En la antesala

creditos

 Publicado hace unos años en el desaparecido portal literario preurbano.com. Lo reproduzco aquí como un homenaje a mis inicios informales en Internet, cuando estaba bien lejos de escribir en prensa escrita y ni siquiera sabía lo que era un blog.
——————————————————————————–

Creo que jamás he estado tan nervioso como hasta este momento… claro, luego vendrá otro momento similar o igual y yo terminaré opinando exactamente lo mismo que encabezan estas líneas. Sin embargo, tengo que terminar reconociendo que, a pesar de imponer estos pensamientos en mí, mis manos se han vuelto un lago a escala. Me sudan como las de una novia en el momento que asume que finalmente llegó la hora del none, cuando está boca arriba en el lecho.

Ha llegado el momento, me digo a media voz para darme ánimos y porque si lo grito de la manera que quisiera pueden pensar que estoy loco. Yo siempre he estado ansiando la hora cero, pero con toda sinceridad confieso que ha llegado demasiado pronto. ¡Qué más da! Casi se convertía en esa esperanza que siempre estaba por-venir hoy, mañana y sucesivamente, condenada en sempi-eternia a quedarse allá, en un futuro muy lejano, como la eliminación del hambre, la segunda venida y un mundo sin corrupción… sin embargo, el correr de los días no perdona y con eso sí que no se puede jugar.

Sigue leyendo