Versos a cuatro manos y a distancia

Gemirse de soledades.
Jadeos individuales en cadencia,
zigzag de ecos entre las comisuras
construyendo una sinfonía muda
sobre el silencio de los labios que esperan
con la incertidumbre de las razones del hambre.
La sed duele en la sangre que se desangra en el dolor,
lágrimas rojas de la piel, exquisita angustia.
Nos alimentamos en el orgasmo de la noche
lenguas, labios, mordidas y piel,
en el ritual de los caracoles y las sirenas,
danza macabra de salitre.
Hasta renacerse de trapecios y horizontes
anegados de fuego en los contenes.
Transgredimos los “se supone” y sus cadenas
eslabones ridículos que purgan el vivir
mientras los cuerpos se retoman inmensos de vida
y las manos (re)descubren otredades y misterios
Los secretos del corazón son los grafitis del poema
versos manchados que gimen entre rastros de aerosol
psicodélicos poemas de sombras y fluidos  dan la bien/venida
y ven cómo todo viene, reviene y se viene
ante los fragmentos de un coro a dos voces.

anamariafuster / alexéi tellerías
julio 1, 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s