Contestando a Mairobi Herrera #PensandoEnPerformance

Alexéi Tellerías con la colaboración de Irene Loughlin. "Carta de Ruta". Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Alexéi Tellerías con la colaboración de Irene Loughlin. “Carta de Ruta”. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Mairobi Herrera me pregunta: “¿para qué sirve una performance?” y se disculpa de antemano por si la pregunta puede sonar ofensiva para alguien que trabaja la disciplina como parte de su visión del arte. Luego me pregunta qué sucede con la pieza una vez realizada.

Las preguntas (hechas en privado) me parecieron lo suficientemente mortificadoras para una respuesta que, al hacer pública, me permita continuar mis propias reflexiones sobre la performance (algo así como cuando usé el hashtag #pensandoenperformance ) en Twitter para comentarios más o moenos similares.

Sin quererlo, la cuestionante se emparenta con una muy similar en el plano literario: ¿para qué sirve la poesía? La verdad es que si le buscamos una utilidad dentro del concepto mercantilista-materialista pues no la tiene, y en eso radica su mayor valor: en la ausencia de valor.

Performance es poesía visual (de hecho, hay una variante de la disciplina que se llama así, siendo uno de los exponentes que más respeto el uruguayo Clemente Padín. También el brasileño Roberto Sechi me sorprendió gratamente con varias demostraciones de poesía visual durante la pasada edición de Independence Dom).

Clemente Padin. Zona de Arte. No tengo información sobre la fecha ni el lugar.

Clemente Padin. Zona de Arte. No tengo información sobre la fecha ni el lugar.

Dicho de otra forma sería la cotidianidad convertida en arte y el cuerpo humano como lienzo para transmitir una serie de ideas utilizando todas las disciplinas del arte.

Como arte, el performance sirve para transmitir un concepto de una manera directa, empleando códigos, metáforas y su propio lenguaje (igual que la poesía).

Roberto Sechi con la colaboración de Daniela Minyetti. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Roberto Sechi con la colaboración de Daniela Minyetti. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Esto explica que hayan dentro de la disciplina artistas plásticos, visuales y gente no necesariamente vinculada a las artes “clásicas” (como escritores, bailarines y actores) que ha llegado a ella en búsqueda de un mecanismo más directo de expresión.

La acción es efímera y prioriza el aquí y ahora. Es algo que sucede y que no se repite (así la acción sea repetida, siempre habrá algo distinto y novedoso en la acción así sea por el “efecto incertidumbre”).

Los artistas del performance tenemos una idea de cómo vamos a empezar pero nunca podemos garantizar el final, así lo tengamos escrito en la conceptualización. En “Dale cerveza a la tortuga”, pieza de Roberto Sechi en Independence Dom 2013, la pieza no se terminó por la intervención de Inti Pujol.

independence2013intisechi

Esos factores externos también son parte del propio lenguaje, como lo es la provocación del artista. ¡Y enriquece la acción como ustedes no se imaginan!

Puesto que la acción es efímera, debe apoyarse en dos disciplinas: video y fotografía, para conservar un registro de la misma y –sobre todo- poder ingresar en el régimen curatorial de los espacios y galerías.

Algunos creadores –como el español Valentín Torrens- optan por trabajar en espacios bien oscuros con la finalidad de evitar cualquier registro y mantener puro lo efímero de la performance, pero por lo general la documentación es parte fundamental de una pieza.

Valentín Torrens. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Valentín Torrens. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

La documentación o registro de la pieza requiere un criterio especial. Debe tener buen ojo pero al mismo tiempo no interferir en la acción. Todavía me suena la voz de Inti en el Parque Colón –para Independence Dom 2013- diciéndome “che, si lo vas a documentar,  hacelo a buena distancia por favor”.

Inti Pujol. Plaza Colonialismo. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Inti Pujol. Plaza Colonialismo. Festival Internacional de Performance Independence Dom 2013.

Quien fotografía o graba en video una performance debe saber que su función es la de realzar la pieza que está registrando, lo cual repercute en beneficio de los dos artistas: el que hace y el que documenta.

Ese registro es el que se edita y se presenta –según el criterio curatorial del artista o del comisario de artes que tenga a su cargo la exposición-. Si la pieza incluyó la intervención de un objeto (como por ejemplo “El mar de la tranquilidad”, pieza de Jochi Muñoz para la 27 Bienal Nacional de Artes Visuales), este suele ser colocado al lado de la documentación.

Jochi Muñoz. El mar de la tranquilidad. 27ma Bienal Nacional de Artes Visuales 2013.

Jochi Muñoz. El mar de la tranquilidad. 27ma Bienal Nacional de Artes Visuales 2013.

A principios de esta reflexión mencioné el escaso valor comercial de una performance (por no decir que en el gran porcentaje de los casos, a menos que te llames Marina Abramovic, no tiene ningún valor).

