Dos décadas de buen teatro

Facebook dice que hoy cumplen veinte años, aunque la celebración empezó bien temprano este año. No es para menos… ¡Guloya cumple 20! ¿Ustedes saben lo que son 20 años de trayectoria teatral en un país donde hacer arte es lo más parecido a vivir del force?

Puedo decir que soy parte de al menos 13 de estos 20: desde el día que Claudio me dirigió por primera vez en Teatro Proyección y yo colaboré con el primer website que tuvo Guloya (hacia el 99, por ahí…). El primer montaje que presencié fue “Naturaleza Muerta”, en Casa de Teatro. Luego vino “Bochinche” en la 1ra Muestra Dominicana de Teatro en el 99 (Guloya junto con Gayumba fueron los únicos dos grupos en participar en las tres ediciones de esta muestra). En el 2000 vino la bestia (Frankenstein) y la cercanía se dió a más. Yo empecé a comprender aún más los distintos códigos del trabajo escénico de Claudio y Viena, y a apasionarme más por el teatro made in DR. Ni hablemos de los brincos que dí cuando “Otelo…snif” ganó un Casandra al mejor espectáculo teatral. 

Para cuando Guloya abrió la posibilidad de realizar un taller de formación actoral (el “Ser o no ser”, 2002) yo no lo dudé… y mi acercamiento fue mayor. Ahora fue no solo lo teatral, sino también lo danzario (parte de la tradición implica aprender a bailar wild indian, las tan particulares coreografías de los Guloyas petromacorisanos, algo que siempre he agradecido a Claudio porque ahora forma parte de mi), y empezar a mirar desde tras bastidores y colaborar con que la magia fluya sobre el escenario (Platero y Yo,  David y Goliat fueron dos botones).

No puedo hablar de cuando la primera sala abrió en Gazcue porque la verdad que no fui mucho por allá. Pero la historia con la casa de la Portes 205 es otra muy distinta. No tengo que hablar mucho… ya tengo 2 años siendo parte de Guloya desde mi labor en la Noche Lunática (jamás voy a dejar de agradecerle a Claudio y a Viena la idea y la oportunidad de capitalizarla y materializarla).

Y hoy son 20 años… sintiéndome feliz de formar parte de esta tradición y bailando mentalmente para desear que no termine jamás.

¡Salve, Teatro Guloya! ¡Sigan brindándole felicidad al mundo!

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Anuncios

Un comentario en “Dos décadas de buen teatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s