Palo Alto – Cuarto día (Primera parte)

¿Se acuerdan de esto? Pues la verdad es que había olvidado por completo esta memoria de viajes. Pero, como a mí no me gusta dejar cabos desatados, procedo a relatar (dentro del chin de memoria que me queda) las incidencias de este último día en conjunto.

“Nada dura para siempre”. ¿Por qué será que este bendito clitché es lo primero que se piensa cuando empieza la recta final? Sabía que la jornada de charlas y conferencias iba a terminar ese día y que por tanto habría que darle con todo el pié… hacerlo grandioso, “como el mejor”, y tirar la mayor cantidad de fotos posibles, tratando de aferrarse al chin de memoria que nos vaya a quedar.

Pues bueno… lo usual. Registro en el lobby, entrar al bus, saludar a Don, nuestro chofer, y preguntarle por las novedades del día… ¡hey, somos latinos, no podemos evitar ser sociables! David vuelve a pasar la lista por enésima vez y nos dirigimos a desayunar lo mismo de los últimos tres días en las oficinas de HP. Insisto, no me quejo… ¡a mí me gustaron esas papas gratinadas o whatever the hell that was!.

Por razones que ustedes entenderán, yo no le hice mucho caso a las conferencias de la mañana, con excepción de la de Juan Carlos sobre “El grupo de sistemas tecnológicos en Latinoamérica”. Habían otros factores que no me dejaban concentrarme, y uno de ellos fue que yo no había aparecido en la lista de las entrevistas “one on one” con quien yo había pedido desde un principio: adivinen quien…

Si dijeron Susie Wee, pues acertaron. ¡Es increíble la coincidencia! Pero al final logré hablar con Andrea y quedé incluído… así que nos tuvimos que dirigir hacia HP Labs junto con Martín… fuimos Ricardo (de La Nación – Argentina), Gabriela (de El Financiero – México) y Julio César (de Tecnología Hecha Palabra – Venezuela), además de mí (Listín Diario – República Dominicana).

La entrevista fue muy buena pero muy corta, porque de ahí teníamos que trasladarnos “casi juyendo” hacia Cupertino, donde estaban las oficinas de HP relacionadas a “Sistemas Personales”. En el camino nos dieron el almuerzo, que esta vez consistió en sandwiches y demás picaderas… no sé si era por la hora o por el viaje, pero yo casi no comí.

Otro detalle fue que hicimos varios chistes sobre nuestros dirigentes políticos (la imitación de Pinochet a cargo de Daniel estuvo antológica). Ricardo Sammetband lo grabó todo, incluyendo uno malo que yo hice de Bush, Fidel y Leonel, pero la grabación se las debo porque no la ha mandado… (todavía)

Pero en fin. En Cupertino nos recibió Sativ Chahill, quien es VP Senior de Mercadotecnia Global para Sistemas Personales y nos dió un breve review sobre los productos personales… digamos que nos enseñó el concepto de “The computer´s personal again”.

¿Qué puedo decir? El documental que nos mostró, con imágenes de las primeras PC´s nos hicieron pensar en “¡diablo, nos estamos poniendo viejos! ¡mira esos vejestorios y eso fue hace menos de 30 años!”, y otras reflexiones similares.

Al final, luego de unas cuantas vueltas por el centro observando (y, por qué no decirlo, manipulando) los productos que estaban exhibiéndose, nos dirigimos hacia la HP SmartHouse, ubicada en el estacionamiento.

¡Eso hay que verlo! Una casa de madera, con todo y sus muebles, dentro de las oficinas de HP. Al entrar, hay un sistema de surveillance que observa todo lo que ocurre fuera a través de cámaras.

Las luces son monitoreadas y controladas a través de controles remotos y un servidor, ubicado en un rincón del baño principal, almacena toda la información para poder ser vista en red a través de cualquiera de las computadoras y hasta de una pantalla plana grandísima ubicada en la sala principal.

En esta pantalla uno puede conectarse a Internet y comprar películas en linea a través de Wal Mart o NetFlix (esto en Estados Unidos sólamente), pero también puede acceder al servidor y ver las fotografías y películas que tiene almacenadas allí. ¡Todo a la distancia de un control remoto que parece un celular guayahielo!

La cocina tiene también unos cuantos aparatos interesantes. Desde un equipo que sustituye las “post its” hasta un horno que puede ser programado para encenderse a determinada hora y una televisión con pantalla plana para colocar imágenes… ¡y lo más gracioso es que el crew de HP la tiene llena de frutas, comida y bebidas! Un pequeño snack para todos nosotros, incluyendo para mí que ya empezaba a tener algo de hambre.

Luego, cuando ví la “habitación del hijo” con una Voodoo y una pantalla grandísima, no resistí la tentación de sentarme, entrar a Catarsis y tirarle una foto. También escribí en vivo, pero se me olvidó que nos encontrábamos en Cupertino. Todavía hoy me río de esta historia. Lo malo es que, tirando las fotos… se me agotaron las pilas. ¡Mier…! Y yo no tenía para comprar. ¡Qué dificil! SI no es por Matías, de Argentina, no hubiese podido tomar las fotos de más adelante en el día.

Después de esto, ¿quién tiene fuerzas para continuar? El resto de las conferencias del día no las recuerdo… sólo retengo el agradecimiento de la encargada de mercadeo corporativo para la región, Engelina Jaspers, y el juidero para volver al hotel. Esa tarde nos tenían una sorpresa.

(¡prometo que la segunda parte viene MUY pronto!) 

About these ads

2 comentarios en “Palo Alto – Cuarto día (Primera parte)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s