La embajada

– ¿Eso es una embajada?

El jovencito tenía una expresión de “yo nunca he venido a la Capital” en la cara. Sentado “gome subiendo” en la ventana de la Fenatrano, miraba hacia la calle con vehemencia, cuando se encontró con la mole amarilla que hace esquina con la Penson.

– Yo creo que esa es la casa de Balaguer. O es al lado yo creo

La voz femenina está del otro lado de la ventana y mira con dificultad hacia donde la primera voz señala con su vista. La guagua azul, del grupo por el cual el Ayuntamiento hubo de repagar cuatro veces, ha avanzado unos cuantos centímetros dentro del río de lava automovilístico, por lo cual puede verse la bandera amarilla y blanca que ondea, ¿orgullosa?, sobre cielos quisqueyanos.

Segundos de indecisión. Una de las dos es la casa del fallecido líder y otra “la embajada”. La bandera termina de convencer a la interpelada.

– Ah si, esa es la embajada de Francia

¿Qué hago? ¿Me uno a su conversación y ejerzo mi sagrado derecho a comer boca como todo pasajero o simplemente la dejo navegar en el mar de sus ignorancias? Mientras tanto, guardo silencio y espero el mejor momento para intervenir.

– No, perate, esa no es. Es la embajada de Asia

“La voz de Fenatrano”, en una emisora de FM que mi memoria no me deja recordar, podía leerse en una de las ventanas. Creo que el cansancio no me dejó siquiera reirme, mucho menos arrastrar las cuerdas vocales para sacarla de su error y contarle que el escudo con las llaves y la corona de San Pedro pertenecían a Ciudad del Vaticano, porque eso equivalía a explicar donde queda y por qué tienen una embajada.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Anuncios

3 comentarios en “La embajada

  1. Yo en una guagua también escuché a un estudiante, quien subió de una calle de la Uasd, preguntar a otro, que qué idioma se hablaba en Brasil.
    -Oh, el Brasileño.
    Un tercero, señor mayor, le corrigió explicándole que era el portugués, producto de la colonización portuguesa en esa zona (me imagino que fue antes de que saliera Xica Da Silva a educar al pueblo dominicano).

    El primero se puso a relajar y tildar de bruto al que dijo “Brasileño”… en vez de dar las gracias al señor mayor, quien llevaba un periódico abajo del brazo e intercambió una mirada de asentimiento conmigo antes de gritar: “Déjame!!!”

  2. Siempre recuerdo una profesora de 7mo de la primaria que me decía que “bruto no es quien pregunta, sino quien permaneces siendo ignorante por no preguntar”.
    quizás me lo dijeron cientos de veces antes de aquella vez y no lo lograba entender, y muchísimas veces lo he vuelto a escuchar…
    el error no radica en no saber que es, el error radica en pretender saber sin saber…

    “Es mejor callar por ignorante que abrir la boca y confirmarlo”.

  3. Me tomo la libertad de recordarte un pensamiento de Facundo Cabral:

    “Me gusta volver a México, allí, en San Cristóbal de las Casas acudí al templo donde oran los Chamulas y me quedé perplejo. Cambiaron las ofrendas. Ahora le llevan al templo huevos de gallina y Pepsi-Cola. ¡ Como si Dios no supiera que no hay nada como la Coca-Cola¡.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s