Cerobit, ¡por fin!

Ya dije que se me dió el poderlos ver en vivo. Que Mariela me había amenazado de muerte de no asistir, la mañana de ese día cuando me la encontré en HRC durante el soundcheck (últimamente estoy yendo demasiado por esos predios de la calle Del Conde) y que llegué justo a tiempo para ver… el debut de El Metro (¡grande, Ambiorix!)

Lo que se me quedó por mencionar fue la emoción de verlos en tarima. De ver con la profesionalidad, la entrega, la seriedad, la energía que los muchachos se entregan bajo las luces. No puedo esperar por el lanzamiento del CD, y allá estaré. De verdad que sí.

Catarsis, catarsis.