De servicios no solicitados y micro-venganzas personales

Foto tomada con mi "Q" en la 27 con Gomez

En estos días no pude evitar dejar de pensar en un post de Princess Arabita (por cierto, me encanta cómo escribe!) respecto a una decisión que ella tomó de andar con una pistola de agua para «ser recíproca» con los limpiavidrios y demás personajes que viven ofreciéndote servicios no solicitados en las esquinas.

Hágase constar, la siguiente catarsis no es un grito elitista ni clasista. Es el comentario desesperado e impotente de un pobre conductor que tiene que enfrentarse a salir a la calle y encontrarse con un viaje de gente con el cuchillo en la boca que cree que uno trabaja y se gana su salario para «regalárselos» a ellos. Sí, eso también incluye los parqueadores (varios de mis lectores saben de los traumas por los que paso para «darle» 10 pesos a… esos!)

Sigue leyendo