El videogames freak que vive en mí

No hay que redundar mucho en lo de mi carácter obsesivo. En días pasados leí una nota en la que se hablaba de que Chrono Trigger volvía a ser lanzado para la consola Nintendo DS (que confieso que nunca la he terminado de entender ni asumir del todo, pero esas son otras quinientas) y me acordé de los días cuando me la pasaba en casa de Carlos Adolfo (mi «sobrino», pero esa es otra historia) jugando o viéndolo a él jugar (casi siempre era esto último porque yo siempre he apestado en los videojuegos).

Me volví a enamorar de la banda sonora (quienes siguen mis updates en Twitter se habrán dado cuenta) y cuando la obsesión no podía ser mayor, me atreví a bajar un Emulator de SNES y buscar el ROM de Chrono Trigger. En esas he estado desde el jueves pasado, y me he sorprendido de mi habilidad para avanzar en los videojuegos, sobre todo en los RPG´s.

Lo más interesante para mí de estos títulos es el hecho de que uno mismo va creando su propia historia (más en Chrono, donde hay 12 finales distintos, en función de las decisiones que tomes a en el pasado). Estoy yendo a mi paso, pero espero lograr terminarla pronto, sin trampas ni nada. Sé que me voy a divertir. Y en esas mismas también bajé «Zelda: A Link to the Past«, precisamente porque también me gusta el soundtrack.

Una nota ligera para empezar este lunes por la mañana. Feliz semana a todos.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».