De las distancias

Mi voz
no puede acariciar
tu espalda,
mis manos
quedan privadas
de cruzar
la profundidad del charco
que separa
nuestras historias,
pero en esta madrugada,
mientras las estrellas
pierden terreno
ante el alba
mis ojos llueven
al mirarte.

(Un abrazo a distancia. Aquí estoy yo)

Catarsis, Catarsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s