Comparto tu duda, Vianco…

… y me da mucha rabia. Alguien que por favor me responda la pregunta que Vianco Martínez se hace en esta nota que reproduzco sin su permiso (pero que sé que el no tendrá problema en que lo haga). Catarsis, catarsis.

¿Los espalderos de Saymon Díaz están por encima de la ley?

POR VIANCO MARTINEZ

Symon Díaz, empresario artístico cuyos espalderos ultrajaron al periodista Vianco Martínez.
Fueron citados el 23 de septiembre y no fueron. Volvieron a ser citados el 26 de septiembre y tampoco fueron. Y el pasado lunes 1 de diciembre, citados por el fiscal adjunto Carlos Manuel Hernández, tampoco acudieron.

De algún lado están sacando los  nombrados Rafael Emilio Vargas y Josué Vargas, los  espalderos del cuestionado empresario Saymon Díaz, el poder de burlarse de la justicia y de lograr que el Ministerio Público no los haga acudir con los mecanismos que contempla la ley para la gente que, como ellos, se declara en rebeldía.

Después de leer el artículo 100 de la Ley 76-02 Código Procesal Penal, alguien tiene que dar una explicación frente a una desidia que ya se parece a la denegación de justicia.

«Cuando el imputado no comparece a una citación sin justificación, se fuga del establecimiento donde está detenido o se ausenta de su domicilio real con el propósito de sustraerse al procedimiento, el ministerio público puede solicitar al juez o tribunal que lo declare en rebeldía o dicte orden de arresto».

La pregunta es:  ¿Están los espalderos de Saymon Díaz por encima de la ley».

Vamos, planeta!

Aquí en América Latina los transmitía TNT. Eran los años de la primera fiebre noventera por la prevención de desastres ambientales y el ecosistema. Cuando eso no había mucha fiebre con lo del «calentamiento global», pero sí habían otros temas.

En este caso, 5 jóvenes (de los cuales sólo 2 eran de un país determinado, la Unión Soviética y Estados Unidos, quienes -oh ironía- terminaban enamorándose) concentraban el poder de los elementos (siendo el quinto elemento el corazón, que lo llevaba Ma-ti, el sudamericano -sí, siempre nos subestiman a nosotos jajajajajajajaja- ).

Sigue leyendo