Viva por VIVA

«Sed justos lo primero, si quereis ser felices», dijo el Padre de la Patria. Y yo, que me siento seguidor suyo, no puedo pecar de ingrato. Escribo desde mi habitación, usando la conexión inalámbrica de Viva, que ya estoy utilizando. Ustedes recordarán que yo hablé sobre la cuestión de servicio al cliente en días pasados, no?

Pues a la tercera fui a la vencida. Valga resaltar el buen trabajo del equipo de «attendees» de la oficina de la Gómez esquina Bolivar. Todo salió -dentro del tiempo que hay que esperar- rápido y bien. Así que desde el viernes de la semana pasada estoy «fiebrando».