Celebremos!

La mejor noticia del día. Hoy, cuando bajé de mi casa a eso de la 1 de la tarde, escuché a Ico, Mauvie y Nashla (también estaba Yuri Sosa) en Desde el Medio Día comentar sobre el tema de la Cementera en Los Haitises. Yo sabía que hoy se leía el informe… y grande fue mi satisfacción al escuchar que el PNUD recomendó como no viable su construcción.

Estoy montado en un patín, entre miles de cosas, pero esta noticia definitivamente que me hizo el día.

A todas y todos los que hemos luchado hombro con hombro, nos felicitamos.

«Sólo el pueblo salva al pueblo», Mamá Tingó.

Catarsis, catarsis.

Gran cosa, chicho!

Definitivamente, a mí es con lo que me coge. En días pasados, en la redacción, uno de los diseñadores del turno nocturno ha colocado esta canción… y a mí me llamó tanto la atención que la busqué y la bajé. Les dejo con este pequeño «chipeo» en lo que sigo disfrutando mis vacaciones. Enjoy!

El durmiente strikes again

Lunes. 9 de la mañana. Empiezas a bajar las escaleras de tu edificio cuando sientes un aroma muy extraño. La primera duda es con uno mismo: «me habré lavado bien las manos?» Luego te das cuenta de que, mientras vas descendiendo, el hedor es cada vez mayor. Sumas y te da cuatro: alguien ha hecho su gracia en las cercanías. Amplías el panorama e imaginas que la acción fue perpetrada por «el durmiente» que siempre encuentras en el edificio al llegar por las noches. Sigues bajando y, cuando llegas al tercer piso, descubres no solo que el pana hizo lo que ya sabes, sino que todavía se encuentra en la comisión del hecho…

Sigue leyendo

Sorpresita navideña

Kin Sánchez es un nombre muy vinculado a la historia del sus que habla. Vía mi madre, siempre ha estado presente en varios momentos de mi vida (tendría que mencionar que, a través de él, fue que yo pude conocer las intríngulis de un estudio de grabación por primera vez, y luego participar de una producción musical -también por primera vez-). Kin también tiene (al igual que el sus que habla) la cabeza llena de ideas.

De una de ellas me había comentado el año pasado, relativa a la Navidad, pero no le habíamos vuelto a dar vueltas. Hace un par de semanas me agarró desprevenido en el parque Colón (durante el II Festival Internacional de Poesía) y me lanzó otra vez la propuesta. Qué tal escribir un artículo sobre la literatura dominicana de Navidad? Sigue leyendo

«Y yo, no voy a salir?»

Curioso el hecho de que nos encanta que nos tomen fotos, aunque nunca las vayamos a ver. Cuando, hace un par de años bien cómodos, me tocó ir a Cotuí con mis compañeras y compañeros de Fotoperiodismo 2 de la clase del profesor Agustín Cortés, reparé en el detalle de que los niños se desvivían por ello. «Tírame una foto». En esta semana, al realizar un recorrido fotográfico para realizar este reportaje, uno de los que atendía la venta frente al edificio «In Tempo», me preguntó -mientras tomaba las fotos- «y yo, no voy a salir?». Me reí. El pana se acercó a un grupo de conos multicoloridos, Biblia en mano. Le apunté con Niky y el resto -como dicen- es historia detenida para la posteridad. Yo sabía que la foto no iba a salir en el periódico, pero en ese momento sabía que tenía una historia perfecta para compartirla en «La vida en fotos». Si lo ven por la calle en la Churchill casi esquina Gustavo Mejía Ricart, díganle que lo vieron en Internet.

Facebook políticamente correcto… el análisis

Dentro de mi grupo de cercanos, creo que fui de los primeros en suscribirme a Facebook. Cuando la mayoría de la gente todavía andaba dando brincos por Hi5, mis hermanos y hermanas de preurbano.com me convencieron de hacer la mudanza a esta red social, que hoy se ha vuelto tan adictiva y «lleva vidas» para muchos de nosotros.

Como era de esperarse, muchas de las actitudes propias de Hi5 se han querido repetir en esta red, y se ha ido generando un código no escrito de conducta sobre las distintas actitudes que un usuario debe de tomar para un comportamiento mejor por esos predios.

Aquí escribo algunas que he ido generando conforme ha pasado el tiempo y me he adentrado en el uso de la herramienta. Claro, me imagino que recordarán aquel video que colocamos en días pasados y cuya regla 4, «do not steal friends from other Facebook friends» me sigue produciendo risa hasta el día de hoy.
Sigue leyendo

Cuatro años de cine dominicano… punto net!


La idea de ver proyectada nuestra identidad sobre la pantalla grande siempre me ha atraído. Digamos que, como digno miembro de mi generación Y (los nacidos en la década del 80) , mi fascinación con el cine criollo empezó con «Nueba Yol» (la primera). Aunque ya había tenido referencias de filmes como «Pasaje de Ida» y «Tráfico de niños» (un video largometraje de Alfonso Rodríguez hecho mucho antes de «Un macho de mujer»), y había ido al estreno de «Abril: la trinchera del honor», no fue hasta ese momento que empezó a interesarme la cinematografía criolla del modo que hoy lo hago.

Sigue leyendo

Animando por la albiceleste

Cuando el año pasado Santiago Almada me pidió una reseña sobre mí para publicar uno de mis poemas en Clave Digital, empecé con un detalle muy particular. «Soy, le dije, fanático de dos cosas en este mundo: las Aguilas Cibaeñas y la gloriosa Albiceleste«. Estos cuatro años de Catarsis han sido testigos fieles de mis desvelos y desvaríos por la selección argentina de fútbol.

Desde el 1986 (bueno, realmente desde el 90, siendo sinceros), he germinado y dejado crecer esta pasión por el equipo de rayas blancas y azul celeste, con cada torneo en el que he tenido chance de seguirlos (y sí, me dí el gustazo de gritar el épico cántico de «vamos, vamos, Argentina…» en la final de los Panam 2003 en el Estadio Olímpico -que entonces no se llamaba «Félix Sánchez»). Han sido años de pequeños goces, de desiluciones malditas (como aquella descalificación temprana del mundial 2002), pero de mucha emoción. Sigue leyendo

Con la máscara de Guy Fawkes

Remember, remember the Fifth of November/The Gunpowder Treason and Plot/ I know of no reason Why the Gunpowder Treason/Should ever be forgot. Sí, la mayoría la conoce como la máscara de «V» en «V for Vendetta«. Mi afición por la película (aunque confieso que me encantaría conseguir la novela gráfica original) me permitió saber que el personaje real de la máscara es Guy Fawkes, aspecto que sirvió de acercamiento a su historia y significado. Tal vez por eso es que el relato de este justiciero radical con tintes de anarquista me encanta cada día más. Si bien hoy no es Halloween, celebro este día vistiéndome tras máscara (la misma que empleo en la Noche Lunática) para recordar esta fecha, al igual que el año pasado. Gracias a Themys por haber dotado de rostro al guardián de las sombras, que tanto coincide con la tradición cinematográfica tras este personaje.