Qué joder!

Fuente: CristalyColores.com

Fuente: CristalyColores.com

Así mismo, con esa palabrita incluso. Tales fueron mis pensamientos al leer la nota de Cristal y Colores sobre los supuestos propósitos de Politur de expulsar de El Conde Peatonal a un maniquí humano, sabrá Quien sabe por qué propósito. Y digo “supuestos” porque tengo que darle la cabida a la duda, aunque motivos no me faltan para creer que esto es así como lo plantea el colega Arias. Me hago la sospecha de que el argumento esgrimido es el de “limpiar” la calle de elementos que podrían “afear” el entorno y “espantar” a los turistas.

No sé por qué, pero todo esto me recuerda a cuando quitaron la réplica de la escultura “La Ciguapa” que estaba por los predios del Palacio Consistorial, porque la entonces gobernadora de Puerto Rico, Sila María Calderón, iba a pasar por allí. Poco sabían los “genios” tras esa decisión respecto al gusto que tenía Sila por las artes visuales, y le quitaron la oportunidad de conocer una de las mejores piezas de arte urbano que han engalanado esta ciudad.

En días pasados, cuando tuve la oportunidad de verlo en persona, recordé casos similares. El “robot humano” de la calle Florida, en Buenos Aires, las estatuas vivientes de Times Square en Nueva York… casos de arte urbano y callejero que no afectan a nadie y que más bien complementan la experiencia de caminar por los principales puntos de una ciudad. Sentí que Santo Domingo le estaba dando una oportunidad a la expresión artística y por ello me sentí contento.

Pero entonces ahora me encuentro con esta información que, de ser así, me incomoda bastante. Politur debiera estar, como bien dice el colega José Francisco Arias, enfrentando otras circunstancias de la zona colonial que SI afectan el turismo, y muy fuerte, como los que viven pidiendo en el parque Duarte, los que atracan los vehículos a pesar de la “vigilancia” de los “tamo aquí” (que también debieran ser enfrentados por la “diligente” policía turística que pretende sacar al maniquí de la arteria peatonal) y otros más que se aprovechan de los espacios con poca iluminación -que todavía hay varios dentro de La Zona- para adueñarse de lo que no es suyo.

Esos son los que realmente hacen que la Ciudad Colonial pierda su encanto para los turistas. Esos son los que realmente afean el entorno. No un pobre joven desde Bonao que lo único que está haciendo es usar su arte para poder subsistir y ayudar a su familia (en días pasados me hicieron su historia). Y lo que más me da cuerda es que justo en estos días el Centro Cultural de España está auspiciando una serie de talleres sobre estatuas vivientes para una actividad conjunta con el rally fotográfico de la Zona! Qué me pueden decir al respecto en la secretaría de Turismo?

El arte urbano también es arte público. Lo mismo da una estructura carísima colocada (y abandonada a su suerte) en el boulevard de la 27, que un artista que decida intervenir una arteria comercial, sin hacer daño.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

About these ads

Un comentario en “Qué joder!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s