Para morir sólo hay que estar vivo

…pero cuánta brega y dolor nos da aceptar tal realidad!

La partida del «Terror» me tomó por sorpresa, mientras me encontraba en labores de la profesión. Ahora, mientras todas las redes sociales se tiñen de llanto musical en recordación a uno de los principales innovadores de la música popular dominicana, yo quiero celebrar su vida y su música, que nunca nos dejarán. Empecé a pensar en cual canción de las suyas es la que más me gusta… y no me pude decidir, así que les dejo con «Candela», una de las primeras que escuché cuando me convertí en «hardcore fan» suyo. Le digo adiós físicamente, pero me quedo con los recuerdos… incluyendo la primera vez que lo vi, prendiéndole fuego a una bandera colorá frente al lugar de la muerte de Orlando Martínez, en las conmemoraciones por su vil asesinato en el 2000.

Terror, será hasta otra.

Catarsis, catarsis.