Cuatro años de cine dominicano… punto net!


La idea de ver proyectada nuestra identidad sobre la pantalla grande siempre me ha atraído. Digamos que, como digno miembro de mi generación Y (los nacidos en la década del 80) , mi fascinación con el cine criollo empezó con «Nueba Yol» (la primera). Aunque ya había tenido referencias de filmes como «Pasaje de Ida» y «Tráfico de niños» (un video largometraje de Alfonso Rodríguez hecho mucho antes de «Un macho de mujer»), y había ido al estreno de «Abril: la trinchera del honor», no fue hasta ese momento que empezó a interesarme la cinematografía criolla del modo que hoy lo hago.

Sigue leyendo