Papel mojado

Con ríos
con sangre
con lluvia
o rocío
con semen
con vino
con nieve
con llanto
los poemas
suelen
ser
papel mojado

Mientras trabajaba en el recital performance «EntresilencioS» (que pudo ser apreciado como «Work-in-progress» durante la recién terminada Feria Regional del Libro La Vega 2009), esta canción vino a mi. Bueno, no tanto por la canción (aunque Serrat y Tania Libertad se la lucen), sino por el texto de Benedetti. «Papel mojado» fue uno de esos versos que conocí post-mortem y que se ha vuelto parte de mí. Lo comparto con ustedes en esta tarde de martes (recuerdan lo que opino sobre los martes?)

Catarsis.

Mi tributo a Ana Lydia Vega

Viernes cualquiera de mayo 1998. Un joven -y recién ingresado- estudiante de ingeniería de Sistemas del INTEC se dejaba caer por la sala de estudios de la biblioteca, buscando el Círculo Literario de la universidad. Se introduce y la coordinadora le comenta: «En este trimestre estamos trabajando literatura puertorriqueña… conoces algún escritor de Puerto Rico?»

Segundos de silencio. Es obvio que el interpelado está hurgando entre su lista de autores conocidos a ver si ubica alguno que coincida con la isla del Encanto, pero sus divagaciones son cortadas casi con precisión de cuchillo cuando le dicen: «ok, ninguno… igual que todos los demás. siéntate».

Sigue leyendo

Septiembre sangriento

«Los revolucionarios seguimos haciendo la revolución aún después de muertos.
Cuando ya no tenemos voz para propagar nuestras ideas, cuando ya no tenemos vida para empuñar un fusil,todavía nos quedan huesos para que sirvan de bandera»
Amín Abel Hasbún

Un día como hoy, en 1970, la intolerancia balaguerista se llevó de varios balazos al camarada Amín Abel Hasbún. Líder de izquierda, estudiante meritorio (la UASD le otorgó post mortem el título de ingeniero magna cum laude), un joven que creía en el futuro y que fue capaz de renegar de su condición de «clase media acomodada» para echar el pleito con un pueblo que sentía desde siempre como suyo. Fundador de la Federación de Estudiantes Dominicanos y del Frente Estudiantil «Flavio Suero» (FEFLAS). Hoy, la facultad de Ingeniería lleva su nombre, al igual que el Frente Estudiantil de Liberación «Amín Abel» (FELABEL). Hoy no puedo evitar pensar en el camarada Amín y acordarme de que su nombre engalana una estación del Metro de Santo Domingo que está justo después de la bautizada como «Joaquín Balaguer». Ah, este gobierno tan…

«Tu cuerpo humano no pudo resistir el acero, pero este tampoco pudo resistir el peso de tus ideas».

Catarsis, catarsis.

Catarsiando 11 – Ni olvido, ni perdón

Ni olvido, ni perdon! En este episodio 11 de Catarsiando nos unimos a las tragedias de América Latina durante septiembre en la voz del Versainograma a Santo Domingo -del premio Nobel chileno Pablo Neruda, para recordar los golpes de estado contra Allende y Bosch en 1963 y 1973, además del asesinato de Amín Abel en 1970. Pero no todo es tristeza, también traemos las notas del mundillo cultural y algunos comentarios sobre el recién realizado VII Festival de Poesía en la Montaña Jarabacoa 2009. El rincon poetico viene con Themys Brito y la música combina nostalgia y presente, por cuenta de Alex Mansilla, Coro feminista MUSE, Inti Illimani, Carlos Varela, Mambé, I.O., Poolpo y Los Olimareños. Desde Santo Domingo, esta es la voz de la resistencia! (Escúchalo o descárgalo aquí!)

Camarada Neruda, inmortal

(Yo nunca estoy afuera en tierra extraña
porque mi poesía es tricolor
y vivo todo el año en tu bandera.)

Fragmento de «Regresa el trovador», de «Incitación al nixonicidio y alabanza de la revolución chilena».

