En ruso

Desde hace unos dos días mi casa se ha vuelto Babel… en el buen sentido. Mi hermano (por parte de mi papá, el mayor de los 3) ha regresado -luego de 6 años- a visitarnos. Y esta vez no viene solo: lo acompañan su esposa y su primogénito… sí, estoy volviendo a ser tío otra vez.

Entonces ya ustedes podrán imaginarse. El casi no habla español (sabía mucho antes, pero se le olvidó), pero se defiende en inglés, así que por ahi nos hemos estado entendiendo. Su esposa más o menos, pero no tanto. Mi papá, que todavía se recuerda del ruso, se ha convertido en el «traductor oficial», sobre todo con mi sobrino -que tiene 5 años y solo habla ruso-. Pues bueno… así las cosas. Estoy feliz.