Besa tus sueños

El mar no es capaz de agotar la sed de mis entrañas

mucho menos de apagar el fuego que me encendiste

y me consume en el vacío.

Esta sala es una gigantesca arena

poblada por los fantasmas de siempre.

Que un día nos alzaron

para dejarnos caer

sobre el sol.

 

Si escuchas en silencio

se perciben sus risas

colgando desde la última grada de la ventana

a la izquierda del ocaso.

Saberse en su presencia

inclina la balanza hacia el miedo,

miedo equivalente a detener el calendario

en agonizante noviembre,

y prolongar, infinitamente, al desconsuelo.

Sostener esta carga que tortura las espaldas

y las suelas de nuestros pies.

Saberse en su presencia es una sed de náufragos

ante la inmensidad del océano.

Los fantasmas nos miran y nos sentimos cohibidos

presos de una culpa que aún no hemos purgado.

Nos rodeamos, mirando en círculos,

víctimas del indeleble marchitar

y el viento,

ajeno a nuestras preocupaciones

sopla en una canción

los mensajes expiatorios que no encuentro

“besa tus sueños”.

Afuera,

el mar es óxido que se respira,

se siente,

un bálsamo bajo los poros

que discurre entre los dedos

cuando el cansancio no deja ni respirar.

Nos salva,

nos recibe con sus manos sanadoras

y exorciza utopías.

También nos condena, es cierto…

pero es una condena dulce:

Su eterna perversión

transformada en ruido y palabra furiosa

que estampa su huella sobre la arena mojada

Mas no ahoga los gritos callados

del hambre,

pero no cualquier hambre

sino el hambre y sed de caricias

en esta arena menguante,

principio y fin de nuestros mundos

“besa tus sueños”.

 

El día ha entregado sus armas

tras un ocaso de sangre.

La orgía de fantasmas continúa ensayando

el primer acto de una sonrisa

y soplan tormentas y granizo contra el cielo

para aumentar el frío.

Por un segundo

me siento con el poder

de deformar un triángulo en esfera

y preguntarle a las nubes

si es posible expiar la pregunta

que rehúsa abandonar mis labios

antes de que germine

y emerja libre y sola sobre mi ecosistema

“besa tus sueños”.

 

Afuera y abajo

como un paria con ínfulas de grandeza

está el mar,

arando nuevos sueños

cual luz en medio de los árboles

sintiéndose seguro de sí mismo y llamándonos a rendirnos

ante una pasión que nace

en lo más profundo de nuestros cuellos

y busca redimirse y morir

en las otredades de las lenguas.

 

Afuera están los sueños

al otro lado, donde el mar es más azul,

donde la distancia no me permite besarlos

sino soñarlos.

Soñar que beso mis sueños,

mientras te vistes y desvistes ante mis deseos

y que la insípida agonía no es más que las voces

que suenan dentro de esta caja de resonancia,

mi propio cuerpo.

Soñar que el mar se vuelve arena movediza

y no me deja alcanzarte.

Y esta sala se hunde frente a nosotros

segundos antes de empezar a amarnos,

hechizo que seduce los pliegues de mis ojos cerrados

engañándome,

burlándose de mí cada vez

sabiendo que al instante de su reincidencia

caeré de nuevo en su trampa de tierra

barro y huesos

ahogándome sin tiempo

de besar mis sueños

convertidos en carne

gemidos

y piel.

 

Anuncios

4 comentarios en “Besa tus sueños

  1. Catarsis, es la mas genuina interpretacion de mis suenos, la respuesta a los instantes infinitos que estoy construyendo, estoy escribiendo un libro Instantes Infinitos. me gustaria contar con tu apoyo. desearia conocerte ser tu amigo, ser tu discipulo, en la difusion de estas reflexiones de vida, que son tus Catarsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s