Rebeldía organizada, transversal y transformadora

A muchos nos movió el piso haber visto ayer el  «Un tiempo después» (excelente programa conducido por Yolanda Martínez junto al tremendo equipo que la apoya en la producción) sobre «Siete días con el pueblo». Sin dudas, esa jornada de música y protesta es nuestro principal referente de rebeldía popular. Tal vez uno de los puntos que -en Twitter- generó mayor controversia fue el comentario del sociólogo y empresario artístico Cholo Brenes (uno de sus organizadores) respecto a que un evento como ese no se puede volver a repetir porque «aquí no hay juventud ni sindicatos».

Yo podría estar de acuerdo con Cholo en tanto las condiciones que imperaban en los setenta no son las mismas (y que muchos artistas ya no tocan «por amor al arte», sumado a la logística que implicaría en estos días hacer algo así) pero no concuerdo para nada en tanto a su pesimismo respecto a la juventud dominicana.

Cholo está negando una trayectoria de rebeldía que ha continuado, pese a los duros golpes de la intolerancia gubernamental, en nuestra historia reciente. Cholo está negando a Nicolás Valerio, Chú Diplán, las luchas del FALPO, los vestigios del movimiento estudiantil (aunque esa es otra historia) pero también está negando a Narcisazo en los últimos años antes de su desaparición, a Roberto Duvergé,y las distintas organizaciones, movimientos sociales e iniciativas ciudadanas que han estado sobresaliendo en este final de década.

Sigue leyendo

Porque no se puede olvidar

…que un día como hoy, hacen 40 años del asesinato de Amín Abel. En la flor de su juventud nos cortaron una flor, pero no lograron acallar la rebeldía de la primavera. Camarada, tu cuerpo humano no pudo soportar el acero, pero el acero tampoco pudo aguantar el peso de tus ideas. Hoy, quienes seguimos tus pasos, prometemos seguir resistiendo hasta vencer.

Sin arrepentimiento no hay perdón

«Yo no hablo de venganzas ni perdones, el olvido es la única venganza y el único perdón».

Jorge Luis Borges.

(Gracias a Argénida por compartir conmigo esta cita)

Ni tengo guille de Coelho, Deepak Chopra o Carlos Cuahutémoc Sánchez, pero a veces suelo tener algunas reflexiones y me gusta externarlas. Ayer lo hice. Y ahí tienen el enunciado. A qué me refiero? Sencillo, que para poder pasar la página de verdad y empezar a realizar el ejercicio de perdonar, la persona que recibirá esa retribución tiene que haber mostrado arrepentimiento sincero. De verdad. No ese que sale de los labios sin pasar por el corazon, sino un auténtico reconocimiento de que metió la pata y está arrepentido por las consecuencias de su acción. Sin ese paso no se puede dar el siguiente, y si no se da, tampoco se puede pretender que se haya superado cualquier trauma.

Cualquier semejanza con hechos reales, pues que le pregunten a Fito.

Catarsis, catarsis.

Otro chipeo poético…

Y bueno, en el ejercicio del derecho al chipeo natural que todas y todos tenemos, se me ha ocurrido escribir este poema bachatero inspirado en twitter. Nada que ver con la twichatta (follow, follow, follow me baby) sino algo un chin más poético (después de todo, eso de «eres el ubertwitter de mi vida» no me termina de cuadrar).

Con especial dedicatoria a @GysellAlmonte y @Omabo, quienes me animaron a terminar el ejercicio de escritura creativa. Aquí les va!

Declaración de un twittero en tiempo de bachata

Mami,
yo quiero ser tu bucamention
el trending topic de tu corazón
que de tus dedos salga
una señal de amor.
Mami,
invéntate un hashtag acompañado
para que lo usemos tu y yo
que nadie más lo pueda usar
como ese dizque #ejemplonacional.
Mami,
envíame un DM al corazón
que tanto y tanto amor ya no me cabe
en ciento cuarenta caracteres.
(y no me gusta usar twitlonger)
Mami,
que importa cuantos followers yo tenga
si tu no me das follow me deprimo
no hay emoticons para describirlo
ay mami,
que mi alma ya no hace ni retweet
y el timeline de mi vida se me agota
esperando saber algo de tí
de tí, de tí….
esperando saber algo de tí.