Por lo general las piezas son hechas a costo del propio bolsillo del artista o con el apoyo de alguna galería, museo o institución (el caso de #YoSoyMemoria y el apoyo del Museo Memorial de la Resistencia Dominicana, por ejemplo).

¿Qué ocurre con la pieza? Si uno tiene suerte, la puede adquirir alguna colección de arte contemporáneo… supongo. Ya ha pasado con el videoarte, si no está pasando con la performance es cuestión de tiempo.

En otros casos, como los festivales de performance, la documentación suele ser compilada en un DVD para su posterior distribución (o publicada dentro de un catálogo), lo cual también repercute en una difusión del artista participante.

…pero por lo general, la documentación y las huellas terminan en el taller o residencia del artista del arte acción.

Finalizo con estas palabras de Yokaira Marrero, artista santiaguera, en un comentario mío en clave de sarcasmo sobre la gente que valora el arte en función de si puede venderse o no (argumento usado para criticar las instalaciones y las performances):

“se puede comprar el registro tanto de video como fotográfico, se pueden obtener muchos beneficios de él mucho más que otros medios que solo es el objeto y ya. Pero de lo que se trata es que el performance se disfruta, deleita y te conmueve tanto como cualquier otro medio”.

Alexéi Tellerías. País de Mierda. 2012.

Alexéi Tellerías. País de Mierda. 2012.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”. 

Anuncios

10 comentarios en “Contestando a Mairobi Herrera #PensandoEnPerformance

  1. dicho todo esto difieromtatalmente , en lo que a comparar la poesia con la performance, comensando popr el hecho de que la performance es ciertamente esfimero y lugo para nada que sepamos nos sirve luego, la poesia se queda y se instala en sus textos, en los libros y en la memoria y siempre podremos acudir a ella, entonces por resistirse a poner en el lugar que corresponde la performance? digamos como un apendice del teatro , , es lo mas sercano a algo , mientras no es verad que nadie puede en su sano juicio colocarala en el mismo rango que una pintura , pieaza esta que se mantiene en el tiempo , y puede ser apreciado por generaciones una tras otra , imaginese usted que D’vinci hubiese heco de la mona lisa una performance, por Dios …..

    • Discrepo con usted en que “para nada que sepamos nos sirve luego”. La performance, igual que las demás disciplinas del arte, busca transmitir un mensaje, un discurso, una idea… lo hace de un modo más directo, más “en-tu-cara” que las otras puesto que es una acción rápida (o duracional) que motiva a una reflexión (así sea “por qué este tipo está haciendo eso?”) usted dice que siempre podemos acudir a la poesía en los libros, en los textos y en la memoria. y en estos tiempos de cultura digital, ¿quien dijo que no podemos volver a una documentación de un performance en las fotografías, en el texto escrito sobre la acción, en la documentación en video en youtube o vimeo o daily motion? no puede hablarse de teatro en este caso porque es apenas una pequeña parte de todo lo que puede hacerse desde el arte acción. por lo demás, los tiempos cambian… tal vez Da Vinci hubiese experimentado con el arte acción si viviese en estos tiempos. Él era un hombre adelantado a su época.

  2. Me agrandan tus comentarios, para alguien imberbe como yo en este medio, me permite con tus comentarios edificarme de algo nuevo para mi. Gracias y continua haciéndolo.

  3. He tenido el chance de ver varios performances, y de verdad, la mayoría no me han provocado ni un estornudo, nada. De los que he visto, creo que dos me han despertado un sentido de reflexión: el ganador del Gran Premio de la Bienal de este año y uno del MOMA en que una señora se sentaba a ver fijamente a quien se le sentará al frente…y que cuando llegó un señor que parece fue su gran amor se derramó en llantos con una contención que me engrifó hasta los tuestanos.

    Dicho esto, me parece interesante tu exposición de defensa. Válida en el sentido de quien práctica una disciplina que entiende y aprecia como arte. Entiendo que será el paso del tiempo quien hará su trabajo en establecer que tanto es arte el performance y si lo es desde sí mismo.

    La mayoría de las veces, y lo digo como espectadora de arte, no como experta que no soy ni pretendo ser; veo un facilismo sin motivación en los performances…una especie de “hago esto porque está de moda”, con una total insustancia…un exponerse porque sí y punto. A veces tanto que aburren y hacen bostezar.

    • A la pieza que te refieres es a “The artist is present” de Marina Abramovic. Respecto a lo demás, si bien es cierto que la “moda” genera facilismos, también es cierto que -igual que todas las demás disciplinas del arte- la conceptualización es la reina. Si el que pretende hacer performance no profundiza en la conceptualización de su pieza y lo que pretende manifestar a través de ella, entonces eso no se puede considerar performance.
      Por otro lado, hay un viaje de gente haciendo cosas “raras” por ahí y llamándolas performance. Yo creo que una de las tareas propias de esta contemporaneidad (digámoslo así) va en el sentido de ir definiendo todas las aristas del arte acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s