In fraganti

En estos tiempos de celulares con cámaras, cámaras digitales y otros elementos que permiten documentar gráficamente (y hasta en movimiento) cualquier cosa, la gente debiera tener más cuidado. Este ciudadano iba en plena avenida Abraham Lincoln -entre Sarasota y Bolivar, por los frentes de Vimenca- subiendo en dirección Sur-Norte en la vía Norte-Sur. La foto fue tomada hace menos de una hora (son las 5:43 PM)

En otras palabras, el pana iba OLIMPICAMENTE en vía contraria en una de las avenidas más transitadas del país. Y en esta foto que les muestro, capturo el momento en que, braveando, logró colarse en el cruce que está en esa calle (cuyo nombre se me escapa). Andrés -chofer del Listín con el cual andaba- me dijo «no debieron dejarlo pasar», y estoy de acuerdo.

Lo lamentable es que los policías de AMET que controlaban el tráfico en la Lincoln con Bolivar no se dieron cuenta de nada… y luego la gente se está quejando del tránsito en el país… pero con acciones como esta, cómo podemos mejorar? Cómo podemos avanzar?

Si alguno de ustedes conoce al chofer de este jeep, dígale que lo vío en este blog y le manda mis saludos…

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Pienso y…

Que si El Sujeto y cómo el léxico de nuestros barrios ha alcanzado niveles de musicalidad y «neo-poesía», que los anuncios de los setenta en dibujos animados y cómo podíamos tener esos niveles de creatividad con tan pocos recursos, que tecdo y mis anotaciones que descansan frente a mi escritorio, y que si Wendy Sulca tendada por «la tetita» de su madre y Delfín hasta el fin gritando «no puede ser, noooooo!» con una sobreactuación que supera la de los culebrones venezolanos son frutos de una imaginación febril o realmente existen en este planeta…

Y entonces llega el silencio y la cálida voz de Filio recordándome que «vienes con el sol» y me tira hacia el suelo boca arriba, mientras pienso en los códigos y las palabras que no se dicen -pero que se intuyen debajo de las carpetas- como también en la falta de oscuridad y lo necesario que se vuelve el aire cuando lo necesitamos.

Sí, realmente reflexionar un poquito nunca está de más.

Catarsis, catarsis.