La espera… un tanto desesperante

Alguien sabe donde está …? Un grupo de estudiantes, en específico los que tenemos que tomar una asignatura en particular, estamos esperando por ella. Ya el semestre marcha por su quinta semana, y este es el día en que no le hemos visto el rastro ni por FH ni por ED (los edificios donde tenemos que tomar clases ). Lo último que supimos es que estaba fuera del país (y la escuela no envió un ayudante de profesor a suplir, supuestamente -eso me dijeron en la escuela- por que pidió que no fuese asi). Mientras, el semestre avanza, la cantidad de estudiantes en la sección (los masoquistas, digo yo) disminuye, y yo no voy a darle el gusto de retirar la materia. Yo seguiré asistiendo, asi sea para encontrarme con la pared y la realidad de que ella aún no se ha integrado y de que la Escuela de Comunicación Social no ha cumplido con su rol. Yo me cansé de esperar y he decidido hacerme eco en esta Catarsis, a ver si alguien la conoce y le dice que hoy a las 6PM la estaremos esperando en el tercer piso de ED…

Análisis de la música fariana


No es la primera vez que hablo de las FARC en este blog (1) (2) . Mucho menos de la música fariana (de hecho, a ese tema es que se han referido mis crónicas, sobre todo para no querer entrar en polémicas). El asunto es que cuando en el país estalló el «lío» en la búsqueda del arreglista dominicano que grabó el merengue «el baile del guerrillero», me reí tanto poque a muchos les pareció extraño que existiese un merengue de las FARC, y yo solo dije «leanse mi blog»… pero en fin.

En aquel entonces, pedí al editor de Entretenimiento, Ramón Almánzar, que me permitiera analizar la música fariana a partir de mis conocimientos y mis reflexiones sobre la música como mecanismo de comunicación persuasiva (un tema que me encanta tratar desde que lo ví ligeramente en Psicología de la Comunicación). Salió junto con las investigaciones y entrevistas que hizo la compañera Bethania Ortega como un trabajo a cuatro manos.

Les dejo con el fragmento que me tocó a mí, no tanto desde el análisis del merengue, sino de la música fariana. Tras el salto, el análisis.

Sigue leyendo

Prohibido olvidar

Colocado en un trance histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos«. (Fragmento del último discurso de Salvador Allende, el 11 de septiembre de 1973)

Prohibido olvidar, el olvido es cruel, hipócrita y perverso. Allende sigue cada vez más vivo en la memoria latinoamericana, que se une hoy en un clamor de «nunca más, nunca más…»

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo».

Recuerdos del VIII Festival de Poesía en la Montaña

Un momento de mi performance "Nocturnidades", presentado en la primera noche del VIII FPM.

(Publicado el pasado sábado 3 de septiembre en Ventana, del Listín Diario)

Una vez más, la poesía tuvo su encuentro en la montaña. Ese lugar mágico al que, como dijo una vez León Féliz Batista, “se sube”, entre versos, canciones, debates y conversaciones.

Así es el Festival de Poesía en la Montaña, que en este año llegó a su octava edición, bajo los auspicios de la incansable Taty Hernández y un grupo de gente que cree en la gestión cultural, entre los cuales me permito resaltar a Yolanda, Manuel Llibre, Tanya y Tanyiya (madre e hija) y a Rannel Báez, cuya presentación va en un ascenso natural, sin necesidad de arnés, hacia el cénit de la poesía nacional e internacional que desfila por el Centro Salesiano de Pinar Quemado, un par de kilómetros fuera de la ciudad donde Dios duerme.

Cuando, durante el cierre el domingo 29, Taty mencionó que los antologadores de la poesía dominicana tendrán en el Festival una oportunidad de beber directamente de sus aguas, no estaba exagerando.Y es que, si bien el Festival se ha convertido en uno de los espacios más abiertos para generaciones de poetas y un marco de tolerancia y respetuo mutuo, en esta octava edición aumentó mucho más.

Sigue leyendo

Episodio 16 – homenaje a Víctor Jara

Luego de un breve receso de dos semanas por problemas técnicos, volvemos a las andadas cada jueves… ¡y de qué manera! Los asiduos a esta Catarsis conocen de mi afición por el cantante popular latinoamericano Víctor Jara (ya le dedicamos, junto a Allende, un episodio especial) y, al aproximarse un año más de aquel septiembre macabro en que el fascismo pinochetista nos lo arrebató de cuerpo (que no de espíritu) no quise dejar pasar el chance de recordarlo.

«El mundo gira, crea, se multiplica porque existe el amor». Este episodio 16 se le dedica al cantautor chileno Víctor Jara en ocasion de conmemorarse este septiembre el 37 aniversario de su desaparicion física. Su musica nos acompaña todo el trayecto desde «La partida», una cancion en instrumental que nos sirve de fondo musical. Leemos fragmentos de su ultimo poema, escrito en el Estadio Chile, al igual que una carta póstuma que le escribió Angel Parra en 1987 y un texto de nuestra autoria inspirado en su ultimo poema. Desde Santo Domingo y con sentimiento de unidad latinoamericana, esta es ¡La voz de la Resistencia!

Canciones que componen este episodio:
Víctor Jara – Manifiesto
Víctor Jara y Quilapayún – Plegaria a un labrador
Inti Illimani y Quilapayún – El aparecido (en vivo)
Silvio Rodríguez – Te recuerdo Amanda (en vivo)
Víctor Jara – Vientos del pueblo
Víctor Jara – El derecho de vivir en paz
Quilapayún – Venceremos

Escúchalo aquí.