucho que funciona como un comité intermedio de base, y no como una institución académica. Y este triunfo simplemente viene a confirmar esta teoría.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s