Porque la melancolía es azul

No soy sinestésico, o al menos no tengo pretensiones de serlo ni me han diagnosticado tal condición, pero las sensaciones suelen llegarme en colores. Ayer precisamente hablaba de eso, y uno de los comentarios era de que la melancolía tenía tonalidades que viajaban del azul al púrpura…

El azul me ha llegado al escuchar, nueva vez, a Lacuna Coil, entre teclazos, historias y grabaciones del silencio redaccional (típico de un sábado cuando se trabaja) y sentir que bailo mentalmente mientras Christina derrama lágrimas sonoras en mis oidos (A que me ha quedado cursi la imagen).

Nada, disfrútenlo. Catarsis, catarsis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s