Gracias al amigo (y además excelente fotógrafo) Orlando Barría, he conseguido este enlace en el cual se habla de los funerales y entierro de Pablo Neruda, el poeta, el camarada, el militante comunista. Confieso que me he engranojado hasta el último poro con la crónica de Plinio Apuleyo Mendoza. Eran, como bien señala el nombre del blog, Los días del miedo, posteriores al golpe contra Allende en 1973, y uno no sabe si Pablo se nos murió de cáncer o de la tristeza porque sus camaradas estaban siendo masacrados por el pinochet-fascismo («Los están matando, los están matando»).

Cuando el ataúd iba a ser introducido en el nicho, en medio de una lluvia de flores arrojadas por los presentes, estalló de nuevo el grito: “¡Camarada Pablo Neruda!”. Un coro de voces contestó: “¡Presente…!”.
De pronto el funeral de Neruda se había convertido en un sorpresivo mitin político. “Primer acto público de oposición”, titularía el diario francés Le Monde. Fue de todas maneras un acto muy breve.

A tí, camarada, ni un segundo de tristeza y toda la vida de lucha.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

25 mil mentiras sobre la verdad

Ayer no fue la primera vez que la escuché, pero sí la primera vez que pude ver al «enano maravilla» (así lo llamó mi pana Juan Fach) en concierto. «Paz sin fronteras» (y… sí, Telemicro) me brindó esa oportunidad. Ojalá que a Varela lo vuelvan a traer al país… pero que, cuando lo hagan, sea un concierto popular, algo así como el de Silvio en el 2007.

La historia nos juzgará

llego de mis diligencias universitarias y nocturnas para descubrir que el congreso aprobó en segunda lectura el artículo 30… y una vez más, se comprueba que aquella supuesta separación iglesia-estado es una fábula. ya veremos a quién le da la razón el tiempo (y la historia)

hago mías las palabras de María Isabel: no es momento de flaquear ni de sentirse derrotados. nuestra lucha hacia la transformación de este sistema patriarcal que considera a las mujeres como objetos sobre los cuales puede decidirse tiene que seguir, ahora con más ímpetus. mano a mano. mujeres y hombres.

(las minusculas son intencionales)

catarsis, catarsis.

Todas las lluvias

En esta hora hermanos
tengamos muy presente:
que no es con una gota
que se hace el aguacero:
que para llover fuerte
se necesitan, sí,
se necesitan:
todas las lluvias
todas las furias.

Mi humilde (y tardío) homenaje a Allende y a todas las víctimas de la intolerancia fascista-pinochetista del 11 de septiembre de 1973. Sirva también como alerta de unidad de quienes soñamos con utopías hacia nuestros objetivos comunes.

Catarsis, catarsis.

Guloya y yo

Viena González y Claudio Rivera en El 28. Foto: Anabelle Pérez

Viena González y Claudio Rivera en "El 28". Foto: Anabelle Pérez

Cuando Claudio Rivera me llamó para informarme de la rueda de prensa para anunciar el Festival «Teatro de Bolsillo» en conmemoración del 18 aniversario del Teatro Guloya, un viaje de pensamientos me llegaron a la mente. Lo primero fue viajar en el tiempo a aquel sábado en el GC113 de INTEC (hoy conocido como Aula Auditorio García de la Concha) en enero del 99, a lo que parecía ser un ensayo más de mi «ciclo de candidatos» para formar parte del Teatro Proyección, cuya dirección Claudio había aceptado reasumir.

Ahí se inició mi historia de acercamiento hacia una de las -hoy por hoy- instituciones teatrales más sólidas de este país (y me doy el lujo de decirlo a boca llena): el Teatro Guloya. Recuerdo como ahora la emoción de Claudio cuando hicimos el primer invento de página en Internet (yo creo que lo llegamos a alojar en arte-latino.com) y las distintas emociones que significó para mí ver a mi director actuando por primera vez (en  «Naturaleza Muerta», junto a María Ligia Grullón, quien también tiene toda una trayectoria cultural a través de «La 37 por las tablas» en Santiago). Sigue leyendo